Actualidad

La lava del volcán Grindavík alcanza los muros que deben impedir su avance hacia la central eléctrica de Svartsengi

  • Es la cuarta erupción que se produce en la península desde diciembre
Erupción del volcán de la península Reykjanes. / Almannavarnir - Iceland Civi (Europa Press)

Este fin de semana se ha producido una nueva erupción en la península de Reykjanes, en Islandia. Esta erupción -la cuarta que se produce en la zona desde diciembre- ha llegado precedida de 80 terremotos y ha generado una fisura en la tierra de 3,5 kilómetros. Además, y según valora la Oficina Meteorológica del país, es el estallido más intenso de todos.

La erupción se ha desencadenado cerca de la ciudad costera de Grindavík, a unos 55 kilómetros al suroeste de Reikiavik. Aunque no ha habido heridos ni daños materiales, las autoridades han tenido que evacuar a unas 700 personas que se encontraban en la atracción turística Blue Lagoon, uno de los reclamos turísticos de la zona, junto a algunos habitantes de la ciudad. De hecho, los equipos de rescate se han quejado de que varios turistas han viajado hasta la región simplemente para presenciar el fenómeno geológico.

Según informan los medios locales, la lava ha avanzado hasta alcanzar los diques de contención que impiden su propagación hasta el propio lago y hasta la central eléctrica de Svartsengi, la cual suministra energía a la zona. No obstante, todo parece indicar que la erupción se está debilitando, que el magma podría enfriarse pronto y que finalmente no sobrepasará los diques.

En cambio, dado que a largo plazo se desconoce cómo evolucionará la actividad sísmica, el Gobierno ha presentado un proyecto de ley que permitiría a los residentes vender sus casas a una empresa estatal.

Desde el mes de diciembre, cuando se produjo la primera erupción, la lava ha afectado a tres viviendas de una comunidad cercana de 4.000 personas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud