Actualidad

Chile entre las naciones que lideran la lucha contra el cambio climático

Santiago de Chile

Chile, subió hasta el sexto puesto en el Índice de Desempeño ante el Cambio Climático (IPCC), 2022, solo superado por Dinamarca, cuarto y Suecia, quinto, en tanto que en la categoría específica de control de las "Emisiones de Gases de Efecto Invernadero" es el líder global.

No obstante, a modo de aclaración, los tres primeros lugares continúan desiertos desde 2005, ninguno de los 59 países más la Unión Europea han conseguido reducir las producciones de carbono para limitar el calentamiento general en un máximo de 2 °C y lo más cerca posible de 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales acuerdo adquirido en París (2015). También, el plantear acciones de captura de carbono es una necesidad.

Al final de la clasificación figuran Irán, Arabia Saudita y Kazajistán influye en ello la continua inversión que hacen en combustibles fosilizados. Los expertos señalan que solo una acción decisiva facilitará la reducción de gases de efecto invernadero, grandes responsables de la evolución atmosférica.

El IPCC es un instrumento independiente concebido por las organizaciones ambientales Germanwatch, NewClimate Institute y Climate Action Network (CAN, Red de Acción Climática) para mejorar la transparencia en la política climática internacional. Los pueblos estudiados son responsables del 92% de las emanaciones.

Las categorías estandarizadas empleadas por el IPCC son cuatro, agrupan a 14 indicadores: emisiones de gases de efecto invernadero (40% de la puntuación total), energías renovables (20%), uso de la energía (20%) y política climática (20%).

Los progresos de las naciones valorados en la sección de políticas climáticas del IPCC, considerada única en su género, mide los avances de las estrategias utilizadas por los Estados dirigidas a lograr los propósitos fijados en el Acuerdo de París.

Chile escaló tres posiciones (69.54) ubicándose sexto, al respecto el estudio señala "desde su inclusión en el IPCC en 2020, Chile ha estado entre los países de alto rendimiento. Este año, asciende al sexto puesto. Los buenos resultados del país se basan en sus bajas emisiones per cápita de 2,24 tCO2eq. En junio de 2022, Chile adoptó una Ley Marco de Cambio Climático que incluye el compromiso de alcanzar el nivel cero en 2050, junto con una estrategia de bajas emisiones de GEI a largo plazo, lo que supone un fuerte avance en la acción climática efectiva" anotan.

Tal como avanzamos al comienzo de esta columna Chile recibió una calificación muy alta en el control de las "Emisiones de Gases de Efecto Invernadero" (34,5%). Esto lo convierte en el adalid mundial en esta categoría, seguido por Suecia (34,48%).

España, fue uno de los que más sitios adelantó, subieron once colocaciones hasta la 23. China, cayó trece peldaños quedando 51. Estados Unidos, adelantó tres escalones situándose en el puesto 52. El IPCC refiriéndose a Rusia en el 59 comentan "la combinación energética de Rusia depende en gran medida de los combustibles fósiles, ya que sólo recibe el 3,06% de su corriente de fuentes renovables. Desde la primera edición del IPCC en 2005, el país no ha dejado de situarse entre los últimos puestos. La crisis energética derivada de la invasión rusa de Ucrania ha debilitado la acción climática en todo el mundo, ya que los países buscan nuevas fuentes de combustibles fósiles en lugar de emprender acciones climáticas" remachan.

Igualmente, Chile impulsa una ambiciosa agenda nacional contra la crisis climática basada en el uso de fluido verde. La Política Energética chilena "propone una visión del sector energético al 2050 que corresponde a un sector confiable, sostenible, inclusivo y competitivo. Esta visión, obedece a un enfoque sistémico, según el cual el hito principal es lograr y mantener la confiabilidad de todo el sistema energético, al mismo tiempo que se cumple con criterios de sostenibilidad e inclusión y, se contribuye a la competitividad de la economía del país. En definitiva, mediante estos atributos, se establece como objetivo avanzar hacia una energía sustentable en todas sus dimensiones" establece un estudio del Ministerio de Energía chileno.

Asimismo, la Política Energética se sustenta en 4 pilares: Seguridad y Calidad de Suministro, Energía como Motor de Desarrollo, Compatibilidad con el Medio Ambiente y Eficiencia y Educación Energética. Sobre estas bases deben desplegarse las diversas medidas y procedimientos de acción planteados hasta el año 2050. Sus disposiciones se presentan a manera de posible modelo a exportar al resto de los países para cumplir los anhelos del Acuerdo de París.

Ya hay resultados. Chile ya consiguió su meta del 20% de generación de electricidad limpia para 2025 cinco años antes. Ahora, el blanco es el 40% de la generación debe provenir de fuentes limpias para 2030. A esto añadimos que los chilenos asumen el compromiso de eliminar plenamente el carburante fósil para 2040.

A consecuencias de estas decisiones inspiradas en mejorar las condiciones climáticas, en los últimos siete años, Chile atrajo inversiones en renovables por valor de 20.800 millones de dólares, lo que se debe especialmente a su sector eléctrico bien ordenado, dispone de subastas para contratos estandarizados de compra de energía (PPA) denominados en dólares estadounidenses, o la ocasión para desarrolladores de suscribir contratos bilaterales fuera del mercado regulado con grandes consumidores.

La tierra austral chilena es vulnerable a los estragos causados por la variación meteorológica y ya los está experimentando. Hasta hace poco Chile lleva acusando una sequía prolongada en el centro y sur del país desde el año 2010. Se prevé que estos impactos aumenten en el futuro, afectando la productividad agrícola, los incendios forestales, comunidades y biodiversidad. En este contexto, Chile lleva años trazando un sistema maestro contra estas calamidades.

Como aspiración primordial está el procurar la neutralidad de carbono para 2050. ¿Cómo lo conseguirá? La propuesta es reducir las expulsiones de carbono negro a la atmósfera en un 25% en 2030 en comparación con los niveles de 2016. Además, planea cerrar sus 28 centrales eléctricas de carbón para el año 2040. La sustitución, será combinar electricidad con fuentes alternativas, el plan de descarbonización ya está en marcha.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments