Actualidad

José Morán (Paraíso): "La electrónica ha pasado de no ser vista con buenos ojos a ocupar un espacio de interés en la esfera cultural"

  • Paraíso Festival vuelve a la capital los días 24 y 25 de junio
José Morán, responsable del Festival Paraíso
Madrid

Según se acerca el verano, las ganas de disfrutar al aire libre crecen y las ciudades se llenan de música. Este fin de semana (24 y el 25 de junio), Madrid volverá a convertirse en la capital de la electrónica de vanguardia con Paraíso. El festival regresa al campus de la UCM con una concepción abierta y diversa del género, en un espacio verde y a escasos minutos del centro de la ciudad. Este 2022, Paraíso se celebra con un nuevo formato con el que regresa a sus orígenes, a la raíz que dio vida al festival: la pista de baile y el deseo de descubrir nuevos artistas.

José Morán (León, 1967), su máximo responsable, conoce como pocos el engranaje de estos grandes acontecimientos, pues durante quince años capitaneó, junto a su hermano, el Festival Internacional de Benicàssim (FIB).

¿Cuáles son esas novedades?

Presentamos un nuevo formato con el que queremos potenciar la esencia que ha caracterizado a Paraíso desde su comienzo. Será una edición más íntima, si en años anteriores el aforo era bastante limitado esta edición lo será más. Queremos que los asistentes puedan disfrutar del festival cómodamente y evitar al máximo aglomeraciones. También vamos a prestar mayor atención a la producción, desde cada pequeño detalle hasta cada uno de los escenarios, que en esta edición serán tres. El espacio será el mismo, el campo de rugby Cantarranas de la Universidad Complutense, pero cambiaremos algunos detalles en la distribución para hacerlo más agradable.

¿Qué espera de esta edición?

Esperamos que cada persona que venga a Paraíso se vaya con una sonrisa, disfrute del festival, descubra nuevos artistas, se quede con ganas de volver ... Tras estos dos años tan particulares, será una edición que no vamos a olvidar por todo lo que supone para nosotros y estamos seguros que será muy especial también para los asistentes.

Tratamos de crear una programación con personalidad propia y de mucha calidad, preferimos apostar por la obra y no tanto por el nombre del artista

¿Cómo describiría el cartel de este año?

Tratamos de crear una programación con personalidad propia y de mucha calidad, preferimos apostar por la obra y no tanto por el nombre del artista. El cartel de esta edición de Paraíso abarca distintos estilos de la música electrónica, en el que encontramos novedades como pueden ser TSHA, Shygirl, Crystal Murray o Charlotte Adigéry; artistas nacionales que están pisando fuerte como Baiuca, Chico Blanco o Rusowsky; artistas de largo recorrido como Seth Troxler, Ivan Smagghe o Roman Flügel; o joyas del underground como son Ben UFO, Hunee o Lauren Hansom. También tenemos algunos b2b que serán épicos como el de John Talabot y Pional, o el de Motor City Drum Ensemble con Marcellus Pittman.

¿Se consigue disfrutar de un festival siendo director?

Se disfruta, pero de otra manera a como lo hacen los asistentes. Al trabajar todo el año para un evento estacional es muy emocionante ver que todo sale bien y que la gente lo disfruta. Esa es mi manera de disfrutarlo.

¿Cómo surgió la idea de un festival de música electrónica así en Madrid?

Queríamos crear una cita de música con personalidad que tuviese cabida en la oferta nacional, en un espacio singular y al aire libre. También, teníamos la intención de que tuviese un formato reducido para cuidar mejor a los asistentes y que fuese una experiencia más allá de la programación musical. En los últimos siete u ocho años, Madrid ha tenido una actividad cultural efervescente, muy rica y en muy buen estado de forma. Creíamos que Paraíso encajaba y complementaba esa oferta ya existente así que en 2018 comenzó la aventura.

En los últimos siete u ocho años, Madrid ha tenido una actividad cultural efervescente, muy rica y en muy buen estado de forma

¿Cómo cree que ha cambiado la percepción de la música electrónica en los últimos años?

Ha pasado de ser un estilo nicho y, en ocasiones, no visto con buenos ojos a ocupar un espacio de interés en la esfera cultural. Además, en lo que respecta a la producción musical, muchos grupos y bandas que no atienden al concepto habitual de música electrónica, la utilizan para componer sus bases o la combinan con otro tipo de instrumentos, por lo que, en general se ha normalizado tanto producirla como escucharla.

El formato clásico y antiguo de los festivales está cambiando … ¿Hacia dónde cree que van a ir los festivales?

Actualmente hay una oferta muy próspera y abundante, tanto de macrofestivales como de otros eventos más íntimos. Creo que nos encaminamos a modelos de festivales más pequeños donde el cuidado al asistente puede ser mejor y la experiencia más satisfactoria, aunque en este momento conviven perfectamente ambos formatos y cada uno tiene su público. Desde luego esta oferta de festival cada vez tiene más demanda en todo el mundo y ha llegado para quedarse.

¿Cómo sería el festival perfecto para usted?

Paraíso es mi tipo de festival perfecto porque después de haber desarrollado otros modelos de festival a lo largo de mi carrera, creo que, en los eventos más pequeños, la experiencia es mayor.

Y por último, ¿Qué consejo le daría a alguien que va por primera vez a un festival?

Que se deje llevar y que vaya sin prejuicios, entendiendo que un festival es una experiencia distinta a ir a un club un sábado noche. Va a descubrir nuevos artistas y probablemente a nuevas personas, puesto que el ambiente de los festivales suele ser muy divertido, abierto y tolerante.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.