15 Aniversario

La necesaria transformación

Jawaharial Nehru, quien fue primer ministro de la India, dijo: "Las crisis, cuando ocurren, tienen al menos la ventaja de que nos obligan a pensar." Esta cita encaja con nuestra situación actual. Tras la pandemia es el momento de preguntarnos en la "nueva normalidad", ¿queremos vivir como antes o hay cosas que deseamos cambiar?, ¿sabemos aprovechar esta crisis para salir más reforzados? Es un buen momento para planteárnoslo.

Hace poco leía un artículo enmarcado en el XV aniversario de El Economista que analizaba los últimos 15 años de la historia económica en España. La pieza recorría desde el boom del ladrillo, pasando por la crisis económica de 2008 hasta la llegada de la pandemia. Nadie podía imaginar que El Economista escribiría sobre una pandemia mundial ni que las compañías tuviésemos que actuar en un panorama tan distinto como el actual. Sin embargo aquí estamos, nos hemos levantado y transformado para adaptarnos.

El pico de la pandemia ha pasado pero ahora nos toca lidiar con otro escenario y con las consecuencias de una crisis que se ha infiltrado en todas las capas tanto del contexto económico, como del social y el medioambiental. Estamos ante una realidad en la que todo está siendo cuestionado, nuestra forma de relacionarnos e interactuar, nuestros modelos económicos y de negocio, nuestra forma de tratar el planeta y nuestra aproximación a la salud y el bienestar. En resumen, se están cuestionando nuestras prioridades y si el orden en el que las hemos situado hasta ahora era el adecuado.

Y es que precisamente ahora en el nuevo contexto el reto para las compañías, instituciones y gobiernos va a estar en saber detectar estas prioridades, ubicarlas y reorganizarlas. Un estudio de la consultora estratégica McKinsey que analiza el nuevo contexto post covid identifica el auge del e-commerce, la llegada de una ola de innovación de la mano de nuevos emprendedores, cambios en las cadena de suministro, la apuesta por cuidar del medioambiente o la revisión de nuestros sistemas sanitarios como principales tendencias y preocupaciones tras la pandemia.

En este nuevo escenario, es necesario que las compañías hagamos un intenso proceso de transformación para ser capaces de dar respuestas y ofrecer soluciones apropiadas a las nuevas prioridades de la sociedad. Y debemos hacerlo teniendo claro nuestra responsabilidad, dejándonos guiar por nuestros valores y propósito y poniendo al consumidor en el centro de nuestras decisiones.

Queremos ser neutros en carbono para 2040, que nuestros plásticos sean reciclables en 2030, y devolver a la naturaleza el agua de nuestras bebidas

En Coca-Cola somos conscientes de esto y por eso hemos iniciado el mayor proceso de transformación de nuestra historia con el objetivo de configurar una organización más dinámica y más conectada. Una organización que apuesta por lo que funciona, por sus marcas líderes, por nuevos hábitos de consumo, pero que a la vez repiensa sus productos para garantizar el bienestar y la salud de sus consumidores, reduciendo el azúcar en sus bebidas. Una organización que quiere crecer pero no a costa del planeta, sino con él, y por eso trabaja para construir un negocio sostenible y descarbonizado. Una organización que sabe que el futuro es digital y de los jóvenes y por ello apuesta por orientar sus campañas por esa vía y por impulsar proyectos sociales que potencien sus habilidades para el futuro.

Apostamos por hacer más e ir más lejos, marcándonos objetivos y compromisos ambiciosos que estén en línea con las prioridades sociales actuales. Nos ponemos como meta ser neutros en carbono para 2040, sabiendo que nuestro planeta necesita el respiro, avanzamos en ecoinnovación, retándonos para que el 100% de nuestros plásticos sean reciclados o renovables en 2030, nos comprometemos a devolver a la naturaleza el 100% del agua que contienen nuestras bebidas a través de proyectos locales que contribuyen a preservar los ecosistemas. Nos comprometemos con la salud de nuestros consumidores, sabiendo que queremos contribuir a su bienestar, promoviendo la reducción de azúcar de nuestras bebidas y las marcas zero o sin calorías. Y aunque el 63% del volumen de ventas en España proviene ya de bebidas bajas en o sin calorías queremos seguir avanzando e ir más lejos en los próximos años.

Y es que sabemos que a través de nuestros compromisos nos trasformamos en una compañía mejor, una compañía que como decía Nehru, reflexiona tras una crisis, identifica las oportunidades de crecimiento y se decide a hacerlo de la forma correcta.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin