Actualidad

La encuesta a pie de urna apunta a una victoria aplastante laborista y una hecatombe Tory en Reino Unido

  • Keir Starmer será el nuevo inquilino de Downing Street tras 14 años de gobierno conservador
Keir Starmer. Bloomberg.

Reino Unido se acuesta con un resultado electoral sin precedentes. La encuesta a pie de urna, que históricamente tiene un margen de error de unos 20 escaños, apunta a un triunfo aplastante del Partido Laborista de Keir Starmer tras 14 años en la oposición. Según el sondeo, el centro-izquierda habría conseguido 410 escaños, una mayoría aplastante al nivel de la obtenida por Tony Blair en 1997.

Precisamente, en el extremo opuesto, el Partido Tory ha sufrido una derrota catastrófica, la peor de su historia, desplomándose de 365 escaños y un 42% de los votos a apenas 131 escaños. El desastre ha sido enorme, pero una ligera remontada en los últimos días les habría permitido despegarse del Partido Liberal Demócrata y mantener el liderazgo de la oposición, y el dinero y atención mediática que conlleva. Los liberales, que llevan un siglo relegados a la posición de 'tercer partido', han subido con fuerza, de 11 diputados a 61, gracias al voto útil 'anti-Tory', aunque se han quedado con la miel en los labios tras una campaña que su líder, Ed Davey, ha preferido pasar en parques de atracciones, anunciando su programa desde la montaña rusa o las tazas giratorias.

En tercera posición en votos se sitúa la extrema derecha de Reform UK, con 13 escaños escaños. El sistema electoral británico, que castiga sobremanera a los partidos que tienen un apoyo electoral muy disperso, al estilo de la Izquierda Unida de los años 2000 en España, les habría dejado muy lejos de sus rivales pese a haber superado en votos a los liberales y haberse quedado relativamente cerca de los tories.

El otro gran perdedor es el Partido Nacionalista Escocés, que cae a tan solo 10 escaños, sufriendo una 'ola roja' que les habría costado perder la hegemonía electoral que obtuvieron en 2015, tras el referéndum de independencia.

Este resultado abre una nueva época política. Starmer, que tomará posesión de su cargo como primer ministro en torno a mediodía de este mismo viernes, ha presentado un programa electoral muy cauto, que promete aumentos de gasto y de impuestos limitados y apuesta por desatar una ola de construcción por todo el país reformando las restrictivas leyes urbanísticas. Pero la inmensa mayoría absoluta obtenida hoy le dará más margen para hacer más cambios más adelante si la economía mejora en los próximos meses o años.

Enfrente, los Tories tendrán que replantearse muchas cosas. Los Conservadores deberán reflexionar sobre cómo los escándalos que hundieron a Boris Johnson, el desastre de los 49 días de Liz Truss y la impopularidad de Rishi Sunak les han llevado a esta posición. Además, un buen número de potenciales líderes del partido y figuras prometedoras para el futuro probablemente hayan perdido sus escaños esta noche, lo que aumenta la dificultad de su reconstrucción. La clave es si deciden lanzarse completamente hacia la derecha y plantearse una fusión con Reform UK o si prefieren girar al centro e intentar recuperar los votos que han perdido hacia laboristas y liberales.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud