Andalucía

Pedro Moreno: 'Roma locuta, causa finita'

  • Pedro Moreno Brenes, Letrado del Tribunal Supremo y profesor titular de la Facultad de Derecho de la Universidad de Málaga.

"Roma locuta, causa finita", en román paladino, "Roma ha hablado, el caso está cerrado". Con esta locución latina se sintetiza a las mil maravillas una institución clave en Derecho Procesal, ejecutar las resoluciones judiciales, algo tan importante como su fase previa, juzgar, siendo ambas funciones reservadas al Poder Judicial ("El ejercicio de la potestad jurisdiccional en todo tipo de procesos, juzgando y haciendo ejecutar lo juzgado, corresponde exclusivamente a los Juzgados y Tribunales…", art 117.3 CE).

Una vez que esa resolución es firme, es decir, que es "una sentencia contra la que per se no quepa recurso alguno, en cuanto que es imposible para las partes atacarla mediante los recursos, es firme en sí misma" (STS, Sala 4ª, de 5 de julio de 2011). Por tanto, salvo los el procedimiento de revisión(remedio de carácter excepcional y extraordinario), aquí se acabó el debate y solo procede ejecutar la sentencia dictada con todas las garantías procesales. Lo contrario sería caer en el barro de la inseguridad jurídica y de la arbitrariedad (ley del más fuerte) y podría pasar que el inquilino siga ocupando un inmueble sin pagar un euro a pesar de que el propietario cuente con una sentencia que le permite recobrar su propiedad o que el trabajador¡ se encuentre con su contrato extinguido, sin un duro, a pesar de que un juez ha declarado nulo el despido.

Dicho lo anterior, si incumplir las resoluciones judiciales es inamisible para cualquier ciudadano, que lo haga una administrativa es un despropósito que debe encontrar el máximo rechazo social y la más contundente reacción jurídica. Esto viene a cuento de que la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo (TS) dictó una providencia a finales del año pasado por la que se declara la inadmisión de un recurso de casación de la Generalitat de Cataluña contra una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que declaraba que "no se había garantizado al menos el 25 por ciento de horas lectivas en castellano". El TS no entra en el fondo al constatar que el debate se articulaban en torno a la valoración de la prueba y "las cuestiones fácticas quedan excluidas de examen en el recurso de casación". Por tanto, el caso está cerrado, y la controversia iniciada en abril de 2015 cuando la Abogacía del Estado recurría ante el TSJC la inactividad de la administración educativa autonómica sin exigir las normas que imponen a los centros que una cuarta parte de la docencia se imparta en castellano.

La Generalitat de Cataluña se revuelve y trapichea para no ejecutar la sentencia a pesar de que, ante ese supuesto, la Ley 29/1998 recoge que pueden instar la ejecución forzosa las partes en el proceso (Ministerio de Educación) o cualquier afectado por la Sentencia, por ejemplo familias de hijos escolarizados en Cataluña o sus asociaciones (artículo 104.2). Y aunque el Derecho Penal siempre debe ser el último remedio, si hacen caso omiso a los requerimientos judiciales, habrá que echar mano del Código Penal ( artículos 410 a 412, de la desobediencia y denegación de auxilio). Ojalá no haga falta.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.