Sanidad

Los laboratorios españoles venden ya la mitad de sus fármacos en el exterior

  • La industria nacional se lanza al extranjero tras caer el mercado interno

Las principales compañías farmacéuticas españolas venden ya más de la mitad de sus medicamentos fuera de España. Una tendencia que se ha elevado en el último año 2012 ante la caída del mercado nacional, que en los últimos tres años ha perdido un 30% de su volumen.

Según los datos que publica hoy elEconomista Sanidad -la revista digital del sector de elEconomista-, los seis laboratorios nacionales que cotizan en bolsa, Grifols (en el Ibex 35), Zeltia, Almirall, Faes Farma, Natraceutical y Rovi, cerraron el pasado año con unas ventas al exterior que promedia el 50%. En la mayoría de los casos, estas exportaciones les permitieron cuadrar sus balances, en un año bastante complicado para el resto de la industria farmacéutica presente en nuestro país.

Los casos más llamativos de venta en el exterior lo protagonizan, curiosamente, dos de las compañías que tuvieron un mayor beneficio neto el ejercicio pasado: Grifols y Zeltia. La compañía catalana de hemoderivados quintuplicó en 2012 sus beneficios, en un año en el que apenas vendió sus productos en España: el 8%. Grifols concentra el 92% de sus ventas en el extranjero, y Norteamérica constituye su principal mercado, con una cifra de negocio de 1.658,5 millones de euros. Los beneficios netos pasaron de 50,3 millones en 2011 a 256,7 millones, mientras que la cifra de negocio ascendió a 2.620,9 millones, un 46% más. El ebitda de la compañía se duplicó en este año, hasta situarse en 789 millones de euros.

La farmacéutica gallega Zeltia es otro claro ejemplo de internacionalización, representado en este caso por su filial PharmaMar, referente biotecnológico en España. El grupo cerró el 2012 con un incremento del 39% de su beneficio neto, que alcanzó los 6,6 millones de euros, aunque se ha resentido en sus ingresos de explotación, que han pasado de los 177,2 millones de 2011 a los 161,8 millones de 2012. Zeltia puede presumir actualmente de que el 52% de las ventas de todas las compañías -el resto son firmas químicas- procede del exterior, una cifra que se eleva hasta el 89% en el caso de la filial PharmaMar. El resto de compañías farmacéuticas nacionales han recurrido a la internacionalización como vía para diversificar el riesgo. Es el caso de Almirall, que ya tiene presencia directa en una quincena de países e indirecta en aproximadamente setenta. La farmacéutica de la familia Gallardo, con sede en Barcelona, tuvo un descenso en 2012 de hasta un 27% en sus ventas nacionales, cifra que contrasta con el crecimiento del 33,8% en América, Asia y Asia Pacífico, donde la compañía farmacéutica ya factura 97,6 millones. Aun así, el laboratorio ganó el pasado año 76,29 millones de euros, un 9,35% menos que en 2011. Y eso pese a que el 60% de las ventas de la compañía ya tienen lugar fuera de España.

La farmacéutica vasca Faes Farma, a pesar de la reducción del mercado nacional, ha ganado 19,5 millones de euros en 2012, un 37,6% más que en el ejercicio anterior gracias a su apuesta por el negocio en el exterior, el lanzamiento de nuevos medicamentos y el éxito del antihistamínico Bilastina. La compañía ha llegado a acuerdos con las multinacionales Menarini, Pfizer, GSK y Pierre Fabre para vender fuera su fármaco Bilastina.

Por su parte, los laboratorios Rovi, con plantas en Madrid y Granada, consiguieron un alza del 9% en sus ingresos operativos, hasta los 201,9 millones, tiene que ver con la buena marcha del negocio de fabricación a terceros, cuyas ventas aumentaron un 34%. Las ventas fuera de España se incrementaron en un 36% en 2012 y representaron el 40% de los ingresos operativos en 2012 frente al 32% en 2011.

Baja el mercado nacional

Y es que en dos años y medio, desde el año 2010, la industria farmacéutica ha perdido más del 30% de su venta de medicamentos en España. Desde mayo de 2010, fecha con el máximo histórico de gasto farmacéutico, éste no ha hecho sino caer de manera interrumpida. El año 2010 terminó con una reducción del 2,4%, el 2011 lo hizo con una caída del 8,8% y el 2012 va camino de finalizar con un descenso de gasto en torno al 15%, según los datos de la consultora IMS Health.

Además, las compañías se han visto sacudidas en los últimos 30 meses por hasta cuatro reales decretos ley, que han tenido un impacto directo sobre los resultados de las compañías, reduciendo las ventas y abaratando el precio del medicamento.

Descárguese gratis el último número de elEconomista Sanidad.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud