Actualidad

UGT y CCOO destaca que las asociaciones agrarias se están riendo del Estatuto de los Trabajadores

  • Los sindicatos afirman que las negociaciones están rotas
Mérida

"Se están riendo de los trabajadores del campo" y les faltan el respeto al querer hacer recaer sobre sus derechos la subida del salario mínimo interprofesional (SMI), por ello han confirmado la huelga de trabajadores del campo los días 16, 17 y 18 de junio tras romperse las negociaciones con la patronal para intentar desbloquear el convenio del campo.

La jornada de huelga llega en el momento donde más mano de obra hace falta para la recogida de la fruta de hueso, pero o la patronal negocia o se perderán estos jornales en el campo.

El Secretario General de Industria de CCOO, Saturnino Lagar, destaca que la patronal ha intentado sacar de las tablas salariales todos los pluses (transporte, nocturnidad, toxicidad...) así el salario quedará justamente en la cantidad del Salario Mínimo Interprofesional.

Ricardo Salaya, secretario general de FICA-UGT Extremadura, va más allá y afirma que las negociaciones están completamente rotas y que se esperan unas relaciones muy tensas de cara a los próximos meses.

Según los sindicatos, la patronal pretende que los salarios se sitúen por debajo del SMI y que sean los pluses los que carguen con la subida salarial.

Por ello está mañana han dejado muy claro que no van a firmar ningún convenio que suponga salarios por debajo del SMI

Sin embargo, advierten a las organizaciones agrarias y Afruex, que se ha incorporado como representante de la patronal a la negociación, de que no van a firmar ningún convenio que suponga salarios por debajo del SMI ni recortes sobre los derechos laborales y salariales ya incorporados en anteriores convenios.

Derechos que mantienen que las tres organizaciones agrarias que participan en la negociación ya habían acordado, y que, sin embargo, han aprovechado la incorporación de Afruex para "desdecirse", según ha indicado Satu Lagar, secretario general de CCOO de Industria, que ha comparecido acompañado por Ricardo Salaya, el secretario general de FICA-UGT Extremadura.

En todo caso, lo sindicatos van a elaborar un calendario de asambleas para informar en los días previos a la huelga a todos los trabajadores sobre los motivos de la convocatoria, y ya el jueves, primer día de paro, acudirán a las centrales hortofrutícolas para organizar piquetes informativos.

Sobre las críticas de Afruex con respecto a que el único objetivo de esta huelga en plena campaña de la recogida de la fruta es "hacer daño", Lagar ha señalado que no tienen "credibilidad" cuando llevan "años increpando" y acusándoles de provocar la "ruina del sector".

En esta línea Salaya ha remarcado que el derecho a la huelga viene recogido en la Constitución y que es una herramienta a la que se han visto obligados a acudir tras año y medio de bloqueo en la aprobación del nuevo convenio.

"La patronal sigue pensando que puede hacer uso de los derechos de los trabajadores para contrarrestar las supuestas pérdidas en sus explotaciones", ha dicho Lagar, quien ha puesto en duda esta mala situación del campo apuntando que Extremadura es la única región que incrementa sus exportaciones y que los trabajadores son "los únicos que no participan en los beneficios".

Lagar ha remarcado que los sindicatos no están pidiendo nada más que se mantenga el salario en el SMI, tal y como viene marcado desde el Estado, así como los derechos que ya tienen contemplados los trabajadores del campo en convenios anteriores. Por tanto, en esta negociación, los únicos que están pidiendo son los empresarios, en este caso "recortes" en los derechos laborales y salariales de los trabajadores.

Por su parte, Salaya ha recordado que el trabajo en el campo es "durísimo" y que sus trabajadores son los que mantienen "vivos" el mundo rural.

Ola de calor

Por otro lado, preguntados por las circunstancias laborales durante la ola de calor, especialmente en un sector como el agrario, Salaya ha recordado que estas situaciones están reguladas y que las empresas cuentan con sus servicios de prevención de riesgos laborales para evitar daños en sus trabajadores.

Por tanto, los empresarios tienen su "responsabilidad" a la hora de evitar que se produzcan golpes de calor en sus plantillas propiciando las condiciones necesarias para que no ocurran.

A su vez, Lagar ha recordado que los sindicatos realizan constantes campañas informativas sobre esta cuestión y que una de las medidas que siempre reclaman a las empresas es que se puedan adelantar el inicio de la jornada laboral para que los trabajadores puedan volver a casa antes de que lleguen las horas de más intensidad del calor.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.