Aragón

¿Digitalización en las empresas? El foco debe estar en las personas

  • El reto de las compañías es fidelizar a los trabajadores con el salario emocional
  • Las Administraciones públicas tienen dificultades para comprender la experiencia de usuario
  • La automatización de procesos es una de las claves del futuro para ganar en eficiencia
Celebración de Foro Aragón Liderazgo Digital 2021 en Ibercaja. Foto: CEOE Aragón
Zaragoza

La transformación digital es igual a la tecnología multiplicada por los cambios. "Esta fórmula es clave", afirma José Luis Latorre, director general de Inycom, quien añade que, hoy en día, la tecnología se está segmentando en las empresas a través de figuras como el CIO e infraestructuras como el cloud o la identidad digital. Y si la implantación de la tecnología es importante, no lo es menos el otro factor de la fórmula: los cambios. Es necesario que toda empresa tenga claros seis aspectos. El primero de ellos es el 'propósito' de la organización, cultura y valores con el fin de impactar de forma positiva en la sociedad, mientras que en segundo lugar se sitúa el 'relevo generacional' porque, ahora, otras personas están liderando el cambio.

Además, hay otros aspectos a tener en cuenta como ser una 'empresa destino' porque es "importante la savia nueva" y hacer atractiva la organización, así como 'ser bueno' en lo que se hace, lo que debe contemplarse dentro de la estrategia de la compañía. Y tampoco hay que olvidarse de otros ejes como la 'planificación estratégica' que debe hacerse anualmente atendiendo a pilares como la tecnología, así como las 'nuevas formas de aproximarse al mercado' como la compra pública de innovación, inversión en emprendedores, proyectos de canje de deuda, crecimiento inorgánico, capital riesgo ligado al mantenimiento preventivo de infraestructuras ferroviarias o la creación de compañías conjuntas, entre otros. Esta es la fórmula que ha empleado Inycom y que puede ser extrapolable a otras empresas y, aunque "todo esto es la parte bonita, el día a día no es fácil", señala Latorre, quien incide en que "es clave la parte aspiracional. ¿Para qué estamos aquí? Es decir, el impacto positivo en el entorno y el desarrollo profesional y personal".

Y, aquí es donde, se encuentra otra de los factores fundamentales porque la digitalización requiere que las personas estén en el foco de la transformación digital de las empresas y de las Administraciones públicas para involucrarlas hacia dentro, es decir, en los equipos. Las empresas se enfrentan así no solo a la captación, sino también a la retención del talento. "Hay que entender que no podemos fidelizar desde el salario. Ahora se habla del trabajo a distancia y se puede contratar en remoto desde Alemania. Se fideliza con la parte emocional", añade Latorre.

Relacionado con las personas, las empresas también se enfrentan al reto de la capacitación de los empleados y de formarles en habilidades digitales. Y aquí se observan dos dimensiones. Una de ellas está relacionada con la llamada tecnología de consumo, que es asumida en general por todos los equipos mientras que, en las tecnologías específicas como las relacionadas con el dato, la situación cambia. En el caso de Ibercaja, "cuatro o cinco personas han sido capaces, pero necesitamos decenas", señala Nacho Torre, director de Marketing y Estrategia Digital de Ibercaja. La solución pasa así por trabajar con otras empresas, "que tienen sus problemas de retención de talento, pero dan buen servicio".

Las personas no solo tienen que involucrarse internamente en las organizaciones en este proceso de transformación digital, sino también hacia fuera por la experiencia de cliente. "Los ciudadanos esperan primero que cumplas y luego que sorprendas. Lo que pasa es que estamos en un mundo tan conectado y la oferta es tan amplia, que provoca ansiedad. Tenemos que dar opciones para que nos elijan. Cuanto más fácil lo pongamos, mejor, pero siempre con un propósito lícito" porque la visión es clave en toda organización y en el proceso de digitalización, asevera Nacho Torre, en el Foro Aragón Liderazgo Digital 2021 organizado por CEOE Aragón, el Instituto Aragonés de Fomento y Aragón Digital Innovation Hub.

Las Administraciones, a la cola

Mientras las empresas están más avanzadas en la digitalización, la situación es diferente en las Administraciones públicas. Aunque ya comenzaron antes de la pandemia a trabajar en la transformación digital, en este período han tenido que hacer un esfuerzo mayor para "estar a la altura. La iniciativa privada nos llevaba ventaja porque tiene más capacidad de entender las necesidades de las personas en el día a día", afirma Maite Ortín, directora gerente de Aragonesa de Servicios Telemáticos.

En las Administraciones públicas "los trámites no estaban o era un dolor por los certificados digitales, hardware... La pandemia nos ha permitido a las administraciones recuperar tiempo, nos ha dejado avances importantes y el teletrabajo -no se tenía esta modalidad- y también la tramitación online porque, mientras se estaba debatiendo sobre si todo debe ser o no online, llegaron aspectos como los ERTE", apunta Ortín.

En este período, también se han tenido que transformar los servicios públicos. "Tuvimos que abrir la mente y repensar los proyectos. Los cambios han venido para quedarse. Ahora, nadie imagina una persona en una sala de espera para renovar una receta médica o un parte de baja laboral", añade Mayte Ortín, quien también señala que el papel de la Administración ha salido reforzado porque se ha ganado confianza. En la misma línea se pronuncia Sandra García, directora gerente del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS), quien considera que "la pandemia ha supuesto un acelerador. Se ha dado un salto importante porque se trabajaba en entornos de ensayo/piloto o de innovación y se saltó de ellos a entornos de implementación general. El ensayo-error nos ha permitido reorientar o repensar en muchos sentidos".

Y, una vez en fase de recuperación, hay que "replantear la transformación digital de la Administración para lo que los fondos europeos nos pueden ayudar", indica Mayte Ortín. De hecho, "uno de nuestros objetivos es aprovechar este impulso y seguir transformando servicios públicos. Nos hemos dado cuenta tarde y hay que poner en el centro al ciudadano. Ser capaces de comprender la experiencia de usuario. Lo más importante es que la tecnología no es un fin, es un medio. Habrá que usarla para resolver los problemas que la ciudadanía tiene con las Administraciones".

Otra clave de futuro en el sector público es la automatización de procesos para ganar en eficiencia y la aplicación de la inteligencia artificial para tomar decisiones más rápidas, así como la gestión de los datos que se tienen de la ciudadanía. Y, por supuesto, también es necesario dotar de habilidades digitales a los ciudadanos porque, en caso contrario, "no habrá servido de mucho", concluye Ortín.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.