Actualidad

Castilla y León anotó el segundo mayor saldo vegetativo negativo del país

  • La Comunidad registró 16.211 nacimientos menos que defunciones
Valladolid

Castilla y León anotó el segundo mayor saldo vegetativo negativo en el país en 2021, con 16.211 nacimientos menos que defunciones, sólo superada por Galicia, con 18.057, según los Indicadores Demográficos Básicos publicados este miércoles por el INE.

Según este informe con datos provisionales (se revisan noviembre de 2022), el crecimiento vegetativo (nacimientos menos defunciones) fue negativo en el año 2021 en todos las comunidades, excepto en Comunidad de Madrid (1.424), Región de Murcia (1.260) e Islas Baleares (688), informa Europa Press.

En concreto, Castilla y León anotó el segundo mayor descenso en el número de nacimientos entre las comunidades autónomas, con un -4,2 por ciento, sólo superado por La Rioja, con un -5,7 por ciento, además de Ceuta, donde cayeron un 14,7 por ciento.

El total de nacimientos registrados en Castilla y León el pasado año alcanzó los 13.078, frente a 13.652 en 2020; 14.323 en 2019; 15.044 en 2018; 15.509 en 2017; 16.575 en 2016 y 17.389 en 2015. En 2010 Castilla y León alcanzó los 20.486 nacimientos, la mayor cifra en la serie de datos que ofrece el INE.

Se da la circunstancia de que el número de nacimientos aumentó en 2021 en cinco comunidades lideradas por Aragón (3,9 por ciento), seguida de Comunidad Foral de Navarra (1,5 por ciento), Islas Baleares (0,6 por ciento), Región de Murcia (0,6 por ciento) y Principado de Asturias (0,2 por ciento), mientras que en el resto de autonomías bajaron, al igual que la media que cayó un 1,3 por ciento, por lo que Castilla y León perdió 2,9 puntos más.

En cuanto a las defunciones, Castilla y León registró un descenso del 19,1 por ciento, la tercera mayor caída, superada en este caso por Comunidad de Madrid (-25,2 por ciento) y Castilla-La Mancha (-21,0 por ciento) mientras que los mayores incrementos respecto a 2020 se han anotado en Ceuta (5,1 por ciento), Canarias (4,2 por ciento) e Islas Baleares (3,1 por ciento).

En total, Castilla y León registró 29.289 defunciones en 2021, frente a las 36.197 del año precedente, el primero de la pandemia, pero es superior al de 2019, con 28.719, y similar al de 2018, que cerró con 29.297 fallecimientos, frente a 28.979 en 2017; 28.436 en 2016; 29.302 en 2015, o los 27.097 de 2010.

El indicador de fecundidad descendió al pasar del 1,10 en 2020 a 1,08 hijos por mujer en Castilla y León en 2021, inferior a la media (1,19) y el quinto por la cola.

En cuanto a la tasa bruta de mortalidad, Castilla y León fue la segunda con mayor índice, un 12,3 por ciento, casi tres puntos por encima de la media nacional (9,5) y solo superada por Asturias (13,2).

Por otra parte, la esperanza de vida al nacimiento en la Comunidad se situó en 83,9 años durante 2021, ocho meses más que la media nacional y la tercera más elevada solo por detrás de Madrid (84,6) y Navarra (84,3).

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.