Actualidad

El gasto público en Castilla y León aumentó 1.468 millones en 2020 como consecuencia de la pandemia

Valladolid

El gasto ejecutado aumentó en Castilla y León en 2020 un 14 por ciento, lo que supone 1.468 millones de euros más hasta los 12.222 millones, según se extrae del análisis económico y financiero del impacto de la pandemia generada por el Covid en el sector público administrativo de la Comunidad elaborado por el Consejo de Cuentas.

El Consejo de Cuentas ha entregado en las Cortes de Castilla y León el informe del que se extrae que los gastos presupuestarios ejecutados en 2020, año de aparición de la pandemia provocada por la COVID-19, ascendieron a 12.222 millones de euros, con un aumento interanual del 14 por ciento, es decir 1.468 millones.

Hasta ese ejercicio los gastos presupuestarios sólo se habían incrementado un 1 por ciento hasta 2019 con respecto a 2017.

Según el informe del Consejo de Cuentas los gastos por operaciones corrientes aumentaron un 16 por ciento, al pasar de 8.460 millones de euros en 2019 a 9.846 millones de euros en 2020. En función de su naturaleza, los gastos de personal se incrementaron un 19 por ciento, hasta alcanzar los 4.532 millones, informa Ep.

El mayor incremento relativo se produce en el capítulo de gastos corrientes en bienes y servicios, un 38 por ciento interanual en 2020, por importe de 552 millones de euros. Así, según el Consejo de Cuentas, los gastos financieros mantuvieron una tendencia descendente mientras que los de trasferencias corrientes aumentan un 5 por ciento.

La ejecución del gasto derivada de operaciones de capital tuvo una tendencia creciente situándose en 2020 en 1.181 millones de euros, con un aumento interanual del 6 por ciento.

El volumen de obligaciones por operaciones financieras, que ascendió en 2020 a 1.193 millones de euros, es similar al de 2019, ya que en el periodo 2017-2019 tuvo un incremento de un 11 por ciento.

Las modificaciones presupuestarias aumentaron un 18 por ciento en 2020, 14 puntos superior al valor del año 2019.

En cuanto al grado de ejecución de la totalidad de gastos en 2020 se sitúa en el 97 por ciento, similar al de ejercicios anteriores. Así, en cuanto a ingresos presupuestarios, en 2020 ascienden a 12.039 millones de euros, mayores en un 15 por ciento, es decir 1.527 millones de euros, con respecto al ejercicio anterior, como consecuencia del aumento de las trasferencias corrientes, que hasta 2019 tenían una tendencia ligeramente descendente.

Los ingresos tributarios se estancan, los ingresos por operaciones de capital aumentan un 3 por ciento y por operaciones financieras crecen un 31 por ciento. El grado de ejecución de la totalidad de ingresos se sitúa en el 95 por ciento en 2020.

"El margen derivado de la actividad corriente es estructuralmente insuficiente para atender las obligaciones exigibles derivadas de la carga de la deuda, así como para destinar recursos a financiar gastos de operaciones de inversión", se ha señalado desde el Consejo de Cuentas, donde se establece que "existen necesidades estructurales de financiación en el periodo analizado, y ascienden en 2020 a 65 millones de euros".

Resultado presupuestario

El resultado presupuestario presenta en los dos últimos ejercicios valores negativos. En 2020 el déficit fue de 182 millones de euros.

Asimismo, el sector público administrativo de la Comunidad presenta un patrimonio neto negativo por primera vez en 2019 de -6.156 millones de euros. En 2020 se sitúa en -5.860 millones de euros.

"El balance refleja una situación de desequilibrio, con necesidades estructurales de financiación para atender las obligaciones a corto plazo", han aseverado desde el Consejo, desde donde se apunta a una situación que "genera tensiones de liquidez".

Así, el Consejo de Cuentas defiende que "los indicadores de endeudamiento reflejan una dependencia total de las entidades de crédito y de la emisión de deuda para obtener financiación, constituyendo el pasivo exigible más del cien por cien de los recursos financieros".

Así, la deuda soportada por cada castellano y leonés pasó de 6.051 euros por habitante en 2019 a 6.233 euros en 2020.

No obstante, los resultados son positivos en el periodo analizado, con un ahorro de 1.669 millones en 2019, que desciende en 2020 hasta los 168 millones de euros. Por otra parte, los ingresos ordinarios han tenido una tendencia positiva alcanzando los 10.556 millones en 2020 con un incremento interanual del 14 por ciento, mientras que los gastos ordinarios crecen solo un 8 por ciento, situándose en 10.223 millones.

De esta manera en 2020 los ingresos ordinarios fueron superiores a los gastos ordinarios, experimentando una tendencia favorable al pasar el índice de cobertura del 103 por ciento en el año 2019, al 97 por ciento en 2020.

Gasto en pandemia

En el año en que surge la pandemia, la política de Sanidad, con 4.751 millones de euros, supone el mayor peso relativo (39 por ciento) del gasto y es la que mayor incremento experimenta, 1.046 millones de euros con respecto a 2019.

A continuación, Educación (18 millones de euros) con 2.256 millones de euros y un incremento de 225 millones de euros. Agricultura, ganadería y pesca (11 por ciento), con 1.313 millones de euros, desciende 3,5 millones de euros.

La deuda pública también disminuye en 7,8 millones de euros hasta los 1.268 millones de euros. Servicios sociales y promoción social (7 por ciento), con 871 millones de euros, crece en 79 millones de euros.

En 2020 las obligaciones pendientes de pago asciendieron en 2020 a 847 millones de euros, habiéndose incrementado un 191 por ciento con relación a 2019, siendo las políticas de Sanidad y Educación las de mayor cuantía, con 426 y 89 millones de euros, respectivamente.

Impacto de los ingresos

El importe total de los derechos liquidados correspondientes a la pandemia en 2020 asciende a 911 millones de euros. Supone el 8 por ciento de los ingresos reconocidos por la Comunidad, así como el 60 por ciento de su incremento con respecto a 2019, que asciende a 1.527 millones de euros.

Los ingresos del Fondo COVID ascienden a 843 millones de euros y suponen más del 90 por ciento de los fondos recibidos para combatir la pandemia.

Ante la ausencia de identificación de las fuentes de financiación y su afección al gasto ocasionado por la pandemia, se constata que el sistema establecido por la administración autonómica ha tenido una capacidad limitada para identificar los gastos COVID.

El mayor gasto computado como COVID es de la Gerencia Regional de Salud, por importe de 239 millones de euros, mientras que 156 millones de euros se han gestionado por la Administración General de la Comunidad.

De menor cuantía son los que corresponden a otras entidades como el SEPE, ICE y GSS, con 24, 17, y 14 millones de euros, respectivamente.

El 50 por ciento de los gastos COVID-19 certificados, 226 millones de euros, se destina a bienes y servicios, que representa el 41 por ciento del aumento en 2020.

En su mayoría son suministros de material sanitario, de laboratorio, y productos de consumo especifico (mascarillas, guantes, EPIS, 4 etc.), aunque también figuran trabajos realizados por empresas y profesionales o de transporte.

Los gastos de personal ascendieron a 75 millones de euros, que suponen el 10 por ciento del aumento. En su práctica totalidad se imputan a la GRS, y más del 80 por ciento a atención especializada.

Con respecto a gastos contabilizados por trasferencias, el importe a empresas privadas asciende a 62 millones de euros (transporte deficitario y apoyo a la liquidez de pymes y autónomos), mientras que a corporaciones locales son 18 millones de euros (contrataciones COVEL).

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin