Vivienda - Inmobiliario

Kömmerling: "La rehabilitación del parque edificatorio español puede reducir un 90% el consumo energético"

  • "Existen Comunidades Autónomas cuyos plazos para solicitar los FNG están a punto de finalizar y otras en las que ni siquiera se han abierto las convocatorias"
  • "Una correcta rehabilitación energética del parque edificatorio español puede reducir hasta en más de un 90% el consumo energético del país"
Javier Bermejo, director general de Profine Iberia Kömmerling
Madrid

La rehabilitación de edificios es necesaria a la hora de lograr una mayor eficiencia energética dentro de una vivienda y es por ello que la inversión 1 del componente 2 del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) contempla un programa de rehabilitación para la recuperación económica y social en entornos residenciales. Sin embargo, Javier Bermejo, director general de Profine Iberia Kömmerling, denuncia que las ayudas europeas no se están ejecutando a un ritmo adecuado y piden un PERTE específico para el sector.

¿Qué tipo de inversiones deberían realizarse con los fondos Next Generation en el sector inmobiliario para que sean más eficientes?

Las ayudas de los fondos Next Generation deben entenderse como un mecanismo para renovar nuestro parque edificatorio, que en la actualidad es uno de los más envejecidos de Europa y responsable del 30% del consumo energético en el país. Aprovechar los Next Generation para llevar a cabo proyectos integrales de rehabilitación en edificios y grandes bloques sería una de las mejores rutas para alcanzar los objetivos energéticos de 2030 y hacer frente a la actual crisis energética. Sin embargo, realizar rehabilitaciones integrales en las que se refuerce el aislamiento de toda una fachada y se modifiquen las carpinterías por unas nuevas de altas prestaciones, no siempre es posible y, en ocasiones, ponerse de acuerdo con toda la comunidad de vecinos se convierte en tarea difícil. Pero las actuaciones también pueden realizarse individualmente en una familia, en el caso del cambio de elementos de la envolvente, como por ejemplo sustituir ventanas viejas por ventanas nuevas más aislantes y eficientes, ya es susceptible de recibir ayudas, estas actuaciones muy fáciles de activar van generando por propagación miles de actuaciones y con todas en su conjunto se obtienen mejoras muy significativas. Por otro lado, las rehabilitaciones integrales pueden ser la mejor opción para edificios de la Administración, o aquellos patrimonialistas que gestionan inmuebles, ya sea en régimen de alquiler u otras explotaciones terciarias como residencias de estudiantes, tercera edad, etc. Este tipo de rehabilitaciones integrales son más costosas que modificar un único elemento constructivo, por tanto, los FNG se convierten en una herramienta con la que poder hacer frente a este tipo de actuaciones.

¿Cuál es la mejor estrategia a la hora de sacar rentabilidad a los fondos de cara a devolver la parte reembolsable?

Si nos centramos en las ayudas aplicadas a la rehabilitación, teniendo en cuenta los precios de la energía actual, el retorno de las inversiones está prácticamente garantizado a largo plazo. Pero el objetivo debe ser que ese retorno se produzca en el menor tiempo posible y para eso es importante que centremos la estrategia no solo en cumplir con los requisitos establecidos para la adquisición de los fondos sino en lograr la mayor reducción posible en cuanto a consumo energético de la vivienda.

Para esto es necesario un análisis de punto de partida profesional para ver dónde se encuentran los puntos débiles o principales puntos de fuga de temperatura en la vivienda. En el caso de la vivienda particular o unifamiliar el certificado energético inicial que se exige, por ejemplo, no debe ser un mero trámite, sino que debe analizar la situación real de la vivienda y aportar conclusiones sobre la mejor estrategia coste-beneficio para reducir nuestro consumo energético.

Obviamente cuanto peor sea el punto de partida, más rápido se producirá la recuperación del gasto. En ocasiones la opción óptima radica en realizar dos actuaciones; mientras que, en otros casos, una sola actuación puede ser la mejor decisión. Un buen ejemplo son las viviendas donde todavía se conservan las ventanas correderas de aluminio convencionales, tan comunes hace unos años, en este caso solo con la sustitución por ventanas de alta eficiencia ya supone una diferencia sustancial en la demanda de energía que ayudará a recuperar la inversión a buen ritmo a la vez que se mejora notablemente el confort en la vivienda.

¿Debería existir más colaboración público-privada a la hora de gestionar estas ayudas? 

Sí, en estos meses ha quedado demostrado que el usuario tiene problemas a la hora de acceder a estas ayudas. Está concienciado con la importancia de la eficiencia energética, su efecto en los consumos energéticos y quiere mejorar su vivienda, pero ve complejo el acceso a estas ayudas. En realidad, el proceso no es complejo, pero a la hora de su gestión existe la necesidad de generar una serie de documentos para su gestión que hace que una parte de los posibles beneficiados se vea sin los conocimientos o herramientas necesarias para su tramitación, por eso la figura del agente rehabilitador toma protagonismo, siendo una pieza clave para que el usuario no perciba este proceso como algo imposible y desista de su solicitud.

Si las administraciones públicas no simplifican el acceso a estas ayudas, somos las empresas del sector quienes debemos hacer un esfuerzo y ser un nexo entre el beneficiario y la administración pública. En este aspecto, por ejemplo, en Kömmerling hemos lanzado una campaña en la que parte de nuestra Red Oficial asesora y ayuda al usuario final con la gestión de las subvenciones.

¿El ritmo de ejecución de los fondos Next Generation es el adecuado? ¿Se van a ejecutar los fondos en plazo o se tendrá que devolver una parte?

No, el ritmo no ha sido ni está siendo el adecuado. A nivel nacional nos encontramos ante una situación muy dispar. Existen Comunidades Autónomas cuyos plazos para solicitar los FNG están a punto de finalizar y otras en las que ni siquiera se han abierto las convocatorias. Esto sumado a la complejidad que comentábamos referente a la gestión, hace que en muchos casos los FNG no se vayan a solicitar por falta de tiempo. Detectamos que existe una desigualdad entre Comunidades Autónomas que, teniendo en cuenta que son fondos europeos, no debería darse. A esto hay que añadir que en aquellas CCAA en las que ya están convocadas las ayudas y comienzan a presentarse expedientes, la gestión está siendo mínima y, peor aún, casi no se está recibiendo respuesta por parte de la Administración.

Sabemos que en algunas comunidades se están planteando hacer campañas de sensibilización del usuario, para que este conozca y solicite las ayudas, nosotros en cambio, le estamos pidiendo a la Administración que haga campañas internas entre las propias administraciones para que se establezcan las herramientas que permitan dar respuesta en tiempo y forma a las solicitudes que se presentan, esta será la mejor garantía de que los Fondos se solicitarán y usarán, en caso contrario nos encontraremos con miles de ciudadanos frustrados que han solicitado las ayudas y no tienen respuesta o esta tarda mucho.

¿Será necesario que la Comisión Europea prorrogue el plazo de ejecución?

Entendemos que si la Administración agiliza la tramitación, los plazos completos que se han establecido para la inversión de los Fondos podría ser suficiente, pero no está en manos de la Comisión Europea, depende más de que la administración española lo acelere, vemos como en otros países de nuestro entorno, el ritmo de inversión a través de este mecanismo está siendo mucho más rápido, no entendemos primero porque se ha retrasado tanto en España en su convocatoria y después, una vez convocados, porque se tarda tanto en tramitarlos.

¿Es necesario un PERTE específico para el sector vivienda?

Sí, sobre todo si tenemos en cuenta que una correcta rehabilitación energética del parque edificatorio español puede reducir hasta en más de un 90% el consumo energético del país. Este dato es suficientemente relevante como para plantearse desarrollar iniciativas concretas y directas que favorezcan la rehabilitación energética de viviendas y edificios. Al margen de esto, no hay que olvidar que el sector de la construcción en España supone cerca de un 12% del PIB y proporciona empleo a más de 1,3 millones de personas.

¿Pueden las empresas del sector vivienda beneficiarse del Kit Digital? ¿Qué beneficios trae la digitalización para ellas?

Tal y como indican desde el Gobierno de España, pueden beneficiarse del Kit Digital la pequeña empresa y los autónomos, que son quienes posiblemente más lo necesiten. Ya que las grandes empresas hemos realizado ya esa transformación digital y las nuevas tecnologías forman parte de nuestros procesos productivos y la gestión de equipos. En el ámbito de la pequeña empresa y los autónomos este kit resulta de gran ayuda para mantenerse actualizados y mejorar sus oportunidades de negocio. Hoy en día, todo pasa por el mundo digital, desde la solicitud de un presupuesto para cambiar unas ventanas hasta la emisión de una factura. Este kit permite a los negocios más pequeños seguir conectados a las demandas del consumidor y adaptarse a los nuevos hábitos del consumidor.

¿Estáis percibiendo interés por parte del posible beneficiado en solicitar las ayudas ante una actuación en materia de eficiencia energética en su vivienda?

Absolutamente, el número de solicitudes de información ha crecido significativamente en las últimas semanas, el incremento experimentado en los costes de la energía también está siendo un motivo para que se planteen actuaciones de mejora de la eficiencia energética de la vivienda. Sin embargo, el problema que nos encontramos en muchas ocasiones es que, a pesar del interés, muchas familias no siempre cuentan con los recursos necesarios para invertir en una actuación que, por otra parte, suele suponer un desembolso importante para la económica doméstica. Por eso toman especialmente importancia las ayudas, porque estas podrían ser el elemento necesario para que estas familias puedan mejorar la calidad de sus viviendas. A partir de ahí, volvemos a mirar a la Administración, porque estamos detectando ciertos niveles de desconfianza por parte del usuario en la adjudicación de las ayudas, la pregunta que muchas veces se repite es: ¿qué pasa si después de hacer la actuación no cobro las ayudas? Y esto es algo muy perjudicial para todo este proceso, la Administración tiene que hacer sus deberes para que un usuario no ponga en duda que, una vez cumplidos los requisitos para acceder a las ayudas, estos recibirán su ayuda en un plazo de tiempo conocido y que, además, debe ser corto.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments