Turismo y Viajes

Dolce by Wyndham Sitges Barcelona, un oasis de lujo en el Mediterráneo

Situado en un entorno idílico, el nuevo Dolce by Wyndham Sitges Barcelona ha reabierto sus puertas para ofrecer el máximo confort. De la mano del estudio de diseño Rose Ink Workshop, afincado en Miami, el hotel ha evolucionado para ser un destino en sí mismo donde cada rincón y cada detalle se convierten en una experiencia para disfrutar, comunicar y compartir. 

El nuevo Dolce Sitges ofrece una experiencia de lujo relajado donde cada rincón y cada detalle se pueden comunicar y compartir. Lo hace 15 años después de abrir sus puertas para rendir homenaje al Mediterráneo y a sus clientes con una experiencia inspiradora, basada en una estancia inolvidable, nuevas instalaciones de vanguardia y una ubicación privilegiada, Sitges, a media hora de Barcelona y a 25 minutos del aeropuerto.

El mar que baña la localidad de Sitges inspira la paleta de colores y texturas de cada una de sus habitaciones y suites, así como sus dos restaurantes exclusivos y cuatro bares de diseño y el estimulante Dolce Vital Spa, para crear el entorno ideal donde disfrutar del tiempo, conectar con nuestro cuerpo y recargar las pilas.

Pensadas para desconectar, relajarse y dejarse llevar, las 263 nuevas habitaciones y suites se inspiran en el Mediterráneo con tejidos customizados, mobiliario en colores suaves y grandes ventanales. Detalles en madera y una paleta de colores que rinden homenaje al mar se combinan con una decoración minimalista, en habitaciones inundadas por luz natural, con impresionantes terrazas.

Todo ello da como resultado unas habitaciones llenas de luz con terrazas privadas panorámicas de madera, algunas de ellas equipadas con bañera de hidromasaje, ideales para sentir, recargar, disfrutar y compartir. Smart TV de 55" con canales internaciones, conexiones HDMI, USB y wifi de alta velocidad aportan el toque tecnológico a las estancias más amplias en Sitges, donde descubrir una nueva faceta del Mediterráneo.

Cuatro piscinas exteriores climatizadas con energía solar permiten disfrutar de un relajante baño desde abril hasta octubre. Con un nuevo suelo de madera de cumarú, junto con tumbonas refrescantes y cómodas, las piscinas brindan la oportunidad de gozar, durante casi todo el año, del sol y el agua en un contexto inmejorable, en un auténtico oasis mediterráneo bañado por el cálido sol de Sitges y sus más de 300 días de sol al año.

Para los amantes del wellness, Dolce Vital Spa reabre sus puertas convertido en un santuario de bienestar, un espacio evocador y estimulante, con un nuevo diseño, en colores blancos y azules pálidos, que inducen a una experiencia revitalizadora y de calma. Dispone de ocho salas de tratamientos, donde se respira un ambiente de exclusividad y tranquilidad ideal para sumergirse en sofisticados tratamientos y masajes donde olvidarse del mundo exterior.

Con la panorámica más espectacular de Sitges y vistas al mar, la zona de aguas está compuesta por una piscina climatizada, jacuzzi, sauna seca, baño de vapor, fuente de hielo y una impresionante terraza solárium con forma de balcón.

El spa más grande de Sitges se complementa con un nuevo gimnasio, que incorpora la última tecnología de la gama más elevada de Technogym, así como distintas áreas para un trabajo completo: una zona de peso libre y funcional, con máquina de Kinesis, una zona con equipamiento de fuerza y la zona cardiovascular.

Para saborear el entorno, Dolce Sitges presenta una renovada oferta gastronómica en nuevos espacios, abiertos al mar y diseñados con materiales que transportan al comensal a la más pura esencia mediterránea. Sus dos restaurantes y cuatro bares han sido rediseñados para disfrutar, compartir y fusionarse con el entorno, también a través del paladar. Los ingredientes, procedentes de productores locales, son los protagonistas de la cocina del chef Jaume Balada, un homenaje al producto de proximidad y al paisaje mediterráneo.

Suelo de cerámica artesanal y paredes de yeso texturizado se combinan con olor a lavanda y una increíble terraza panorámica con vistas al parque natural del Garraf en el nuevo Restaurant Esmarris, la representación más fidedigna del Mediterráneo. En el Restaurant Verema, una escultural escalera de caracol conduce hasta un restaurante que mira al mar a través de un extenso jardín y que transporta al comensal a una aventura gastronómica fresca, dinámica y saludable, con una nueva experiencia de showcooking incluida.

La experiencia gastronómica se completa con el Bar Malvasia, donde disfrutar de más de 50 variedades de ginebras en un nuevo espacio versátil y sofisticado; el moderno bar de diseño Deli Bar, la propuesta desenfadada del hotel, donde disfrutar de un servicio rápido con una amplia selección de productos de proximidad elaborados al momento; el bar terraza Alea Lounge, donde degustar una amplia selección de cócteles y una cocina basada en el tradicional asador Argentino con horno de leña y vistas al mar; y el pool-bar Cala Morisca, el bar más exótico del hotel para acompañar el baño con los sabores más refrescantes.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0