Aragón

CEFA invierte 1,5 millones en digitalizarse para ganar competitividad

Imagen de archivo de la firma de la Cátedra CEFA con la Universidad de Zaragoza.
Zaragoza

La empresa ha diseñado un plan a dos años con el fin de avanzar en su digitalización para un mayor control de sus procesos productivos, además de implementar herramientas para monitorizar los parámetros de los medios productivos. Un know how de la empresa aragonesa, del sector de la automoción, que se quiere trasladar al tejido empresarial para lo que ha creado con la compañía Hiberus la startup Moontech. CEFA también ha puesto en marcha una cátedra con la Universidad de Zaragoza para promover el desarrollo de la investigación e innovación, sobre todo, de cara a la Industria 4.0.

CEFA está inmersa en su proceso de digitalización. El grupo aragonés, que cuenta con plantas en Zaragoza (Malpica) y en la localidad de Figueruelas donde está la sede de MRA, está implementado el plan diseñado a dos años -comenzó en 2019-, con el fin de avanzar en su proceso de digitalización.

"A través del comité de innovación de la empresa, me di cuenta de que más de la mitad de las ideas que surgían eran con áreas digitales. Muchas se llevaban a cabo y hubo un momento en el que nos paramos a reflexionar y estuvimos seis meses haciendo un diagnóstico interno de nuestros procesos de gestión. Montamos un equipo multidisciplinar para identificar las oportunidades de digitalización de los procesos", según ha explicado Jorge Blanchard, director general de CEFA, a elEconomista.es

A raíz de ese diagnóstico, se ordenaron las ideas y se trazó el plan a dos años en el que está inmersa la compañía. "Es un plan vivo porque surgen cosas nuevas. Más que un plan es una cultura". Uno de los ejes principales de dicho plan es la digitalización dentro de la que se ha trabajado con los AGV (carretillas) a las que se les ha añadido una capa de inteligencia para que "se entienda con nuestro sistema de producción y acuda a donde se le dice" sin necesidad de que sea conducida por un operario. Además, también se ha incluido otra capa de inteligencia adicional para que el propio AGV sea capaz de aprender y optimizar las rutas que realiza dentro de las instalaciones de la empresa. Es una medida que en CEFA se va a implantar este año, comenzando su implementación en la línea de pinturas para luego extenderlo al resto de la instalación.

Dentro de las medidas introducidas también por CEFA está la captura de datos de producción y la sensórica. "Estamos monitorizando los parámetros de los medios productivos", ahondando en el mantenimiento preventivo. De momento, se ha comenzado a monitorizar ciertos componentes sobre todo de las columnas de los inyectores y elementos más críticos que afectan a la producción, además de añadir más sensórica. Es una medida que se aplicará en las dos plantas de la empresa y que "afectará a todo el equipamiento que influye en la producción". A todo ello se suman las herramientas de Business Intelligence.

Este plan supone una inversión de 1,5 millones de euros para los dos años (a esta cantidad hay que añadir el coste de los AGV), esperando CEFA conseguir con su implementación una mayor eficiencia en las operaciones y mejoras de producto. "Por nuestro tamaño -somos una empresa pequeña-, podemos tenemos más capacidad de innovar en la eficiencia operativa. Nuestro proceso de transformación digital está más orientado a esa eficiencia operativa y también redunda en el servicio al cliente. Además, nos permite ser más competitivos".

La empresa -que emplea a 300 personas entre sus dos plantas y trabaja para marcas como Opel, Volkswagen, SEAT y Mercedes-, también nutrirá a Algontec (fábrica de conductos de ventilación) de este proceso de digitalización, aparte de establecerse sinergias con la Cátedra CEFA creada recientemente con la Universidad de Zaragoza -dirigida por Ángel Fernández Cuello-, con el fin de impulsar y promover el desarrollo de actividades de investigación e innovación, poniendo especial énfasis en la digitalización industrial e Industria 4.0.

"La cátedra aporta una relación más eficiente con la universidad. Es un potenciador y catalizador del proceso. La innovación tiene así un carácter más abierto, que es fundamental en un mundo cambiante. La cátedra aporta ideas frescas". Además, también se facilita que estudiantes e investigadores colaboren en proyectos de I+D para contribuir a crear una cultura de la innovación que redunde en planes de transformación digital y en la adaptación de nuevas tecnologías.

La cátedra igualmente permite explorar otras vertientes que van más allá de los meros aspectos tecnológicos porque la cultura de CEFA "requiere de profesionales muy talentosos para, con menos, hacer más. El mercado a día de hoy tiene carencia de talento y hay que ir a la universidad. El objetivo es también hacer marca CEFA" para lo que se colabora en el patrocinio de actividades deportivas, entre otras, a través de las que se acerca el conocimiento de CEFA a los futuros profesionales.

Trasladar el know how

Todo el know how y la positiva experiencia de CEFA se quiere trasladar también al tejido empresarial. Con este objetivo, el grupo aragonés ha creado con la compañía Hiberus la startup Moontech, centrada en soluciones tecnológicas para "exportar" todo el conocimiento a empresas principalmente del sector industrial, comprendiendo todos los procesos industriales y no solo la automoción.

Esta startup está en funcionamiento desde el pasado mes de septiembre, aunque se constituyó en mayo, con el fin ayudar así a que otras empresas puedan mantener su ventaja competitiva y lograr mejores resultados en el negocio para lo que se trabaja en identificar las tecnologías que mejor se adapten a las necesidades del tejido empresarial.

Es toda una experiencia a transmitir por parte de CEFA que tiene una facturación de 120 millones de euros, que se eleva a 150 millones si te tiene en cuenta Algontec.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.