Actualidad

Así es el B-21, el nuevo bombardero 'invisible' de EEUU que cuesta 692 millones por avión

El prototipo inicial del bombardero B-21. Foto: Northrop Grumman

Es un nuevo hito para el ejército de Estados Unidos. La Fuerza Aérea ha presentado esta semana su nuevo bombardero, el B-21 Raider, en lo que supone el primero de su clase en más de tres décadas. Lo creará la compañía Northrop Grumman y el coste de fabricación por unidad de este prodigio tecnológico se estima en los 692 millones de dólares por unidad, según datos del organismo militar.

Se trata de un avión de sexta generación que pretende ser piedra angular en la defensa aérea estadounidense. Actualmente se están construyendo seis modelos de prueba en Palmdale (California) y el primer vuelo de pruebas está programado para el año 2023, según medios especializados, si bien desde Defensa no han marcado una fecha.

Su diseño exterior está pensado para evitar la detección de otros dispositivos tecnológicos, como los radares. Puede recorrer unos 10.000 kilómetros sin repostar (una distancia como la de Madrid a Vietnam) y logra alojar una carga útil de 12 toneladas.

El secretario de Defensa de EEUU, Lloyd Austin, destacó en la presentación de la aeronave que "incluso los sistemas de defensa aérea más sofisticados tendrán dificultades para detectar un B-21 en el cielo", y que su eficiencia es la mayor de un bombardero de largo alcance en la actualidad.

El alto coste de la aviación militar

A pesar del alto precio, la Fuerza Aérea estadounidense espera pedir al menos 100 unidades. El coste total entre investigación, desarrollo y mantenimiento para los próximos 30 años se estima en unos 203.000 millones de dólares. 

En este sentido, cabe reseñar que el gasto en mantenimiento y otros costes operativos suponen habitualmente el 70% de lo que costará el avión a lo largo de su vida útil. En el año fiscal 2020, por ejemplo, cada bombardero B-2 (a los que sustituirá el B-21) ha supuesto más de 40 millones de dólares en gastos, según un informe de la entidad sin ánimo de lucro U.S Government Accountability Office. Esto supuso más de 1.000 millones dedicados a ello en ese año, aunque se queda muy lejos de los más de 4.300 millones que costó anualmente el conjunto de gastos de la flota de los cazas de combate F-16.

La firma fabricante del nuevo modelo, Northrop Grumman, ya fue la encargada de crear el B-2, que alzó el vuelo en 1989. Ya entonces se convirtió en la aeronave más cara de fabricar, con 737 millones por unidad, si bien el incremento de costes, las mejoras de estas tres décadas y la suma del mantenimiento hace que el gasto total en su vida útil supere los 2.100 millones de dólares por bombardero, o 135.000 dólares por hora de vuelo.

comentariosicon-menu4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments

Comentarios 4

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Paco
A Favor
En Contra

No debe ser muy bueno, porque en la foto se ve.

Puntuación 11
#1
Usuario validado en elEconomista.es
aviamquepasa
A Favor
En Contra

Mientras los dólares que imprime la Fed se los queden en otros paises como reservas o como dinero que particulares quieren tener, EEUU se aprovechará y tendrá gratis todo este armamento.

Puntuación 9
#2
WSS
A Favor
En Contra

EEUU es un país con muchos avances pero todos sabemos que eso es por parte de tener el dólar , os imagináis a los Suizos o Alemanes con presupuestos ilimitados de crédito para investigar? Harían maravillas

Puntuación 2
#3
navegante, las herencias para los herederos no para el gobierno de turno
A Favor
En Contra

Bueno pues esperemos que al mentiras no se le ocurra comprarlo para ir él y su gobierno a eventos por encima de los incendios.

Puntuación 1
#4