Actualidad

Chile: dólar, empleo, presupuesto y riqueza

Santiago de Chile

Muchas y variadas son las informaciones referidas a Chile que están circulando en el extranjero, aunque la palma la acapara la votación plebiscitaria en la que algo más del 85% de los chilenos con derecho a voto concurrió a las urnas -no faltó casi nadie-, para rechazar la propuesta de un texto de nueva Constitución que les fue presentado.

Sin duda, esto será algo muy difícil de olvidar, pero la vida continúa, el país debe levantarse esforzándose en recuperar el camino del crecimiento y la productividad, contener la inflación que tanto daño causa a las empresas y en las economías y el empleo de la mayor parte de la población.

¡No será fácil! De entrada, Chile está ante un gravísimo problema de seguridad a lo largo del país, la autoridad está obligada a ejercer las atribuciones que le otorga el Estado de Derecho para imponer el cumplimiento de la ley y el orden. No abordarlo es permanecer en la inseguridad jurídica y la incertidumbre. Asimismo, volver al desarrollo y atraer inversores es crucial, lamentablemente hay que hacerlo en un entorno de turbulencias económicas globales, los doce meses venideros serán determinantes para el mundo existen demasiadas coordenadas que deben enderezarse y/o contenerse antes del regreso de la calma a los mercados.

Las oscilaciones del dólar están trayendo de cabeza a la casi totalidad de las naciones, especialmente aquellas cuyos pasivos están fijados en dólares. En Chile, en estos últimos días el peso ha conseguido apreciarse hasta los 960 pesos por dólar, en esto se ha visto favorecido por el repunte habido en el precio del cobre. Aunque el anuncio del Banco Central de retomar la venta de dólares por un montante de 9.110 millones hasta enero de 2023 ha influido en esta recuperación de la moneda nacional.

El porcentaje de personas ocupadas subió un 7,2% en doce meses según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), los sectores que más empleos absorbieron fueron: minería (32,1%), industria manufacturera (8,1%) y comercio (4,1%). De otra parte, la tasa de desocupados en el trimestre móvil junio-agosto de 2022 quedó en un 7,9%. Estamos ante un descenso de un 0,6% en doce meses. Los con trabajo aún siguen por debajo de los niveles previos a la pandemia y el índice de empleo es inferior en un 4% a su promedio histórico. Dicho de otra forma, esto comporta que respecto de una situación normal son más de 500 mil personas menos trabajando.

A su vez, el indicador del quehacer informal se ubicó en 26,7%, descendiendo 0,4% en doce meses. Las personas activas informales aumentaron 5,3%, incididas por las mujeres (14,1%) y por las personas asalariadas privadas (7,7%) y trabajadoras por cuenta propia (3,3%).?

Los analistas apuntan que "en términos de la composición del empleo, es el sector informal el que muestra casi la totalidad de la creación neta de empleo (2,89 mil empleos), mientras que el sector formal se mantiene prácticamente igual al trimestre móvil anterior (0,6 mil empleos)" dicen.

En tanto, el jefe del Estado informó acerca de los componentes y orientaciones que fijará el presupuesto fiscal de 2023 el cual considera un aumento del gasto en un 4,2%. El guarismo es tenido como razonable ante un quebranto del balance estructural de cara al 2023, el que pasaría de un dígito levemente positivo a un -2,6% del PIB poco más o menos. De este modo, el déficit efectivo se ubicaría entre 3% y 3,5% del PIB, lo que llevaría un incremento de la deuda bruta, cerrando en torno al 43% el próximo año.

Concentrándonos en la disposición del gasto, el acento está puesto en un soporte al crecimiento económico. Así, habría un alza del 5,5% en inversión pública, 9,6% en ciencia y tecnología, y la creación de 200 mil nuevos empleos. A continuación, viene el eje de seguridad pública, inyectando más recursos a las policías. Por último, contempla a la seguridad social, donde la expansión de la Pensión Garantizada Universal (PGU), beneficio del Estado que reemplaza a los beneficios de vejez del Pilar Solidario, cuyo pago mensual está a cargo del Instituto de Previsión Social (IPS) cuyo monto asciende a un máximo de 193.917 pesos, el que se reajustará en febrero de cada año, reuniría un 60% del nuevo gasto, a lo cual se suma la continuación del IFE Laboral, el Ingreso Mínimo Garantizado, el Subsidio Protege y el Bono de Canasta Protegida, además de un incremento del 16% en recursos asociados a programas para niños y adolescentes.

Finalizamos haciendo una referencia al informe Global Wealth Report 2022 del Credit Suisse, indica que al finalizar el 2021 en Latinoamérica la riqueza por adulto llegó a un promedio de 21.429 dólares en Brasil; 48.138 en México y 54.639 en Chile. El monto correspondiente para la región en general fue de 27.717. Atendiendo a la "mediana de riqueza", es decir, el punto que está justo a la mitad de la población, en Brasil llega a 3.743 dólares, en México a 15.684 y en Chile a 18.820. "Desde 2000, la riqueza por adulto ha aumentado a una tasa media anual del 4,4% en Chile, del 5,7% en México y del 5,8% en Brasil. Estas cifras son típicas para América Latina, que registró una tasa media de crecimiento del 5,5% durante este periodo", detalló el reporte.

Refiriéndose a los límites de desigualdad el estudio indica que "es alta en América Latina, especialmente en Brasil, donde el coeficiente de Gini de concentración de la riqueza aumentó desde el 84,5 en 2000 hasta el 89,2 en 2021, una de las cifras más altas del mundo". No obstante, para el caso de Chile el coeficiente de Gini de concentración de la riqueza se situaba en un 80,3 en 2000 y un 79,4 al final de 2021. Con todo, "la cuota de adultos entre el 1% de los más ricos ha experimentado un descenso tanto en Chile como en México desde el año 2000, del 39,6% al 30,2% en Chile y del 42,6% al 30,2% en México", destaca el banco.

Llama la atención la importancia comparativamente mayor que han alcanzado "los activos financieros en Brasil y Chile desde 2000. Como fracción de los activos brutos, subieron del 44,4% en 2000 en Brasil al 55,8% en 2021, y del 47,0% al 59.8% en Chile. En México, la cuota de los activos financieros fue del 42,0% en 2000 y del 37,4% en 2021, añade la investigación.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments