Aragón

Los retos de la industria en el sector de la salud

Zaragoza

Las empresas Inycom, Podoactiva y Quibim han mostrado los retos que tienen las empresas del sector salud con la utilización de datos, la inteligencia artificial y las aplicaciones tecnológicas. Además, se han expuesto las líneas de investigación en nanobiotecnología, bioingeniería, eye tracking e inteligencia artificial.

El Foro Tecnológico y Empresarial ha sido el marco en el que se han abordado estos retos. Según ha explicado Eduardo Zubizarreta Lorente, director del Sector Salud de INYCOM, en su conferencia "Andar antes de volar, gestión basada en el dato", para enfocar la toma de decisiones en los ámbitos de gestión y clínico hacia la aportación de valor, "es necesario disponer de datos de las diferentes actividades que se desarrollan en la organización".

En este sentido, ha mencionado factores como requisitos previos, escalabilidad de los proyectos, o la capacidad de gestión. "El cambio en la organización impactará en cómo llevar a cabo los proyectos de transformación; pero es la estrategia la que determinará qué hacer, alineando las iniciativas con los diferentes objetivos y líneas de acción", ha añadido. Además, ha resaltado la importancia de la tecnología a aplicar en ámbitos como la integración de datos o la monitorización de pacientes, "como habilitador de iniciativas, pero no como punto de partida o meta".

De "La personalización en salud como propuesta de valor", ha hablado Miguel Subirá, gerente de Podoactiva, abordando cómo su estrategia empresarial les ha ayudado a "romper barreras competitivas con grandes empresas" porque la escalabilidad varía. Entre sus proyectos, ha mencionado que el futuro de la personalización "pasa por hacer seguimiento de los tratamientos de los pacientes a través de los sensores". Asimismo, ha expuesto cómo su experiencia con la creación de plantillas la han aplicado a dispositivos para otras partes del cuerpo.

Por su parte, en esta primera mesa del Foro, Ángel Alberich-Bayarri, fundador y CEO de QUIBIM, ha contado sus líneas de trabajo con el uso de modelos de imágenes clínicas para estudiar distintas enfermedades, neurodegenerativas, del sistema respiratorio, las musculo-esqueléticas o las del aparato digestivo. Sobre proyectos de futuro se ha referido a la capacidad de extraer la información de las imágenes médicas y llegar a desarrollar gemelos digitales para resolver problemas de salud.

Además de las empresas, el foro tecnológico ha reunido también a investigadores para hablar de los retos que tiene por delante la ingeniería biomédica y la industria en uno de los sectores económicos en los que se prevé un mayor crecimiento en los próximos años. La Medicina de Precisión marca claras líneas de trabajo como recoge el PERTE para la Salud de Vanguardia presentado recientemente por el Gobierno de España. De hecho, los tratamientos personalizados son el objetivo para mejorar la atención de los pacientes, desde prótesis diseñadas por y para cada persona, hasta el desarrollo de algoritmos para el diagnóstico y posterior tratamiento de cada caso concreto.

En el foro también ha intervenido, Carlos M. Atienza, director del Área de Mercados de Salud del Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), quien ha explicado en su conferencia que en el campo de la personalización "la Ingeniería Biomédica ha tenido un papel fundamental en los últimos 25 años y en un futuro lo seguirá jugando, ya que formará parte de un nuevo campo de conocimiento, la Medicina Personalizada de Precisión", que incorporará datos genómicos de las personas y combinados con datos clínicos, radiológicos, de exposición ambiental, hábitos de vida, determinantes socioeconómicos y otros datosrelevantes para la salud, "con el objetivo de disponer de información más precisa e integrada para la toma de decisiones sobre la salud individual y la salud pública", ha señalado.

Las líneas de investigación y a las aportaciones a la ingeniería biomédica desde la ciencia, así como la transferencia de conocimiento han centrado la segunda mesa redonda. En ella se ha hablado de sobre cómo la Nanobiotecnología pasa del laboratorio al mercado, ha hablado Valeria Grazu, fue directora científica de la empresa Nanoinmunotech y, actualmente, trabaja como investigadora en el Instituto de Nanociencia y Nanomateriales (INMA). En su intervención, ha explicado cómo la nanotecnología puede ser materializada en biosensores ultrasensibles para muchas aplicaciones en detección de patógenos, en virus como el Sars-Cov-2 y ha mostrado un ejemplo concreto de desarrollo de un biosensor de flujo lateral que puede competir con una PCR.

En este encuentro, Pedro Baptista, investigador principal en el Grupo de Patología Digestiva del Instituto de Investigación Sanitaria de Aragón (IIS-Aragón), ha expuesto el desarrollo de nuevas terapias para la enfermedad hepática terminal con hígados de Bioingeniería. Su objetivo es buscar alternativas a los trasplantes de órganos, hoy la única terapia probada capaz de extender la supervivencia de la enfermedad de órganos en etapa terminal.

Pedro Baptista ha explicado que la mayor parte de la generación actual de órganos modificados por bioingeniería "carece de tejido funcional similar al in vivo y de redes vasculares fisiológicas, lo que hace que su trasplante siga siendo una ilusión", pero ha remarcado que estos desafíos y posibles soluciones "se describirán en detalle, trazando un camino hacia el trasplante, para realmente dar forma a la bioingeniería de órganos en el futuro de la medicina de trasplantes".

La inteligencia artificial y el eye-tracking han mostrado su validez aportando soluciones para la exploración visual en cualquier paciente. Así lo ha relatado Marta Ortín, directora de Tecnología y cofundadora de la startup DIVE Medical, que se dedica al desarrollo de dispositivos para la detección de patologías visuales, incluso en pacientes no colaboradores como bebés o personas con problemas neurocognitivos. Tras seis años trabajando en su desarrollo, varios investigadores fundaron la empresa DIVE Medical para acercar a la sociedad el resultado de su innovación.

La clausura de esta 33 edición del Foro Tecnológico y Empresarial, ha estado a cargo de José Antonio Yagüe, director de la Escuela de Ingeniería y Arquitectura (EINA). Cámara Zaragoza ha acogido este encuentro, organizado por la Cátedra SAMCA de Desarrollo Tecnológico y el Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A), que cuenta también con la colaboración de CEOE Aragón.

En la inauguración oficial han intervenido Pablo Laguna, director de la Cátedra SAMCA de Desarrollo Tecnológico de Aragón y del I3A; Javier Sánchez Asín, director gerente de FEUZ; Javier Ferrer, miembro del Comité Ejecutivo de CEOE Aragón y presidente de FEMZ; Rosa María Bolea, vicerrectora de Política Científica de la Universidad de Zaragoza.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.