Tecnología

El misterio de 'Charlotte', el chip con el que Huawei ha eludido las sanciones de EEUU

  • El semiconductor ha sido fabricado por SMIC
El chip Kirin 9000s de siete nanómetros está integrado en el Mate 60 Pro de Huawei. Bloomberg.
Madridicon-related

En las novelas del agente George Smiley, el principal antagonista es Karla, nombre en clave de un veterano espía soviético sumamente escurridizo que constituye el principal quebradero de cabeza del MI6 británico en el universo de John LeCarré. Ahora, y al igual que el adversario de Smiley, otro criptónimo está generando preocupación y desconcierto al otro lado del Atlántico. Se trata de 'Charlotte', término utilizado por la empresa china SMIC para denominar el chip Kirin 9000s integrado en el Mate 60 Pro de Huawei, un semiconductor que, en teoría, ninguna firma china tenía capacidad de fabricar debido a las sanciones de EEUU sobre la exportación hacia el país asiático de materiales para la manufactura de semiconductores.

El pasado 29 de agosto, Huawei presentó el Mate 60, nuevo dispositivo de su línea de smartphones de gama alta que tiene a Estados Unidos desconcertado. Por un lado, este teléfono, que cuenta con importantes avances en la cámara y la batería, contiene más componentes de origen chino que su predecesor: aproximadamente el 47% de sus elementos son chinos, un 18% más que el Mate 40. Por otro lado, el nuevo dispositivo puede conectarse a la red 5G, así como realizar llamadas satélite, gracias al Kirin 9000s de siete nanómetros desarrollado por SMIC, un 'SoC' (System on a Chip) que integra numerosos componentes de un sistema electrónico en un mismo chip.

Es decir, China ha eludido las sanciones estadounidenses, así como de otros aliados de EEUU como Japón o Países Bajos, para producir un smartphone "de cosecha propia" integrado con un chip avanzado inferior a los 14 nanómetros. Como resultado, el Congreso estadounidense emitió un informe el pasado mes de noviembre destinado a averiguar la forma en la que dos firmas chinas como Huawei y SMIC -sujetas a sanciones en 2019 y 2020, respectivamente- han logrado desarrollar chips de última generación.

En este sentido, una posible explicación es que SMIC haya modificado chips de anteriores generaciones, como el Kirin 9000 incorporado en el Mate 40. Otra es que, simplemente, China haya importado productos antes de la entrada en vigor de las sanciones. En este sentido, el informe señala que China compró, entre enero y agosto de este año, un 96,1% más máquinas para la fabricación de chips de origen neerlandés que en el mismo periodo en 2022.

En cualquier caso, la firma ha encontrado una fórmula para producir chips de 7 nanómetros, los cuales, teóricamente, sólo pueden elaborarse con máquinas EUV (Litografía Ultravioleta Extrema, en inglés) fabricadas por la empresa neerlandesa ASML. Máquinas que, por otra parte China no puede adquirir. En este sentido, SMIC parece haber logrado lo imposible gracias al empleo de instrumentos DUV (Litografía Ultravioleta Profunda, en inglés), herramientas que se utilizan para la elaboración de chips de entre 65 y 300 nanómetros.

Una máquina de litografía EUV. ASML.

Sin embargo, este método implica un margen de error amplio, ya que los chips a elaborar son más pequeños de lo habitual, lo cual incrementa los costes. Se trata de una fórmula de ensayo y error que, por lo que parece, ha funcionado bien para SMIC. En este sentido, un trabajador vinculado al desarrollo de 'Charlotte' indicó en declaraciones a Financial Times que el 'desempeño de la producción' (production yield, en inglés) de este chip ha llegado a ser, momentos antes de su fabricación en masa, del 30%. Casi siete chips defectuosos por cada tres válidos, una ratio que, según dicho empleado, es buena dado el contexto de sanciones en el que opera SMIC, aunque alejado del 90% considerado óptimo para una producción masiva en el mercado de smartphones.

Por otro lado, existen sospechas de que, para la fabricación de 'Charlotte', se han utilizado métodos de espionaje. En este sentido, el pasado mes de febrero, ASML comunicó una brecha en el sistema, denunciando el robo de datos acerca de sus máquinas por parte de un antiguo empleado ubicado en China. Actualmente, dicho ex-asalariado de ASML se encuentra trabajando para Huawei, según ha revelado una investigación del diario neerlandés NRC.

El quiebro por parte de Huawei y de SMIC a las sanciones parece más propio del base Allen Iverson que de dos gigantes tecnológicos, ya que, según la propia Huawei, el nuevo ordenador portátil Qingyun L540 está equipado con el chip Kirin 9006C de cinco nanómetros. Es decir, un chip creado a partir de Charlotte. En definitiva, la guerra comercial entre EEUU y China, que encuentra en el sector tecnológico su principal teatro de operaciones, parece haber entrado en una nueva dimensión muy inesperada para Washington.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud