Andalucía

El trepidante y tecnológico ritmo de la moda, si no lo sigues, desapareces.

  • Por Pablo López, CEO de SILBON
Pablo López, CEO de Silbon. elEconomista.

Llevamos un año y medio, más concreto desde el 14 de marzo de 2019 escuchando vaticinios y pronósticos catastrofistas sobre el retail sobre todo el relacionado con el mundo de la moda. Tengo que confesar que está siendo un periodo muy duro para las marcas entre las que Silbon se incluye. Sin embargo, tras el primer semestre del año los números nos acompañan y eso quiere decir que la estrategia programada con motivo de la Crisis Covid-19 ha surtido efecto.

Por otro lado, no hay que olvidar que, a pesar de las dificultades económicas generales, el sector de la moda genera seis mil millones de euros en impuestos: tres mil setecientos millones en IVA, dos mil millones en cotizaciones a la Seguridad Social y trescientos treinta millones en Impuesto de Sociedades. Datos y cifras que sitúan al sector retail de la moda en una posición crucial y generadora para la economía global.

Es decir, la moda, de forma esencial y a pesar de las dificultades contribuye a afrontar algunos retos sociales de nuestros días y se adapta a un mundo que no ha cambiado de forma brusca en los últimos años, siempre ha estado en constante evolución, lo que ha ocurrido, en gran parte gracias a las nuevas tecnologías, es que ha acelerado de manera vertiginosa su progreso.

Es indudable que la moda forma parte de nuestra sociedad y, por lo tanto, quien se dedique a este sector está obligado como mínimo a evolucionar a su mismo ritmo.

Hoy día vivimos la inmediatez inmersos en una en la sociedad del "hoy para ya", y mañana me cansaré de lo que descubrí ayer. Esto en moda ha tenido importantes consecuencias.

Una de ellas es que "la moda es más efímera que nunca", todo está de moda y pasa de moda a la velocidad de la luz. Esto ha hecho que el esfuerzo creativo a la hora de elaborar colecciones se multiplique de manera exponencial. Los clientes son máquinas de devorar novedades, lo que nos obliga a diversificar nuestra oferta, bien con nuevos diseños, productos nuevos o incluso líneas de negocio. Si no eres noticia constantemente, dejas de existir.

Otra de las consecuencias de la inmediatez de la moda es que "la urgencia por vender un producto es mucho mayor". Hace 15 años una colección completa de ropa estaba a la venta en tienda durante un periodo de 6 meses, esto hoy día es impensable, este tiempo se ha reducido a un tercio o en el peor de los casos a la mitad. Esto ha hecho que desaparezcan casi por completo las colecciones y que todas las empresas trabajemos con el modelo de producción continua, ofreciendo novedades de manera mensual o incluso semanal.

Y por último destacar que, con esta realidad, "el modelo tradicional de venta queda obsoleto" ya que se necesita llegar al mayor número de clientes posibles para poder vender rápido y de esta manera renovar tu oferta. La rueda no puede parar y debe correr al ritmo de un Formula 1. Conseguir esto hoy día solo es posible con una fórmula mixta con presencia equilibrada de ''tienda física + tienda online + marketplaces'.

Todo esto sin olvidarnos de las 4 piedras angulares del negocio: PRODUCTO, CLIENTE, MARKETING y LOGÍSTICA. Aquí nada puede fallar.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin