Andalucía

Cooperativas, empresas de futuro centradas en las personas

Por Luis Miguel Jurado, presidente de Faecta (Federación Andaluza de Empresas Cooperativas de Trabajo Asociado) y de Coceta (Confederación Española de Cooperativas del Trabajo Asociado

Hablar de cooperativas de trabajo es hablar de una fórmula empresarial solvente, inclusiva y generadora de empleo estable que cuenta con el reconocimiento de diferentes instituciones nacionales e internacionales como es el caso del Parlamento o la Comisión Europea, cuya presidenta, Ursula Von der Leyen, ha anunciado recientemente la elaboración de un plan especial para el fomento de la economía social. Sin duda, son buenas noticias para el sector, que desde 2014 lleva demandando desde sus órganos de representación un programa de acción que facilite el desarrollo de estas empresas. Las cooperativas de trabajo también están incardinadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ya que estamos ante empresas cuyos valores y principios están alineados con los ejes de igualdad de oportunidades, sostenibilidad, medio ambiente y, muy especialmente, comprometidas con la creación de trabajo decente. Desde Andalucía, las cooperativas de trabajo estamos trabajando por la creación de alternativas laborales que promuevan la inserción sociolaboral de grupos y colectivos de diferentes perfiles. En este sentido, nuestro esfuerzo se centra en acercar el modelo cooperativo y ampliar el conocimiento de esta fórmula jurídica entre los universitarios a través de acciones con las diferentes universidades públicas de la comunidad. Además Faecta realiza una intensa labor de promoción de las cooperativas de trabajo en todo el territorio andaluz, generando alianzas con los ayuntamientos y otros agentes vinculados al crecimiento económico para ofrecer apoyo, tutorización y formación a las personas que tienen inquietudes empresariales. Nuestro objetivo es estimular la creación de empleo estable y de calidad y nuestro compromiso es poner todos los recursos disponibles para conseguirlo. ¿Por qué? Porque estamos convencidos, y así lo confirman las altas instituciones, de que las cooperativas son la vía para alcanzar un modelo productivo alejado de la especulación y preocupado por las personas. La economía tiene que estar al servicio del interés general y aquí es donde los principios democráticos y participativos de las cooperativas entran en juego. Hablamos de un modelo de empresa moderno, útil y atractivo para las personas emprendedoras, y en el caso de Andalcía aún más desde que, gracias a la modificación normativa, solo se necesitan dos personas para crearlas. Las cooperativas son empresas en las que prima el trabajo en equipo y en el que las decisiones están en manos de quienes trabajan en ella. El cooperativismo representa la esencia de lo colectivo, la solidaridad, la participación, la apuesta por un modelo económico más redistributivo y justo: un modelo donde el capital es muy importante, pero las personas somos imprescindibles.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.