Status

Talento femenino en la nueva presidencia de la maison Taittinger

  • Vitalie Taittinger, hija del actual presidente, asumirá el cargo a partir de 2020
  • La maison está dotada con un viñedo de 288 hectáreas
  • En 2018, la casa envió más de 6,5 millones de botellas
Vitalie Taittinger, futura presidenta de Taittinger Champagne.
Madrid

Vitalie Taittinger, hija de Pierre-Emanuel Taittinger y actual presidente de la casa de champán, tomará el relevo de su padre a comienzos de 2020 y asumirá la presidencia de la empresa familiar.

La futura presidenta –cuarta generación de la familia– encara desde hace 12 años el cargo de directora de Marketing y Comunicación de Taittinger Champagne y, a partir del próximo año, remará junto al actual gerente general, Damien le Sueur, que pasará a la coordinación de la maison, y de su hermano Clovis Taittinger, que pasará al cargo de gerente general, para afrontar su nuevo puesto en el escalafón.

Padre e hija Taittinger.

Pierre-Emanuel Taittinger recuperó el negocio en el año 2006, tras un largo año de lucha. Justo en ese momento, Vitalie Taittinger decidió unirse al negocio familiar, fascinada por "el gran esfuerzo" que su progenitor había realizado para recuperar la casa de champán. Ahora, el todavía presidente declaraba en el comunicado de cambio de dirección el orgullo y gratificación que siente por su empresa: "He dedicado más de 45 años de mi vida a Champagne y a la casa que lleva nuestro nombre y nuestra historia. Estos últimos trece años han sido, sin duda, los más efervescentes, los más emocionantes de mi carrera en Taittinger". A la vez, ensalzaba la garantía que ofrecía la maison al operar con "gran compromiso familiar" y con "los más altos estándares de calidad y excelencia".

Por su parte, Vitalie Taittinger explicaba sentirse "honrada por la confianza depositaba en ella" e ilusionada por ver brillar su maison todos los días. "A mi padre le debemos la independencia tan fundamental de la identidad de nuestra casa. Gracias a él y al trabajo de todos los involucrados, Taittinger ha crecido considerablemente con una atención cada vez mayor a la calidad de nuestros vinos, la preservación de nuestro medio ambiente, el respeto de nuestros socios y nuestros clientes", completaba.

La maison francesa, situada en las famosas crayères (canteras de tiza) en Reims, fue fundada hace casi tres siglos, en 1734. Actualmente, está dotada con un viñedo de 288 hectáreas certificadas como Viticultura sostenible en Champagne y HVE (alto valor ambiental). En 2018, la casa envió más de 6,5 millones de botellas a 149 países y es considerada como una de las maisones francesas más célebres.

En cuanto a castas, el viñedo propio está formado por un 37 por ciento de chardonnay, un 48 por ciento de pinot noir y un 15 por ciento de meunier, además se abastecen de uvas de viticultores con los que mantienen una estrecha relación.

Sus bodegas, que se alzan hoy día como un auténtico museo cultural, están construidas sobre las antiguas galerías excavadas en la época galorromana, sobre las que se cimentaba la Abadía de Saint Nicaise, alzada en el siglo XIII y que fue completamente destruida durante la Revolución francesa.

El primer sorbo

¡Venid rápido, hermanos! ¡Estoy bebiendo estrellas!". Esta fue la frase que se acuñó al probar el primer sorbo de champán. El artífice de la misma fue un monje benedictino, que ha pasado a la posteridad como Dom Perignon. Los registros le señalan como el creador de esta bebida espumosa tal y como hoy la conocemos, sin embargo, según diferentes registros, este vino no fue elaborado por él en solitario, sino por un conjunto de monjes que trabajaban en el monasterio y se dedicaban a este sector.

Vitalie, Pierre-Emanuel y Clovis Taittinger.

Aunque este producto ha conseguido dar la vuelta al mundo y se ha convertido en la bebida estrella de las celebraciones, tiene detrás importantes requisitos que le hacen diferenciarse de todo lo demás conocido. Este tipo de vino espumoso se elabora conforme al método champenoise en la región de Champaña, en el noreste de Francia. Está protegido por una denominación de origen controlada, por lo que solo los productos criados y elaborados en esta zona pueden ampararse bajo este paraguas. Un hecho que le ha dotado de gran exclusividad y notoriedad a lo largo de la historia, pues ha sabido mantener su identidad a pesar de los reveses del tiempo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.