Aragón

La capital aragonesa se hermana con Canfranc y reivindica la reapertura del ferrocarril internacional

Los alcaldes de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, y de Canfranc, Fernando Sánchez, han firmado este jueves el protocolo de hermanamiento entre las dos localidades, con lo que se materializa la dilatada y estrecha relación que históricamente han mantenido ambas.

El acto ha tenido lugar en el ayuntamiento de la localidad pirenaica, cabecera del valle del Aragón, y en él se han puesto de relieve los lazos históricos, culturales sociales y políticos entre ambas localidades.

El alcalde de Zaragoza se ha referido a la vocación europea de ambas poblaciones, resaltando que la apertura de un paso ferroviario por el Pirineo central que ponga en valor todo el territorio aragonés ha sido una de las líneas políticas de las sucesivas corporaciones municipales de Zaragoza.

En este sentido, ya fue significativo su hermanamiento con Pau en 1960, y desde entonces, Zaragoza siempre ha apoyado a Canfranc como punto neurálgico de las comunicaciones ferroviarias transpirenaicas, interrumpidas desde 1970 tras el hundimiento del puente del Estanguet.

También se ha referido Belloch al europeísmo que se respira en Canfranc, potenciado por la reciente recuperación y divulgación del importante papel que jugó su estación internacional durante la II Guerra Mundial, que ha calificado como "transcendental y devastador pulso entre la libertad y el totalitarismo".

Europeísmo

Un europeísmo que también se recoge, como ha recordado Belloch, en la "Declaración de Zaragoza", que 25 alcaldes, 18 aragoneses y 7 franceses, suscribieron el 22 de noviembre de 2004, reclamando a los gobiernos de España y de Francia la reapertura y modernización de la línea internacional de ferrocarril entre Valencia, Teruel, Zaragoza, Huesca, Canfranc y Pau.

En el acto se ha puesto de manifiesto que, mientras el gobierno francés está cumpliendo sus compromisos, el gobierno español, hasta la fecha, no está haciendo lo propio, ya que sólo se han llevado a cabo inversiones simbólicas para el mantenimiento de la línea hasta Canfranc.

Belloch también ha señalado como elemento destacado del hermanamiento las relaciones entre Zaragoza y Canfranc en el ámbito de los intercambios de conocimiento, incluyendo a la Universidad de Zaragoza, de actividades culturales, intercambios escolares, y de promoción y difusión turística.

Finalmente, Belloch ha manifestado su compromiso, como alcalde y como senador, con la mejora de las comunicaciones con Francia y con el resto de Europa, y, del mismo modo que se consiguió que el AVE Madrid - Marsella tuviera parada en Zaragoza, ha planteado interpelar al Gobierno de España para que, en lo que queda de legislatura, la recuperación de la línea del Canfranc no se pierda en la agenda política y se avance en ella de una manera clara y decidida.

comentariosforumWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin