Actualidad

Así es el "síndrome del niño rico": capricho de conseguirlo todo sin esfuerzo

  • La patología también es conocida como "ricopatía" o "affluenza"
Foto: Dreamstime.

La patología llamada "síndrome del niño rico", "ricopatía" o "affluenza" está vinculado con las familias que los padres conceden a sus hijos todo lo que les piden y sin ningún mínimo esfuerzo. Cabe destacar, que nada tiene que ver con un tema de poder adquisitivo o de hijos de gente adinerada.

Según explica el sito Mejor con Salud, este síndrome no está reconocido como "diagnóstico clínico" por las asociaciones de psiquiatras y psicólogos. Sin embargo, su uso se extiende desde la década de los 90.

"La affluenza fue el primer término que se utilizó para referirse a él, a partir del libro The Golden Ghetto: The Psychology of Affluence, de Jessie H. O'Neill", cuenta el medio sanitario.

"Conducta irresponsable y carencia de empatía"

En esta línea, el autor del libro, explica que inicialmente se adoptó el término para referirse a los hijos de las familias "pudientes" quienes presentaban una conducta "irresponsable" y con "carencia de empatía".

Es la consecuencia directa de una educción basada en una "sobreprotección" y el hecho de "suplir" la falta de tiempo con regalos y dinero. Sin embargo, con el paso de los años no está asociado a la riqueza de los padres, sino a una inadecuada "formación".

No aceptan un "no" como respuesta

Nos referimos a hijos que tienen la capacidad de "encapricharse" fácilmente con algo y de hacerlo saber con alguna expresión de escándalo público si no llegan a conseguir sus objetivos. Más fácilmente, se entiende como el perfil de aquellos niños que no admiten un "no" como respuesta y que sus padres se ven en la "obligación" de concederles lo que solicitan.

La patología está relacionada con formato de educación recurrente que puede ser "negativa" para el proceso emocional de los niños y en su evolución como adolescentes y adultos. De esta forma, es importante detectar las primeras señales para intentar reconducir esta conducta, las cuales pueden ser:

- Aburrimiento frecuente, aunque el niño haga o tenga todo lo que quiera.

- Reacción continua de exigencias y, para lograrlas, se compara con los otros compañeros.

- No disfruta de lo que acaba de conseguir.

- Solo calma su ira con una nueva adquisición o una nueva y costosa experiencia.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud