Actualidad

El animal que vive más de 270 años gracias a su metabolismo muscular

  • El tiburón de Groenlandia es la especie de vertebrado vivo más longevo del mundo
  • Este hallazgo fue presentado esta semana en Praga
El océano

La actividad metabólica de los músculos, que apenas cambia con el tiempo, puede ser un factor importante en el tiburón de Groenlandia, que es la especie de vertebrado vivo más longevo del mundo.

Este hallazgo fue presentado esta semana en Praga (Chequia) durante la Conferencia Anual de la Sociedad de Biología Experimental y puede tener aplicaciones para la conservación de esta especie vulnerable frente al cambio climático o incluso para la salud cardiovascular humana.

Los tiburones de Groenlandia ('Somniosus microcephalus') son los vertebrados más longevos, con una longevidad media, aunque algunos pueden vivir más de 500 años. "Queremos entender qué adaptaciones tienen que les permiten vivir tanto tiempo", indica Ewan Camplisson, doctorando en la Universidad de Manchester (Reino Unido).

Anteriormente se pensaba que esta larga vida útil se debía al ambiente frío del tiburón y al mínimo movimiento, pero los factores detrás de la extrema longevidad de esta especie parecen ser mucho más complejos, lo que llevó a Camplisson y su equipo a investigar teorías alternativas.

"La mayoría de las especies presentan variaciones en su metabolismo a medida que envejecen", recalca Camplisson, antes de añadir: "Queremos determinar si los tiburones de Groenlandia también presentan este signo tradicional de envejecimiento o si su metabolismo permanece inalterado con el paso del tiempo".

Ensayos

Para medir el metabolismo de esos tiburones, Camplisson y su equipo realizaron ensayos enzimáticos en muestras de tejido muscular preservado de varios individuos. Midieron la actividad metabólica de estas enzimas con un espectrofotómetro en una gama de tiburones de distintas edades y temperaturas ambientales.

Sorprendentemente, Camplisson y su equipo no encontraron variaciones significativas en la actividad metabólica de los músculos entre diferentes edades, lo que sugiere que su metabolismo no parece disminuir con el tiempo y puede desempeñar un papel clave en su longevidad.

"Esto es bastante diferente a la mayoría de los animales, que tienden a mostrar cierta variación en la actividad de sus enzimas metabólicas a medida que envejecen. Los resultados respaldan nuestra hipótesis de que el tiburón de Groenlandia no muestra los mismos signos tradicionales de envejecimiento que otros animales", explica Camplisson.

El estudio también muestra que las enzimas metabólicas del tiburón de Groenlandia eran significativamente más activas a temperaturas más altas. "Esto sugeriría que el metabolismo del músculo rojo del tiburón no está especialmente adaptado al entorno polar; de lo contrario, habríamos esperado ver una diferencia de actividad menor relacionada con la temperatura", señala Camplisson.

En un mundo con un clima que cambia rápidamente, las especies longevas y menos capaces de adaptarse pueden ser las que corren mayor riesgo de extinción. "Es posible que una hembra de tiburón de Groenlandia no alcance la madurez sexual hasta los 150 años y, con un tiempo generacional tan largo, la especie tendrá muchas menos posibilidades de adaptarse a los cambios antropogénicos en su entorno", subraya Camplisson.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud