Actualidad

Por qué Bélgica es el mejor escaparate para los grandes inversores extranjeros del fútbol

  • Los inversores lo usan como paso previo a otro club más grande
Mehdi Bayat, propietario iraní del Charleroi, durante la foto oficial de la temporada. Foto: Alamy

La multipropiedad en el fútbol ha venido para quedarse. Cada vez son más los empresarios que se interesan por invertir buena parte de sus fortunas en clubes de fútbol de clase media e, incluso, de las más bajas. Y un país que, sorprendentemente, está causando furor entre los inversores es Bélgica.

La Jupiler Pro League, tal y como se conoce a la liga belga fruto de su patrocinio con la cerveza Jupiler, se ha convertido en un auténtico nido para los principales empresarios que buscan colocar su primera piedra en el escaparate del fútbol. Hasta el punto que, de los 16 equipos que disputan la Primera belga, diez pertenecen a inversores extranjeros. Hasta aquí nada nuevo, ya que actualmente las grandes ligas europeas están plagadas de estos perfiles empresariales, siendo la Premier League la gran abanderada, con tan solo cinco clubes de 20 con propiedad local.

El mejor ejemplo es el del Royale Union Saint-Gilloise, recién ascendido a la máxima categoría belga en 2022. En su primer año pasó a la historia al ganar la liga regular, clasificándose así para el playoff por el título doméstico, que terminó llevándose el Royal Amberes. Pero antes de llegar al éxito, este modesto equipo picó bastante piedra hasta 2018, año en el que apareció el inglés Tony Bloom, jugador de póker profesional, millonario y presidente del Brighton & Hove Albion de la Premier League.

Bloom se convirtió en el primer accionista del club de Bruselas y acertó con los fichajes sin gastar un euro, otorgándole una importancia crucial al análisis de datos de los jugadores, tanto dentro como fuera del campo. Actualmente, el Union Saint-Gilloise marcha primero destacado en la Jupiler Pro League y el siguiente sueño de sus aficionados, muy relacionados con la inmigración española que llegó a Bruselas en los años 50 y 60, es el de ver a su equipo en la siguiente edición de la Champions League.

Por qué interesa a los inversores

Cualquiera que eche un vistazo a la liga belga sabe que es una competición que no tiene grandes ingresos de televisión ni tampoco cuenta con el foco internacional puesto en ella. Y en casi todos los casos se repite este patrón: equipos en quiebra que se pueden adquirir por poco dinero y sin oposición de una masa social amplia ni ruidosa. Este último factor es importante, ya que la afición belga se caracteriza por no ser belicosa. Por ejemplo, los aficionados del Royale Union Saint-Gilloise se sientan en bancos de madera para ver a su equipo y se comportan de una manera extremadamente respetuosa: está prohibido silbar, insultar o cantar contra el rival, que es considerado un invitado a la casa del fútbol.

Por tanto, la respuesta atiende a otros factores relacionados con la oportunidad y sus condiciones legales. En este sentido, existen pocas restricciones para los jugadores extranjeros. Por ejemplo, solo ocho de los 25 miembros que se pueden inscribir en el primer equipo deben ser locales, lo que significa que los equipos pueden tener 17 extranjeros de todas las nacionalidades.

Además, Bélgica ofrece una vía rápida a la ciudadanía europea, por lo que es un puerto de escala ideal para los jugadores foráneos y los africanos en particular, continente con el que Bélgica tiene un pasado colonial.

También están los bajos costes. Mientras en Holanda cada futbolista debe cobrar de sueldo mínimo 300.000 euros al año, en Bélgica solo 90.000, incluidas las bonificaciones. También están las desgravaciones fiscales, ya que cuando se vende un club, el beneficio no está sujeto a impuestos según la legislación belga.

Los clubes y sus propietarios

1. Royal Union Saint-Galloise: Tony Bloom (Inglaterra)

2. Anderlecht: Marc Coucke (Bélgica)

3. KAA Gent: Sam Baro (Bélgica)

4. Cercle Brugge: Dmitry Rybolovlev (Rusia)

5. Antwerp (Amberes): Paul Gheysens (Bélgica)

6. KRC Genk: Peter Croonen (Bélgica)

7. Brujas (en venta): Bert Verhaeghe (Bélgica)

8. Standard Lieja: 777 Partners (EEUU)

9. STVV: DMM (Japón)

10. KV Mechelen: Philippe van Esch (Bélgica)

11. Racing White Molen: John Textor (EEUU)

12. Charleroi: Mehdi Bayat (Irán)

13. Eupen: Aspire (Qatar)

14. OH Leuven: King Power (Tailandia)

15. Westerloo: Oktay Ercan (Turquía)

16. KV Cortrique: Vincent Tan (Malasia)

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud