Aragón

El alcalde de Zaragoza dice que el Gobierno de España considera a la ciudad "de segunda"

Imagen de archivo del alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón.
Zaragoza

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha afirmado este viernes que el Gobierno de España considera a la capital aragonesa como una ciudad "de segunda". Ha defendido que el Ejecutivo central incluya a la ciudad entre los municipios que recibirán fondos para la reactivación económica y social.

Azcón ha intervenido en la sesión plenaria del Ayuntamiento, durante la tramitación de una moción de PP y Cs sobre los fondos del Gobierno de España para el rescate del transporte público, la reactivación económica y social y para que las corporaciones locales asuman la gestión del ingreso mínimo vital, que solo recibirán las ciudades con remanentes, que no es el caso de la capital aragonesa.

El Gobierno local no está dispuesto a asumir esta situación y tomará todas las medidas necesarias, también las judiciales, "sin lugar a dudas", ha advertido el alcalde, quien ha recalcado que ha intentado negociar "hasta el último momento". La Junta de Gobierno de la FEMP se reunirá el lunes de la semana próxima para tomar una decisión.

El alcalde ha señalado que el Ministerio de Hacienda ha anunciado que aportará 5.000 millones de euros de los Presupuestos Generales del Estado, pero solo para las ciudades que tienen remanentes de tesorería, una propuesta "intolerable" y que se debe, ha afirmado, a que "el Gobierno de PSOE y Podemos ha intentado que haya ciudades de primera y segunda y a Zaragoza la han considerado de segunda".

"Después de haber hundido esta ciudad durante 16 años, ahora las ayudas son cero euros", ha lamentado Azcón, quien ha dejado claro que desde el Gobierno de la ciudad "nos vamos a oponer radicalmente".

"Las noticias son extraordinariamente preocupantes", ha continuado el alcalde, quien ha pedido a PSOE y Podemos que no voten en contra de lo que "ya está pactado con el acuerdo de todos" en el seno de la FEMP, la creación de un fondo específico para gestionar el ingreso mínimo vital dotado desde los PGE.

La consejera de Hacienda y concejal del PP, María Navarro, ha recordado que la FEMP alcanzó el acuerdo entre abril y mayo por unanimidad y que no solo se pactaron los fondos, sino también la flexibilización de los remanentes de tesorería, pero el Gobierno de España "se ha cargado" los fondos no reembolsables.

Sin remanentes

La concejal socialista Rosa Cihuelo ha señalado que Zaragoza no encaja porque "no tiene remanentes que aportar", precisando que eso no quiere decir que se vaya a quedar fuera de los fondos europeos y del transporte. "Los ahorros son de todos los ciudadanos", ha dicho.

La concejal de Cs, Carmen Herrarte, ha criticado que el Ayuntamiento de Zaragoza no ha recibido "ni un euro" del Gobierno de Aragón de los 16.000 millones de euros aportados por el Ejecutivo central, pero "se nos propone requisarnos los ahorros, el que los tenga", pese a que "las grandes ciudades estamos haciendo frente a la pandemia a pulmón".

Desde ZEC, Luisa Broto ha señalado que la Administración local es la más cercana "y tiene que tener recursos y dotación suficiente", tras lo que ha echado en cara al PP su interés en "desgastar la política del PSOE" en el acuerdo sobre el fondo de recuperación europeo.

En representación de Podemos, Amparo Bella ha manifestado que "necesitamos menos hospitales privados y más inversión en los barrios; menos tirar balones fuera y -sí-- paliar la caída de ingresos".

La concejal de Vox, Carmen Rouco, ha recordado que los acuerdos de la FEMP no son vinculantes y que tampoco es un órgano consultivo, añadiendo que "lo urgente es el empleo, la seguridad de las familias". Se ha quejado de que "el dinero del Gobierno de España no llega a los ayuntamientos".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.