ESP500

La movilidad sostenible pasa por las autopistas inteligentes

  • Las compañías que gestionan autopistas aplican los criterios de desarrollo sostenible aplicando la innovación en digitalización con el big data, la inteligencia atrificial o el Internet de las Cosas
  • Ofrecido por Abertis
Madrid

Las carreteras se están transformando para convertirse en un elemento conectado con el vehículo y capaz de interactuar con el tráfico. La digitalización de las infraestructuras tiene como objetivo llegar a esa gestión de la movilidad más eficiente y sostenible. El big data, Internet de las Cosas, machine learning... son elementos muy favorables para dar ese salto y así poder estar preparados para abordar la nueva movilidad.  Por ejemplo, la aparición del vehículo autónomo exige que las autopistas puedan estar conectadas con ellos para garantizar la seguridad, la gestión y el correcto monitoreo. Al mismo tiempo, una autopista inteligente y conectada genera un sinfín de datos que luego se pueden transformar en conocimiento para la toma de decisiones.

La digitalización es un factor que está cambiando el paradigma de la movilidad: información en tiempo real, vehículos conectados y autónomos, incremento de las transacciones electrónicas, interoperabilidad entre servicios y dispositivos, viajes más cómodos y sin barreras, mejor mantenimiento de las infraestructuras, mayor seguridad. 

Según datos de Abertis, hay actualmente en todo el mundo unos mil millones de vehículos en la carretera y prevén que en 2050 se puedan alcanzar los cuatro mil millones. Esto presupone unos niveles de tráfico, atascos y contaminación que la sociedad no puede soportar, y las medidas que hay que tomar deben ser inmediatas y basadas en la eficiencia y la sostenibilidad. 

Las empresas como Abertis, encargadas de gestionar autopistas, son conscientes de todos estos cambios y por eso impulsan proyectos orientados a los nuevos desafíos de la movilidad, como la preparación de las autopistas para los vehículos eléctricos, conectados o autónomos. Estas vías de alta calidad, "que serán una realidad en la próxima década", apuntan desde la compañía, ofrecerán información en tiempo real del tráfico, anticipándose a las incidencias y reduciendo la siniestralidad.

 Desde Abertis ponen como ejemplo el Proyecto Garage, firmado con IBM, que se trata de un "garaje de innovación", cuentan, que permite utilizar nuevas tecnologías como el Internet de las Cosas, la inteligencia artificial o el big data para realizar un mejor mantenimiento de las autopistas y gestionar mejor el tráfico, así como "reducir el impacto ambiental, que redundará en un mejor servicio a los usuarios", cuentan. Este proyecto "identifica innovaciones a partir de tecnologías maduras y que se puedan implementar en muy poco tiempo".

Otro de los objetivo y estrategias a abordar es la  descongestión y descarbonización del tráfico. En este sentido Abertis informa que está instalando en las autopistas que gestionan puntos de recarga o 'electrolineras' para vehículos eléctricos y o híbridos enchufables, incluido el hidrógeno. 

Pero la transformación en la movilidad y pensar en ella como un servicio (MaaS) incluye también la digitalización de los métodos de pago en las autopistas a  través de impulsar soluciones de movilidad con la implantación en multitud de países de proyectos de peaje sin barreras. Esto ayuda a descongestionar de tráfico las carreteras y,  por ende, la reducción de atascos y embotellamientos en momentos clave u horas punta, lo que implica una reducción de las emisiones de partículas y gases a la atmósfera, un reto al que hay que llegar de inmediato ya que el planeta nos está avisando de que ya no hay vuelta atrás y si no propiciamos el cambio inmediatamente las consecuencias serán irreversibles. 

En definitiva, teniendo en cuenta todo esto se puede hablar de movilidad del futuro o ya de movilidad del presente. Sea como fuere, hay muchos retos que se plantean en esta materia y las empresas que gestionan las vías deben estar preparadas. Por este motivo, Abertis establece una convergencia de infraestructuras de carreteras con las nuevas tecnologías. El objetivo es ponerse al servicio de  la movilidad para que sea más segura, inteligente y sostenible. 

Todo ello con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 presentes y para la compañía los fondos Next Generation son ese catalizador para conseguirlos a través de la colaboración público-privada. Es decir, la clave de todo esto es posicionar la movilidad como servicio (MaaS).

REALIZADO POR ECOBRANDS

Este contenido ha sido elaborado por EcoBrands, unidad de Branded Content de elEconomista

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin