Turismo y Viajes

Alemania recuerda los 30 años de la caída del muro de Berlín

Este sábado 9 de noviembre se cumplirán 30 años de un acontecimiento determinante no sólo en la historia de Alemania, sino también en la historia colectiva de Europa. La caída del muro de Berlín, en la noche del 9 de noviembre de 1989, marcó un antes y un después, una transición simbólica y práctica hacia un nuevo mundo alentado por la Glásnost de Mijaíl Gorbachov, en el que la guerra fría quedaba relegada al pasado y donde las dos Alemanias pudieron, por fin, reconciliar sus caminos.

Para rememorar aquella noche histórica y repasar sus muchas implicaciones, el Goethe-Institut de Madrid ha acogido esta semana una excepcional mesa redonda con tres testigos directos de aquel momento irrepetible: Riccardo Ehrman, corresponsal italiano de la agencia ANSA; Ignacio Sotelo, catedrático de Ciencias Políticas, que entonces vivía en Berlín; y Susanne Pfingsten, periodista de Telemadrid, que cubría la caída del muro para la cadena de televisión nacida ese mismo año.

El evento, organizado con la colaboración de la Embajada de Alemania y la Oficina Nacional Alemana de Turismo, ha congregado a numeroso público curioso por conocer el testimonio de estas tres personas que tuvieron el privilegio de vivir en primera línea un acontecimiento histórico, pues todos ellos se encontraban en Berlín aquel  noviembre de hace tres décadas.

En el caso de Riccardo Ehrman la vinculación es, si cabe, más directa, puesto que el periodista italiano participó en la rueda de prensa en la que el Politburó del Partido Socialista Unificado de Alemania anunció que los alemanes de la República Democrática Alemana (RDA) tendrían en adelante libertad para viajar. Precisamente fue Ehrmann quien interpeló a Günter Schabowski, portavoz del Politburó, sobre la inmediatez de los permisos de viajes y, de alguna manera, precipitó con su pregunta los acontecimientos. Tras aquella rueda de prensa histórica, la misma noche, miles de alemanes salieron a la calle, treparon el muro y -por fin- pudieron pasar sin que nadie se lo impidiera a la República Federal Alemana.

El "tristemente famoso" muro de Berlín estuvo en pie 28 años, 2 meses y 27 días, como ha recordado en el Goethe-Institut Christoph Dorschfeldt, consejero de Cultura de la Embajada de Alemania en Madrid. Fue un tiempo demasiado largo y sus consecuencias aún se perciben. "Todavía quedan algunos muros por derrumbar, barreras mentales y clichés que persisten en la mente de ciertas personas", afirmó Ulrike Bohnet, directora de la Oficina Nacional Alemana de Turismo en Madrid, para reivindicar a continuación el papel crucial del turismo a la hora de derribar esos muros mentales.

Sin duda, el turismo es una de las actividades que más decisivamente contribuyen a unir a los pueblos, ampliando la visión del mundo que tienen las personas y la comprensión de otras realidades. Desde el año 1993, cuando Alemania comenzó a realizar estadísticas de viajeros, el turismo ha crecido exponencialmente para este destino y la reunificación del país iniciada en 1990 se ha consolidado en paralelo. Las pernoctaciones de viajeros internacionales han pasado de 34,7 millones a 87,7 millones entre 1993 y 2018, y Alemania se ha afianzado como el segundo destino turístico de Europa por detrás de España en términos de pernoctaciones.

La reunificación de las dos Alemanias y el fin de las restricciones para viajar de los alemanes del Este supusieron, entre otras muchas cosas, un enorme enriquecimiento cultural para el conjunto de los europeos. Y, ya sólo por eso, 30 años después continúa habiendo mucho que celebrar cada 9 de noviembre.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.