Universidades

Tras la Selectividad, comienza la verdadera carrera de fondo hacia la universidad

Una vez obtenidos los resultados de selectividad, y después de dos duros años de Bachillerato, comienza para muchos la carrera hacia la universidad. Una de las primeras pruebas de esta carrera de fondo es decidir el grado que se quiere cursar. Esta decisión parece en principio tarea fácil pues, en la mayoría de las ocasiones, suele estar condicionada por dos cuestiones; la vocación o las oportunidades profesionales.

Algunos desde muy temprano tienen claro los estudios que desean cursar para poder dedicarse profesionalmente a aquello que verdaderamente les llena como personas. Otros, por el contrario, se decantan por estudios que les aseguran un amplio abanico de oportunidades profesionales una vez obtenido el título. Ambas posturas son válidas pero, ¿realmente el camino hacia la universidad es así de sencillo?

Este interrogante tiene para algunos una fácil solución pero la inmensa mayoría de los estudiantes que desean acceder a la universidad se suelen encontrar con condicionantes que no hacen el camino tan llano como esperaban. La nota de corte, la elección del centro en el que cursar los estudios y, ahora más que nunca, el factor económico, son algunas de las trabas que tienen que superar.

La famosa y temida nota de corte es uno de los primeros obstáculos. En múltiples ocasiones los sueños de muchos chavales se ven truncados al no poder acceder a los estudios que desean tan sólo porque la nota obtenida en selectividad está unas décimas por debajo de la nota de corte de ese año. Desafortunadamente esta situación es muy común y suele desmoralizar a los chavales que ven como todos los meses de trabajo y dedicación no han tenido el resultado que esperaban.

El segundo gran problema, que suele venir de la mano de la insuficiencia de nota y con ello el no acceder a la universidad pública, es el factor económico. En una situación de crisis económica como la que estamos viviendo muchas familias ven peligrar el futuro de sus hijos al no poder hacer frente a la inversión que supone una universidad privada.

Ante esta situación Fuensanta Tascón, Responsable de Marketing de La Salle Centro Universitario, un Centro adscrito a la Universidad Autónoma de Madrid, nos comentaba: "Nuestra recomendación a todos los alumnos de bachillerato que se van a presentar a la PAU y quieren ir a la universidad es que tengan preparado, con tiempo, un plan B por si no pueden acceder a la Universidad Pública por no tener la nota requerida. Los centros adscritos a las universidades publicas, por ejemplo, son una alternativa poco conocida pero a tener muy en cuenta. En centros como el nuestro se pueden estudiar carreras como Fisioterapia, Maestro de Infantil o Primaria con notas de 5 y a precios que distan mucho de los de las universidades privadas".

Y añade, "como esta, hay otras opciones que te pueden permitir acabar estudiando lo que siempre soñaste. Pero hay que investigar, preguntar, comparar, tener claros los distintos caminos. No se trata de improvisar en el último momento cuando te dan la nota de la PAU. Es una gran decisión y nosotros procuramos insistirles en que investiguen, comparen las ofertas con criterio y que tengan preparadas esas posibles alternativas".

Notas de corte, precios, la elección de la carrera y el centro donde estudiarla. La verdadera carrera de fondo hacia la universidad no concluye tras la selectividad, sino que da comienzo una vez se ha realizado la prueba de acceso. Una dura andadura cargada de elecciones e importantes decisiones que tomar, pero valdrá la pena todo el esfuerzo invertido una vez que lleguemos a la meta: cursar los estudios deseados. Para ello tan sólo hace falta para plantarse ante los obstáculos y buscar las mejores alternativas para superarlos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2

Enrique
A Favor
En Contra

Una vez pasada la Selectividad, a lo largo de todas las carreras. Hay que seguir superando exámenes y mejorando la nota media para, después, acceder al doctorado, conseguir una plaza de investigador, aprobar el MIR o cualquier otra prueba equivalente. Y suele suceder que, al final, después de tantos años, cuando uno decide abandonar lo académico, descubre que lo que ha aprendido no tiene mucho que ver con lo que realmente necesita para resolver las situaciones reales que le plantea su profesión.

http://www.otraspoliticas.com/educacion/selectividad

Puntuación -1
#1
A Favor
En Contra

esto no es asi

Puntuación 0
#2