Aragón

Disserra cumple 35 años creciendo en facturación y productos

Zaragoza

La empresa familiar aragonesa celebra sus 35 años de vida ampliando su oferta de productos y servicios para las empresas y con el objetivo de crecer este año alrededor del 10% en facturación.

Disserra, especializada en el asesoramiento y suministro para empresas, está de aniversario. Este año 2021, cumple 35 años desde su creación en 1985 en la localidad oscense de Fraga. Un período en el que ha ido ampliando su cartera de productos y servicios, especialmente, en el último ejercicio con motivo de la covid-19, año que también ha permitido consolidar las bases para el crecimiento futuro.

La empresa cerró el año 2020 con una facturación de alrededor de 720.000 euros, teniendo previsto finalizar este ejercicio en unos 790.000 euros (sin tener en cuenta el IVA), indica Miguel Serra, CEO de Disserra, a elEconomista

La compañía, que se encuentra en segunda generación, también ha avanzado en sus líneas de producto con motivo de la covid-19, contando con una sección especializada en el asesoramiento y suministros contra este coronavirus. "Quisimos dar un paso al frente y contribuir con nuestra experiencia a que las empresas tuvieran una prevención eficaz en la lucha contra la pandemia".

Y, con este objetivo, "nos pusimos manos a la obra, estudiando y analizando las recomendaciones de los científicos para ofrecer siempre la mejor solución y los mejores productos, adaptando y personalizando los protocolos sanitarios a la casuística de cada empresa, facilitándoles incluso la cartelería con los protocolos de higiene necesarios en cada área: recepción de mercancías, accesos, puntos de trabajo, cocinas, servicios...".

La empresa ha puesto especial foco además en los purificadores de aire ante la creciente demanda por parte del tejido empresarial y de los centros educativos, optando por un modelo fabricado en España y certificado por un laboratorio acreditado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios como eficaz para eliminar del ambiente virus de la misma familia que el SARS-CoV-2. Un producto que, además, elimina el 99,97% de hongos, bacterias, virus y polen y la contaminación de partículas peligrosas como PM10 y PM 2,5 procedentes de la contaminación urbana.

La sección específica de la covid-19 se suma al catálogo de la empresa que está formado por suministros para la limpieza y desinfección profesional; vestuario desechable para todo tipo de empresas e instituciones, miniaturas, vajillas y envases para el catering y la restauración.

La empresa cuenta con una plantilla fija de cinco personas, al externalizar "lo que otros hacen mejor, bajo la supervisión de la dirección de Disserra" como es el caso de agencias de transporte, técnicos ERP, informáticos o economistas, entre otros profesionales.

Llegando a más sectores

Disserra fue fundada por Miguel Serra Vall en 1986 bajo los valores de "integridad, confianza, servicio y responsabilidad y son los que nuestro padre nos inculcó y que seguimos manteniendo ahora mis hermanos Marta, Jaime y yo mismo", añade Miguel Serra. En la actualidad, los tres dirigen y gestionan la empresa.

Desde su nacimiento Disserra ha ido avanzando en la diversificación de productos y sectores de actividad con los que trabajan. "La lista de clientes comenzó a crecer rápido en los años 90, de la mano de empresas de la restauración y geriatría que se suministraban de detergentes para el lavado de vajilla y lavanderías con sistemas de dosificación".

Posteriormente, se fueron añadiendo otros sectores de tanta exigencia técnica, como el agroalimentario y sanitario para suministros de higiene y desinfección, guantes, vestuario desechable y otros consumibles. Con el paso de los años, se sumaron a su vez fábricas, almacenes, centros de ocio y deporte y despachos profesionales, entre otros.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.