Actualidad

Las elecciones municipales en Reino Unido marcan la última 'prueba de fuego' de Sunak antes de las generales

  • Las miradas estarán puestas en Londres y dos regiones conservadoras
El alcalde de Londres, Sadiq Khan, junto a su mujer, tras votar. Foto: Reuters

Hoy deberían haberse celebrado las elecciones generales en Reino Unido. O, al menos, así habría sido si Boris Johnson no hubiera cambiado la ley para darse 8 meses más de legislatura y aplazar la fecha límite para los siguientes comicios hasta enero de 2025. En su lugar, el actual primer ministro británico, Rishi Sunak, estará atento a las elecciones municipales que hoy se celebran en gran parte del país, con Londres a la cabeza, y que suponen la última gran 'prueba de fuego' electoral antes de que llegue la hora de elegir el próximo Parlamento.

En concreto, este jueves se eligen 2.655 concejales en Inglaterra, 10 alcaldes metropolitanos y se renueva la Asamblea de Londres. Las miradas están puestas en la capital, donde el alcalde, el laborista Sadiq Khan, busca un tercer mandato en medio de las críticas conservadoras por imponer restricciones a los coches más contaminantes y por el aumento de la criminalidad en la ciudad. La conservadora Susan Hall parte con una clara desventaja en las encuestas en una ciudad de clara tendencia progresista, pero la clave estará en si el resultado acaba reflejando una victoria aplastante para Khan o si la batalla entre ambos acaba más ajustada de lo que se esperaba.

Las otras dos plazas clave son las alcaldías del Valle del Tees y de las West Midlands. En ambas regiones, los alcaldes metropolitanos son tos 'Tories' que ganaron sus votaciones por amplia ventaja en 2021, en el momento más dulce de Boris Johnson. Tanto Ben Houchen como Andy Street, respectivamente, han centrado sus campañas en asuntos locales, distanciándose de Sunak y hasta abandonando el color azul tradicional del centro-derecha y la marca de su partido. Si acaban perdiendo pese a ello, las señales serían muy preocupantes para el Gobierno.

Además de esos puntos clave, el otro gran foco será el 'marcador' de concejales. Los Conservadores defienden 989, y los cálculos de los analistas sugieren que, si las encuestas nacionales son correctas, deberían perder entre 300 y 500, con 400 en el escenario más probable. Esa será la medida para saber si aún hay esperanzas para un Partido Tory hundido en los sondeos desde hace dos años, y que ha amanecido este jueves tocando el 18% en una encuesta de YouGov, a 26 puntos de distancia de unos laboristas en el 44%.

¿Julio o noviembre?

En las últimas semanas, las voces del entorno del primer ministro han apuntado a tres posibles escenarios. Una derrota mucho más pequeña de lo esperado podría animar a Sunak a ir a las urnas en julio, esperando firmar "la mayor remontada de la historia", en sus palabras. Una derrota mucho peor podría desatar una rebelión interna para reemplazarle antes de ir las urnas, en un último intento desesperado de evitar una hecatombe electoral de los conservadores. Y si se cumplen las expectativas, sin más ni menos, el plan sigue siendo ir a las elecciones en algún momento de octubre o noviembre.

Pero el mayor problema de las elecciones municipales es que la política local británica no tiene suficientes poderes ni fondos para hacer cambios relevantes, en un país extraordinariamente centralista en el que el Gobierno nacional tiene la última palabra en asuntos que en otras partes se considerarían temas claramente municipales. Una cantidad récord de ayuntamientos se están declarando en bancarrota, o están en riesgo de hacerlo, ante la escasez de la financiación municipal. Y el resultado es una participación que a duras penas ronda el 50%, y un ambiente más parecido al de un ensayo de elecciones generales que al de unas votaciones con relevancia propia.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud