Actualidad

España exporta más perfumería y cosmética que vino, aceite de oliva o calzado

El sector de la perfumería y la cosmética en España está en auge. Las cifras de consumo tanto dentro como fuera de nuestras fronteras reflejan que atrás quedó cualquier resquicio referente a la pandemia. El año pasado las exportaciones de perfumes, cosméticos y aceites esenciales alcanzaron los 6.515 millones de euros, según datos de Stanpa, la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética, presentados en su informe Radiografía del sector de la perfumería y la cosmética en España 2022. Esta cifra no solo supone un incremento del 21% respecto a 2021, sino que representa los niveles más altos desde que se realiza el estudio (2017).

De esta forma, la cosmética se consolida como una importante fuente de exportación para España, por delante de partidas como vino y calzado, cuyas ventas internacionales rondan los 3.000 millones de euros cada una; o el aceite de oliva, con un volumen que se acerca a los 4.200 millones, según datos del propio informe.

El crecimiento de las ventas internacionales viene de la mano de un mayor número de países destinatarios. Si en 2021 la industria española de cosmética llegaba a cerca de 150 países, en 2022 esa cifra se ha ampliado a más de 175. Esta diversificación ha supuesto un cambio en el mapa de las exportaciones: en 2021 el 82% de las ventas se concentraban en la UE, mientras que en 2022 esta cifra descendió hasta el 51%, teniendo el 49% restante como principales destinos Estados Unidos, Reino Unido, México, China y Emiratos Árabes Unidos.

Así, España se afianza como uno de los 10 principales exportadores mundiales de productos de perfumería y cosmética, segundo exportador de perfumes y cuarto mayor mercado de la UE.

Los destinos que más han incrementado su volumen de importaciones desde España en 2022 son los países comunitarios (+674 millones de euros), Latinoamérica (234 millones de euros) y Estados Unidos, (+128 millones de euros). El único retroceso se produce en el continente africano, donde las ventas se contrajeron en 13 millones de euros.

En cuanto a las categorías más exportadas, la perfumería, que representa un 40% del total, es también la que registra un mayor crecimiento (+27%). El aumento del resto de categorías ronda el 20%: cosmética de color (+22%), aseo e higiene personal (+21%), cuidado de la piel (+20%) y cuidado del cabello (+14%).

Niveles históricos

Si 2021 se consideró el año de la recuperación tras la crisis de la COVID-19, 2022 ha sido el de la consolidación. Durante el año pasado la industria de la perfumería y la cosmética en España experimentó un crecimiento del 11,3%, logrando cifras de consumo superiores incluso a la época previa a la pandemia. En concreto, el sector alcanzó los 9.250 millones de euros frente a los 8.500 millones que solía obtener antes de 2020.

Teniendo en cuenta las categorías, el cuidado de la piel y el aseo e higiene continúan siendo las líderes de consumo, con cifras de 2.967 millones y 1.973 millones de euros, respectivamente. El tercer puesto, por contra, cambia de manos. El fuerte crecimiento de las ventas de perfume durante el año pasado, alcanzando los 1.736 millones de euros, ha hecho que haya adelantado a la categoría de cabello (1.650 millones), que retrocede hasta la cuarta posición, justo por delante de la cosmética de color (920 millones).

En cuanto a crecimiento porcentual, esta última lidera el avance al crecer un 29,4%, en parte gracias a la práctica desaparición de las mascarillas. Ejemplo de ello es que el subapartado de labiales creciera un 63% durante 2022.

El segundo lugar es ocupado por la categoría de perfumes, que suma un 19,8%. En este caso, como ya sucedió en 2021, el crecimiento viene impulsado especialmente por la venta de perfumes de alta gama, con un incremento del +21,5%. Por su parte, el cuidado de la piel, la principal categoría en términos absolutos, creció el año pasado un 9%; el cabello, un 7% y el aseo e higiene, un 4,5%.

Con todo ello, el consumo per cápita en el sector de la perfumería y la cosmética logran un nuevo máximo histórico, rozando los 185 euros por persona y año. Esta cifra no solo mejora los 166 euros alcanzados en 2021, sino que supera incluso niveles previos a la pandemia, cuando el consumo por persona era de 170 euros, lo que demuestra la total recuperación del sector.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud