Aragón

Sixty Home se expande por España con su concepto estadounidense para vender pisos

  • La compañía adapta el concepto de 'home staging' o escenificación del hoga
Víctor Nadal, socio director de Sixty Home
Zaragoza

La empresa gana presencia en el territorio nacional con la apertura de nuevas franquicias en Madrid,

Valencia y Barcelona, además de consolidar su actividad en Aragón con este modelo de negocio

con el que se ofrece un servicio integral para poner en valor el inmueble que se quiere vender.

La decisión o no de comprar un piso se toma en los 60 segundos siguientes tras haber realizado la visita. Un breve espacio de tiempo que es decisivo y que pone de manifiesto que la primera impresión es clave para formalizar la operación de compraventa. Y, para conseguirlo, es fundamental que el piso esté bien preparado para que las personas se den cuenta de todas las posibilidades que ofrece y se vean habitando ese inmueble.

Y en esta preparación de la vivienda ahonda la empresa Sixty Home, que adapta el concepto de home staging de Estados Unidos al mercado español. "Adaptar este modelo a la cultura española no es fácil. En EEUU, el sector está muy profesionalizado. Los agentes o home stagers son los segundos profesionales de más prestigio en Estados Unidos", explica Víctor Nadal, socio director de Sixty Home, que puso en marcha la empresa junto con Javier Sevil.

Con este concepto nació Sixty Home en Zaragoza, basándose en la experiencia de ambos fundadores en gestionar inmuebles de entidades financieras tras haber estado trabajando en el sector bancario hasta la crisis de 2012. "Recibíamos los pisos, teníamos que encargarnos de hacer el lavado de cara y distribuir las viviendas por las inmobiliarias para que las comercializaran. Estuvimos seis años entrando en la 'cocina' de cientos de inmobiliarias de Aragón, Navarra y La Rioja".

Un período en el que "me fui formando en técnicas de home staging (escenificación del hogar). Las inmobiliarias empezaron a llamarme para consultar sus dudas. Llegué a tener un conocimiento amplio del sector inmobiliario. A raíz de esto, comencé a desarrollar la idea de por qué no hacer lo mismo en los inmuebles de particulares" para dar ese plus de presentación y ofrecer un servicio integral y profesionalizado. "No vemos ningún sentido en firmar un contrato, hacer cuatro fotos con el móvil, subirlas a las redes sociales y esperar a que lleguen los clientes".

Es un modelo con el que Sixty Home comenzó su actividad en el sector inmobiliario y que, ahora, está llevando a otras localidades españolas desde su sede central en Zaragoza. Una ciudad a la que le siguió una sucursal en Huesca y un centro en Tarragona, ciudad esta última en la que ya se cuenta con franquicia desde hace unos años, aunque inicialmente fue un centro semipropio.

Ahora, la empresa está inmersa en un proceso de expansión para llegar a más localidades en España. Recientemente, se ha abierto el mercado de Madrid, donde también se va a tener presencia en la zona de Boadilla del Monte y de Las Rozas. El objetivo es crecer en 300 kilómetros a la redonda de Zaragoza porque "es un modelo de negocio de consultoría y toda la preparación de los pisos la hacemos nosotros". Así tras la apertura de Madrid, el siguiente paso es continuar con la expansión por Valencia, donde se prevé abrir a principios de enero, así como posteriormente Barcelona. En el punto de mira de Sixty Home también están otras zonas como Navarra para cerrar ese radio de 300 kilómetros en torno a Zaragoza en el que se concentra el 60% de la población de España.

Un modelo disruptivo

El modelo de negocio de Sixty Home es innovador en España porque la empresa se ocupa de realizar todo el proceso a diferencia de otras empresas en el sector. "Nos encargamos de todo: desde la preparación del piso, su lanzamiento al mercado, organización de las visitas, consultoría, temas legales, la operación de la compraventa y hasta los últimos impuestos que se tienen que pagar o el cambio de suministros y de titular en la comunidad", entre otros pasos. "La vivienda es la transacción económica más importante que se hace en la vida. Lo aconsejable es contar con profesionales". De hecho, los dos fundadores son economistas, agentes de la propiedad y estamos certificados como asesores financieros por el Banco de España.

El modelo de Sixty Home también se basa en un contacto directo con los propietarios y las personas que visitan los inmuebles -ellos mismos realizan las visitas-, además de dar un servicio muy personalizado. "No acumulamos pisos. Manejamos muchos datos y podemos sacar el rango alto de precio porque para vender a chollo no hace falta nadie".

Además de determinar el precio, la empresa emplea artículos de atrezo para amueblar y decorar principalmente espacios de los pisos vacíos, por ejemplo, el dormitorio principal o la terraza u otra habituación o zona que pueda aportar valor con "el fin de dar proporciones y sensaciones. Si el piso está muy mal y precisa una actuación, le hacemos una propuesta" con la que por un reducido presupuesto de reforma se puede obtener un mejor precio de venta. Todo el proceso se completa con fotografías, vídeos, visitas virtuales, publicación del inmueble en redes sociales y realización de campañas con segmentación de clientes para llegar a los potenciales compradores, entre otros pasos. "Se trata de dar un plus y un servicio profesionalizado en un sector desregularizado" en el que es habitual que se produzca una "guerra de precios".

Y este modelo de negocio es el que también se franquicia. "Desde que se puso en marcha la empresa, quería franquiciar. Siempre me ha gustado. Ya en el desarrollo de Sixty Home, pensé en una marca y nombre neutro, que se pudiera internacionalizar... La empresa ya nació así".

El modelo de franquicia es de "asociación y colaboración. Somos socios al 100%. Es un modelo moderno" en el que el franquiciado cuenta con toda la estructura de Sixty Home. "Cuando capta un piso con nuestra ayuda y soporte, vamos a medidas. Él invierte su tiempo y nosotros nuestro dinero. Todo el marketing y las campañas, la pagamos nosotros por adelantado y a fondo perdido. Tenemos que hacer una inversión importante. El trabajo del franquiciado es hasta que firma un contrato en exclusiva. Nos lo manda por e-mail y nosotros ponemos toda nuestra estructura. Lo siguiente que hace es recibir llamadas filtradas". Y, una vez se tiene la oferta, "volvemos a entrar nosotros con las arras, depósito, cuentas, notarías y todos los pasos para culminar el proceso". El royalty es un porcentaje de honorarios a éxito. "Somos los primeros interesados en que le vaya bien".

La franquicia de Sixty Home no necesita una fuerte inversión, ya que "no queremos locales a pie de calle, sino oficinas o salas en centros de negocio por eficiencia de coste y de tiempo y por imagen". La enseña tiene un canon de entrada de 5.000 euros, que "es simbólico porque nos lo gastamos, ya que le damos todos los folletos para que empiece a visitar, carpetas, tarjetas, campaña en redes sociales y la formación con nosotros para la que, incluso, hemos pagado la estancia... No queremos vivir del canon de entrada, sino de que le vaya bien al franquiciado".

En Sixty Home se selecciona a franquiciados que, preferiblemente, no procedan del ámbito inmobiliario "porque vienen viciados del sector" y que tengan un perfil comercial para trabajar en un ámbito que, comercialmente, es "duro porque hay mucha competencia·. También se valora que los interesados tengan formación académica porque "pedimos profesionalidad". De esta manera, es una opción de interés para, por ejemplo, abogados, economistas, gestores o administradores de fincas, entre otros perfiles.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.