Aragón

Altus cumple 75 años con el objetivo de reforzar su presencia nacional e internacional

Zaragoza

La empresa -especializada en el diseño, desarrollo y fabricación de prendas y equipamiento outdoor de altas prestaciones-, celebra su 75 aniversario apostando por la transformación digital y una nueva imagen con la que prevén aumentar su presencia en las tiendas físicas y en el canal online tanto en España como en los mercados internacionales, que ya suponen el 25% de la actividad de la compañía.

Hace 75 años que Altus nació en Zaragoza, ciudad en la que sigue manteniendo su sede central y sus instalaciones. Una fecha desde la que la firma ha ido diversificando su actividad dentro del segmento del deporte outdoor, pero sin perder el origen. De hecho, los artículos con los que comenzó su andadura -equipamiento para las actividades al aire libre y montaña-, siguen siendo decisivos para la compañía. Por ejemplo, sus mochilas -uno de los artículos más populares de la firma-, suponen alrededor del 27% de la facturación.

Una actividad a la que, en los últimos 20 años, se ha ido incorporando más líneas como la textil o calzado, entre otras. "Hemos añadido esas familias", ha explicado Luis A. Fernández, director Comercial y de Marketing de Altus, a elEconomista.es

Son productos que se comercializan a través de tiendas especializadas o en grandes superficies o almacenes como El Corte Inglés o Sprinter en los que, ahora, Altus se ha marcado el objetivo de tener más presencia. "Queremos estar en cada una de las tiendas físicas en España donde se trabaja el deporte outdoor y en los canales digitales con agentes o players". Además, también se abrirá un canal nuevo y se aumentará el volumen en aquellos lugares en los que ya se está presente.

Esta mayor presencia también comprende los mercados internacionales, que suponen ya el 25% de las ventas de Altus. "Somos fuertes en Latinoamérica, en países como Chile, Argentina, Perú, Ecuador, Colombia o México", aparte de estar presentes en Europa, por ejemplo, en Alemania, República Checa, Francia o el Reino Unido. Sus productos a su vez llegan al continente asiático, pero "no es una zona de fortaleza".

La estrategia de internacionalización de la firma se va a ver favorecida por la apuesta por la transformación digital en la que está trabajando, coincidiendo con el 75 aniversario de la compañía. "Vamos a tener una marca más 'friendly' y vamos a trabajar sobre todo a nivel europeo", aunque en el punto de mira está igualmente el mercado norteamericano.  "La digitalización es el medio para la internacionalización, trabajando el posicionamiento SEO y otros elementos para tener más presencia".

Los planes de futuro de la empresa, que factura entre 10 y 12 millones de euros anuales, también pasan por un nuevo territorio de marca. "Es una nueva codificación visual" en la que se ha apostado por el lince ibérico como imagen por ser un animal basado en el instinto, dando así paso al lema 'Be instinct', que incita a disfrutar a las personas.

La empresa, que realiza la producción en Zaragoza y también en Asia como sucede en otras marcas del sector, está apostando asimismo por la innovación. "Tenemos un departamento interno de I+D+i, que se encarga de crear tecnología, de los tejidos...". De hecho, se ha renovado el catálogo de productos con tejidos exclusivos que ofrecen altas prestaciones con máxima fiabilidad. "Estamos apostando fuerte por ello", al igual que por la sostenibilidad que es otra de las bases sobre las que se va a asentar el futuro de la empresa en pro de un mayor respeto al medio ambiente y la naturaleza, que queda también reflejado en su nueva imagen.

La empresa estima un crecimiento para el año 2020 de entre el 15% y el 20%. Una evolución favorable que tendrá impacto en el empleo, estando previsto aumentar el equipo en los próximos seis meses, superando los 25 puestos de trabajo actuales.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.