Status

Cosmética adaptativa: la idea genial de la industria para tener cremas 'a medida' en tu propia casa

  • El futuro pasa por la 'customización' o personalización de cada producto al gusto particular
  • En el fondo, cada piel es única y requiere soluciones específicas y propias
  • Algunas firmas se apoyan incluso en el Big Data, el ADN u otras tecnologías punteras
La española Lesielle Cosmética Adaptativa promete la 'monodosis' personalizada y 'perfecta' (al gusto de cada cual).
Madrid

Ya lo dijeron los pronosticadores de tendencias: la personalización será la tendencia al alza en los próximos años. Y en esas estamos. Con ideas cada vez más avanzadas que anticipan lo que podría ser la cosmética del futuro, esas 'cremas inteligentes' cinceladas por la tecnología y suministradas en dosis justas con acción diana, es decir, van directas al objetivo adaptándose en su formulación al flujo cambiante de la vida.

Todo surgió a raíz de la idea de que cada piel es única, con su idiosincrasia y características particulares además de necesidades específicas, a lo que se le suma que cambia constantemente debido a múltiples factores, tanto internos como externos, esto obliga a que el cuidado de la piel tenga que apoyar las necesidades cambiantes de la piel en cada momento.

Desde que el 'custom-made' pasó a formar parte de la esfera del lujo, y la tecnología comenzó a tener un papel fundamental, la industria de la belleza apuntó hacia la individualidad.

Queremos cosas únicas, experienciales, hechas a medida de nuestros gustos y necesidades. Una de las pioneras en plantear un ritual facial a medida fue One.Gen/0,1 de PrimaDerm , basado nada más y nada menos en nuestro propio ADN.

Una simple muestra de saliva podía determinar si tendíamos a la flacidez o teníamos una mayor propensión a las arrugas, y con esos datos, ajustar los principios activos exactos que atajaran el problema. Fue uno de los primeros tratamientos cosméticos genómicos a la carta y quizás uno de los que abrió paso a la era de la personalización en la que se prioriza las posibilidades que nos ofrece la tecnología.

Big Data, inteligencia artificial y otras virguerías tecnológicas

Ahora un simple selfie puede determinar nuestras inquietudes epidérmicas. Marcas como Shiseido con Optune o La Roche Posay con My Skin Track UV , ofrecen soluciones a medida en unos sencillos pasos.

Optune funciona en tres fases:

Optune.

Primero detecta las condiciones reales del estado de la piel, como el nivel de hidratación y lípidos, textura, pigmentación, etc, monitoreando los datos que recibe del Smartphone que luego el dispositivo almacena.

Segundo, analiza, no solo los datos recopilados en la fase anterior sino los factores ambientales externos, como grado de humedad o si el clima es muy cálido o frío, nivel de polución, etc., así como los personales (estado anímico, cambios hormonales o cualquier otro estado que pueda afectar a la piel);

Y tercero, personaliza, proporcionando el tratamiento facial óptimo a través de una maquina dispensadora y unos viales de principios activos, Optune Shots, que nos proporcionan la dosis exacta y a medida de lo que necesitamos cada día, solicitando su reposición de manera automática, por lo que el cartucho nuevo llega a casa antes de que se agote el anterior. Menudo invento.

My Skin Track UV, es el primer dispositivo portátil sin batería del mundo que mide la exposición a los rayos UV, se trata de un sensor a modo de pin que se adhiere a la ropa y calcula la radiación y otros 'estresores externos' como la polución, humedad del ambiente o niveles de polen, después se almacena esta información y la app asociada recomienda, en función de los resultados, los productos más adecuados de la marca.

My Skin Track UV.

Una manera de concienciar al público de lo que supone exponerse a la radiación ultravioleta y cómo protegerse de forma personalizada y efectiva. My Skin Track UV es una de las grandes hazañas de la incubadora tecnológica de L'Oréal para dar respuesta a este nicho de mercado, igual que Perso, un sistema inteligente para uso en el hogar que representa lo último en personalización de la belleza.

Perso es capaz de ofrecer fórmulas cosméticas a medida y al momento gracias un sencillo sistema de cuatro pasos. Su desarrollo se basó en otros productos creados por la incubadora de L'Oréal, como el sistema de cuidado de la piel personalizado Custom D.O.S.E de SkinCeuticals o la plataforma para la creación de bases de maquillaje personalizadas Le Teint Particulier de Lancôme , que ofrece una combinación de pigmentos única con una precisión de tono extraordinaria gracias a su algoritmo patentado.

Le Teint Particulier, de Lancôme, combina pigmentos según un algoritmo patentado.

La coreana Toun28 basa su diagnóstico en el big data y análisis predictivo, un giro de tuerca a la K-Beauty, con formulaciones a base de ingredientes 100% naturales de cultivo orgánico (manzanilla alemana orgánica, centella asiática o raíz de ginseng) y un soberano guiño a la sostenibilidad: su packaging es biodegradable y en un 95% libre de plásticos.

Toun28 y sus 'saquitos' o 'mini-cantimploras' de ingredientes frescos.

¿Qué ofrece Toun28? La startup recopila información detallada sobre las condiciones faciales de los clientes, así como datos climáticos y ambientales, y según los resultados, crea cosméticos frescos a medida mediante el sistema de suscripción de 28 días (unos 40 € aprox) según las necesidades de la piel, a través de lo que denominan 'Put Ons', una especie de  ¿Cómo llamarlo? ¿Saquitos? ¿Mini cantimploras de papel?, repletos de ingredientes frescos y saludables adaptados a los cambios de estación y ciclos de la naturaleza y del ser humano.

Por ejemplo, para crear sus Organic Soap Bars, diseñaron 17 tipos diferentes de jabones basados en datos de la piel de 21.384 personas recopilados a través de asesoramiento individual, así consiguen llegar a fórmulas efectivas y completas.

Democratizar la cosmética a medida

Antes reservada a una élite por su alto coste (la innovación se paga), la evolución de esta tendencia que, lejos de quedarse en la estacada, ha ido evolucionando por el plus que aporta, está ofreciendo soluciones más democráticas para que todo el mundo pueda acceder a prescripciones cosméticas a medida en función de sus necesidades epidérmicas.

Lesielle Cosmética Adaptativa.

Un ejemplo es la española Lesielle Cosmética Adaptativa (galardonada con el premio internacional The Best of The Best de cosmética del Cosmoprof Awards en 2018), la startup ha diseñado un dispositivo patentado que permite crear la fórmula cosmética 'perfecta' adaptada a los cambiantes momentos de la piel, desde casa y tan solo pulsando un botón.

Permite personalizar la textura y el tipo de tratamiento, y sale rentable, porque el dispositivo genera la cantidad exacta que debe utilizar (una monodosis) Además, permite cambiar la fórmula en cualquier momento para asegurarnos de tener el tratamiento correcto en cada momento.

Aseguran una crema a medida en tres sencillos pasos: introducir en el dispositivo hasta cuatro principios activos (retinol, ácido hialurónico, niacinamida, vitamina C, péptidos, se puede elegir entre un total de 16), colocar la crema base según nuestros gustos o necesidades (piel grasa, seca, sensible; Tienen 26 bases diferentes), pulsar el botón del dispositivo Lesielle S y recoger la dosis exacta de tratamiento.

Así de sencillo. La mayor inversión es para el dispositivo (90 €), las bases hidratantes están entre los 15 y los 20 €, y los principios activos entre 6 y 8 €, un presupuesto razonable para tener la dosis cosmética perfecta siempre disponible.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin