ESP500

Campofrío se anticipa a las necesidades del nuevo consumidor

  • Campofrío apuesta por seguir profundizando en el comportamiento del consumidor para adaptarse así a sus nuevas necesidades
Fábrica de Campofrío La Bureba (Burgos)

La pandemia global ha alterado muchos aspectos de la vida diaria, entre ellos la manera de consumir, por lo que el reto de las empresas pasa por saber adaptarse y dar respuesta a las nuevas necesidades. Para ello, las compañías deben escuchar, más que nunca, a consumidores y clientes.

El año 2020 ha puesto a prueba a todos los sectores, sin embargo, los periodos de crisis también pueden suponer una oportunidad. Ejemplo de ello, es Campofrío, la empresa líder en elaborados cárnicos que ha sabido adaptarse de manera rápida a los cambios del mercado. A través de la innovación aplicada a su amplio portfolio de marcas líderes como Campofrío, Navidul, Revilla, Campofrío Frescos y la licencia de Oscar Mayer, la compañía ha conseguido atender las cambiantes necesidades de los clientes.

Esta capacidad de adaptación a las nuevas situaciones es posible gracias al compromiso y la unión de las cerca de 2.900 personas que forman parte del equipo de la compañía, a la coordinación entre departamentos y a la colaboración de toda la cadena de suministro desde las granjas, a los transportistas o la distribución. Y es que, ante la situación vivida, la agilidad y la flexibilidad para atender las cambiantes necesidades se han vuelto valores esenciales en las compañías.

Teniendo en cuenta el nuevo panorama de consumo, en el ámbito comercial Campofrío seguirá apostando por la calidad como base de sus productos; reforzará las referencias y formatos que resultan más prácticos para cocinar; asegurará la producción de los productos con una mayor demanda, como son las pizzas o las salchichas; y mantendrá el compromiso de apoyar a las tiendas de cercanía, que constituyen unos negocios clave para reactivar la economía desde el consumo y generar así comunidades más sostenibles, que resistan mejor a las crisis.

En cuanto a sus centros de producción, su objetivo es seguir invirtiendo en sus fábricas para atender de la forma más eficiente a clientes y consumidores y, de esta manera, mejorar su capacidad competitiva y de crecimiento para asegurar la sostenibilidad, el desarrollo económico y el empleo.

La compañía exporta sus productos a más de 60 países en los cinco continentes

Este crecimiento se traducirá también en términos de exportación. Desde las plantas de Campofrío y Campofrío Frescos llevan productos a más de 60 países de los cinco continentes. En este sentido, destaca la unidad de negocio de Campofrío Frescos en España, ya que desde ahí se envía el 50% de la producción a más de 30 países, entre los que predominan: China e India en Asia, Canadá y México en América, y Francia, Italia, Alemania en Europa.

Estrategias

Por todo ello, y con vistas a futuro, la estrategia de Campofrío se basa en seguir profundizando en el comportamiento del consumidor para anticiparse a sus necesidades; continuar ofreciendo las mayores garantías de calidad en sus productos y fortalecer las marcas a través de la innovación.

De hecho, el equipo de I+D de Campofrío innova constantemente para crear nuevas gamas y productos que satisfagan las necesidades de los consumidores en términos de salud, conveniencia e indulgencia, y seguir mejorando los ya existentes. De esta manera, la compañía se mantiene a la vanguardia experimentando tanto con nuevas tecnologías como con técnicas tradicionales y desafiando el statu quo en el sector.

Sostenibilidad y digitalización, entre las estrategias de Campofrío

Otro de sus pilares pasa por adoptar principios de sostenibilidad en todo el proceso de desarrollo de sus productos, desde su diseño hasta su comercialización. Así, la compañía seguirá reforzando la implantación de un modelo de negocio sostenible basado en la optimización del consumo energético en las fábricas, la mejora de la eficiencia de sus sistemas de transporte y logística, y la creación de soluciones más sostenibles para sus envases que, a la vez, garanticen la seguridad y calidad de sus productos.

Finalmente, la compañía seguirá apostando por la necesaria transformación digital de toda su cadena de valor -desde las fábricas, hasta la distribución o el comercio online- para adaptarse al nuevo paradigma tecnológico y a las necesidades de los clientes.

Interior de la fábrica de Campofrío La Bureba

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin