Aragón

CEPYME Aragón critica la exigencia de certificados COVID o test de antígenos para determinadas actividades económicas

  • La organización empresarial reclama medidas preventivas en vez de medidas a posteriori que afectan al tejido empresarial

CEPYME Aragón ha mostrado su preocupación ante las nuevas medidas anunciadas por el Gobierno de Aragón que, nuevamente, ponen a los empresarios en la diana, ya que no se puede culpabilizar a la actividad económica de las cifras de contagios, sino a la falta de distanciamiento social y la irresponsabilidad de algunas personas.

Desde la organización empresarial han explicado que el origen de los rebrotes viene de los contactos y reuniones sociales, así como de actividades de ocio ilegal, cuestiones contra las que la organización empresarial pide combatir más duramente en lugar de estigmatizar a la actividad económica.

CEPYME Aragón ha expresado su rechazo a la medida anunciada por el Gobierno de Aragón de establecer el certificado COVID para ciertas actividades, ya que considera que este cribado ni beneficia, ni mitiga el riesgo de contagio o exposición al virus ya que la vacunación protege mucho frente a la enfermedad, pero no impide la capacidad de contagio, más aún sin tener todavía a toda la población vacunada.

Desde la organización han incidido en que, "con el durísimo año que está pasando la hostelería y el sector de actividades juveniles, esta medida, que no se plantea sin embargo para otros establecimientos cerrados, supone un nuevo obstáculo a pesar de que se ha demostrado que los empresarios cumplen rigurosamente con las medidas de seguridad".

Para la organización, no puede exigirse la presentación de una PCR o test de antígenos negativo ya que "esta prueba no es gratuita (a diferencia de otros países), y puede considerarse discriminatorio entre quienes han podido inmunizarse ya y los que no. Más allá, además, de los problemas con la Ley de Protección de Datos y la intimidad de las personas, pues está en duda la legitimidad que tiene un empresario para recabar ese tipo de información sensible".

En este sentido, han añadido que "los empresarios no pueden asumir competencias que no le corresponden. Los empresarios son solo eso, empresarios, no policías o jueces. Llevamos más de un año con esta situación, ya no es una realidad nueva y las consecuencias son sobradamente conocidas. Es momento de saltar la dicotomía entre sanidad y economía y actuar de manera preventiva para mantener el equilibrio entre ambos aspectos".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.