Aragón

L'amar, la marca de moda masculina que vende bajo demanda

  • Lanzada por Nacho Lamar, Premio Nacional a la Moda para Jóvenes Diseñadores
Nacho Lamar, creador de la marca de moda masculina L'amar
Zaragoza

La firma cambia el concepto en el sector al lanzar artículos con periodicidad irregular que se crearán desde cero como pequeñas obras de arte.

Nunca pensó de pequeño Nacho Lamar que iba a dedicarse al mundo de la moda ni sentir la pasión que vive por este sector, cuando casi todas las noches le hacía los estilismos a su padre con trajes y corbatas. Fue un momento en el que comenzó a adquirir las primeras nociones y que sirvieron de base para formarse y desarrollarse como diseñador de moda tras adentrarse en el diseño gráfico en la Escuela de Arte, que le permitió adquirir herramientas para comprender el diseño y transformar y materializar los mensajes y encaminarse hacia este sector porque "no me veía diez horas delante de un ordenador"" haciendo diseño gráfico, afirma Nacho Lamar, a elEconomista

"Notaba que necesitaba algo más" por lo que empezó a formarse en el diseño de moda en Hacer Creativo en Zaragoza y, posteriormente, en el Instituto Europeo de Diseño de Madrid en el que se graduó en 2020 con el proyecto artístico 'Lamarismo' del que nace el nombre de la marca L'amar.

Este joven zaragozano tiene una corta, pero intensa trayectoria, que le ha llevado a alzarse en mayo de este año con el Premio Nacional a la Moda para Jóvenes Diseñadores en su 35 edición -es el primer aragonés que lo ha ganado en toda su historia-, con 'Esto no es una colección'. Una línea coherente, transgresora e innovadora con nuevo concepto para vestir al hombre sobre el que se asienta la marca de moda L'amar que ha creado recientemente y que se articula en torno a lanzamientos irregulares, leitmotivs de las prendas en diversas versiones, tejidos y formas descontextualizadas.

La marca irrumpe en el mundo de la moda con este concepto distinto en el que aúna modernidad -con un punto más atrevido de lo establecido-, pero también con tradición al aprender de la mano del sastre Fernando Marco con el que contactó a través de la Federación de Industrias Textiles y de la Confección de Aragón (FITCA). "Con él, mi pensamiento de moda cambia porque me enseña valores y artesanía. Ahora, por ejemplo, incido más en los acabados", explica el diseñador de moda, Nacho Lamar.

L'amar comprende dos vertientes. Una de ellas es la gama de prêt-à-porter, de línea más contemporánea, que "es la antítesis de la moda. La idea con L'amar Contemporary es crear una conexión entre el público y las prendas de manera diferente a lo convencional. Es un nicho de mercado más reducido" al que irán estos diseños de aires cosmopolitas o que podrían definirse como un estilo más neoyorkino.

La otra vertiente de la marca comprende diseños más pensados para ceremonias y eventos, cuyas prendas son realizadas a medida. "Es más un concepto de moda italiana, de un hombre que viste más estrecho". Una gama en la que no solo se apuesta por el diseño a medida, sino que también se asesorará al cliente en el calzado, peluquería, maquillaje... creando todo un proyecto personalizado con la implicación del diseñador. "Más que una línea nupcial, quiero que sea de la persona para sacarle el máximo partido".

En todas las prendas, Nacho Lamar pone su 'sello personal'. "Muchos profesores siempre nos han dicho que no diseñéis para vosotros, pero yo siempre diseño para mí. Es mi fiel reflejo y es mi ADN. Todas las prendas se diseñan porque yo me las veo puestas. Hay un toque personal en cada una de ellas".

La marca L'amar, que fue registrada en septiembre, comenzará a comercializar sus primeros productos en los próximos meses porque "con la covid-19 se ha retrasado y no tenía sentido lanzarme porque no había bodas ni eventos". Unos lanzamientos que también diferirán en relación a otras marcas de moda porque no van a ser colecciones. "Son lanzamientos irregulares de productos". La previsión es que haya unas cinco prendas de cada modelo aproximadamente y, "a medida que haya pedidos, trabajar en cada uno de ellos. Se trabajará bajo demanda. Es una marca en la que se crea desde cero. Son pequeñas obras" con las que L'amar vuelve a cambiar el concepto de moda porque "¿para qué diseñar 30 pantalones o más que no se necesitan?". Este modelo de negocio permitirá a L'amar asumir menos riesgos empresariales, pero presenta el handicap de la inmediatez que, "para una pequeña empresa es insostenible".

La marca también apostará por la sostenibilidad con prendas realizadas con materias orgánicas y lino, además de emplear nuevas técnicas como la impresión 3D con la que, por ejemplo, se realizan los botones chaquetas que son biodegradables. "Los diseñadores cada vez estamos más concienciados y mi colección da un salto en este ámbito. De hecho, son creaciones de kilómetro cero y realizadas por encargo", que además se realizarán en pequeños talleres de la zona.

Las prendas de L"amar serán comercializadas a través de e-commerce y en algunas tiendas de Zaragoza "para tener más audiencia y dar la oportunidad de probar las prendas", además de tener sede física en la capital zaragozana para dar atención personal en la gama de ceremonia y eventos. Las redes sociales van a ser un eje fundamental para la marca. "En la moda hay mucha competencia, pero también hay una facilidad que son las redes sociales e Internet. Creo en mi proyecto y creo que lo voy a conseguir. A través de las redes sociales voy a llegar a mi público. Por supuesto, hay riesgo, pero pienso que he nacido para esto".

Una firma llena de galardones entre dosis de realidad

Desde su debut en la pasarela, Nacho Lamar ha sido premio. Ya en el año 2017 recibió la 'Aguja Goyesca', en la categoría profesional con la colección 'Goyarte'. Posteriormente, en 2018, recibió el premio al Mejor diseñador aragonés en el XV Certamen de Jóvenes Diseñadores con la colección 'Legado XX' y, en 2019, se clasificó para la final de 'Aguja Goyesca', aunque no obtuvo el primer premio. "Fue una bofetada de realidad. Me vino muy bien para corregir errores y seguir trabajando".

En sus primeras colecciones siempre ha tenido un aire más trasgresor con creaciones más filosóficas, de denuncia o creando incluso una religión, aunque su concepto de moda y de negocio ha cambiado cuando se ha lanzado a emprender. "Cuando era estudiante echaba a volar más la imaginación porque no tenía presión. Ahora, al ser autónomo, la presión es diferente y cambia cómo entiendo la moda y el negocio".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.