Aragón

Novaltia y Familiados se unen para facilitar que las familias encuentren cuidadores en las farmacias

Zaragoza

La cooperativa de distribución farmacéutica Novaltia y la plataforma Familiados han puesto en marcha un proyecto piloto en Aragón y el País Vasco para que las familias puedan disponer de cuidadores para cubrir sus necesidades con profesionales cualificados. Una iniciativa que articular en torno a las farmacias, que se convierten en facilitadoras de este servicio.

Las funciones tradicionales de las farmacias ha sido siempre la dispensación de los medicamentos y de otros productos sanitarios y relacionados con la salud, evolucionando en los últimos años para prestar servicios de cuidado integral a las personas.

Y, ahora, se ha dado un paso más para convertirse también en un perfecto aliado para que las familias puedan dar respuesta a las necesidades que tienen de cuidar niños, personas con discapacidad o mayores, atender a enfermos hospitalizados... Una iniciativa que también es útil para todas aquellas familias que "necesitan tomar un respiro" en la atención a los seres queridos.

Este servicio van a poder comenzar a ofrecer gracias a la iniciativa que han lanzado Novaltia, la cooperativa de distribución farmacéutica, y la plataforma Familiados, especializada en ofrecer este tipo de servicios con profesionales cualificados.

Este servicio en las farmacias es una experiencia piloto que ambas entidades han puesto en marcha en Aragón y País Vasco, trabajando con en la actualidad con 40 farmacias (25 en Aragón y 15 en Bilbao), que facilitarán que las familias puedan encontrar profesionales cualificados de confianza de manera urgente y que desarrollen su actividad por horas.

Esta iniciativa permite que las familias seleccionen al cuidador que necesitan a través de las farmacias y no solo a través de la plataforma online de Familiados. "Los farmacéuticos tienen una aplicación en su ordenador para facilitar que las familias puedan acceder a los cuidadores", según ha explicado Ernesto Bravo, CEO de Familiados, a elEconomista.es

Este sistema es un modo de operación específico para las farmacias, aunque su funcionamiento es similar al proceso que se realiza si se opera directamente a través de Familiados.

El objetivo de incorporar a las farmacias es facilitar que las personas que no tengan conocimientos tecnológicos, no dispongan de medios técnicos o bien no quieran registrarse en la plataforma online tengan a su disposición en las farmacias el listado de profesionales que podrían prestarles el servicio y que están próximos a su zona geográfica.

Un listado de profesionales que se recibe en el móvil en menos de una hora y que incluye varios perfiles adecuados para que la persona elige el considera que mejor se adecua a la necesidad que tiene en su familia. Todos los profesionales, que se adhieren a la plataforma, están cualificados y son certificados por Familiados, ofreciendo sus servicios y tarifas por horas.

El servicio ya se está dando a conocer en las farmacias que forman parte de este proyecto piloto a través de diferentes elementos para visualizarlo, aparte de mostrarlo a los farmacéuticos para que puedan conocerlo y explicarlo y establecer esa relación entre cuidadores y clientes.

Familiados, a través de su plataforma online, cuenta con más de 1.000 cuidadores -alrededor de 100 en la comunidad aragonesa-, repartidos en varias zonas geográficas como País Vasco, Barcelona, Comunidad Valenciana o Navarra. La plataforma lleva cuatro años trabajando en este sector "para flexibilizar el mundo de los cuidados" en el seno familiar, ya que la prestación de la atención se adapta a las necesidades de cada familia.

Esta iniciativa se enmarca dentro del proyecto Cruzfarma Homecare, que tiene por fin impulsar las futuras líneas de servicios de cuidado integral al paciente que desde la farmacia ya se ofrecen, ahondando en ese concepto de cuidados integrales -área de futuro y de crecimiento-, con la colaboración y participación del farmacéutico.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.