Actualidad

Qué es la lana de roca, el material que no es inflamable y protege frente al fuego

Trabajadores en andamios instalando lana de roca en la fachada de un edificio. Firma: iStock

Uno de los mayores riesgos para un edificio son los incendios. El fuego es una amenaza que pone en peligro tanto a las personas y bienes materiales que residen en él como a la construcción en general. Por ello, a la hora de planificar una edificación es clave en pensar en sistemas de protección y materiales que aíslen lo máximo posible de este elemento.

Se ha evolucionado bastante en los últimos tiempos en los sistemas de protección contra el fuego en la construcción. Uno de los más eficaces es la lana de roca. Este material funciona como aislante térmico, acústico y contra el fuego. Destaca por su alta resistencia frente a incendios. Funciona como un sistema de protección pasiva, su objetivo es prevenir ante el fuego y en caso de que comience, ayuda a retrasarlo y minimizar sus efectos.

La lana de roca es un material que se usa como aislante térmico en la construcción y en la industria. Es un tipo de lana mineral que se produce a partir de roca natural como la basáltica, una roca volcánica muy abundante en la corteza terrestre.

Beneficios de la lana de roca en construcciones

  • Este material es incombustible porque las llamas no prenden debido a sus fibras multidireccionales y su composición orgánica.
  • Es un aislante térmico gracias a su baja conductividad. La lana de roca dificulta la transmisión del fuego, actuando como barrera al aguantar temperaturas de unos 1.000 ºC.
  • No genera gases tóxicos, humos ni partículas incandescentes por lo que facilita una posible evacuación y facilita la actuación de los bomberos.
  • Protege a los elementos estructurales actuando como barrera entre el fuego y los elementos de la estructuras para prevenir su deformación y colapso.
  • Es un aislante no hidrófilo porque no retiene la humedad y es permeable al vapor de agua.
  • La lana de roca contiene un alto porcentaje de contenido reciclado y su vida útil es larga y no se degrada con el tiempo.
  • Se puede aplicar para aislar térmicamente cerramientos en contactos con el exteriores como fachadas, cubiertas o suelos.
  • Sirve como aislante acústico.
WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud