Retail - Consumo

La transformación del sector textil a través de marcas con propósito

Hay dos expresiones muy populares que en los tiempos que corren cobran más sentido que nunca: "todo lo que se utilizaba en el pasado vuelve para convertirse en tendencia" y "las modas siempre vuelven". Si hablamos de la industria textil, más todavía. Los pantalones de campana, el tiro alto, el traje con las zapatillas… cualquiera diría que es la creación de un movimiento inventado por influencers, pero la realidad es que seguimos un ciclo, que se inició hace muchas décadas y que lo interpretamos a nuestra manera hoy en día. Volvemos a usar aquello que ya estuvo de moda, dándole otra vida o incorporándolo a nuestro día a día y dando paso así a una nueva tendencia.

Sin embargo, pese a que en la moda sigamos un patrón cíclico, el sector está cambiando o, mejor aún, se está transformando. Es ahí donde el mundo digital ha jugado y juega un papel protagonista en el sector textil. Mientras que antes destinábamos un momento concreto del fin de semana para ir de compras, ahora, cualquier rato puede ser bueno. Todo esto es posible gracias al poder de Internet. Cada vez compramos más ropa vía online y, mientras que antes era una tendencia más presente entre el público joven, tras la pandemia, esta tendencia se ha extendido a otras generaciones más mayores como los baby boomers, entre otros.

Entran en juego nuevos players

Las tiendas de toda la vida se están adaptando al entorno digital, ofreciendo así su oferta a través de su propio ecommerce. No hablamos ya de los grandes grupos textiles, que ven como sus ingresos son mayores en el ámbito digital que en el físico y deciden apostar e invertir en este terreno. En tercer lugar, la llegada de marcas y firmas que nacen de manera digital y no tienen intención de albergar un punto físico, ya que prefieren ofrecer otro tipo de valor añadido antes que la experiencia en tienda. Y, por último, enmarcado dentro de un movimiento responsable con el medio ambiente, se encuentra la reciclabilidad de las prendas, aquellas aplicaciones que favorecen y apuestan por la venta de prendas de segunda mano, apoyando así la reutilización de la ropa.

Dentro de esta preocupación por el consumismo textil, cabe destacar que hay todavía mucho camino por recorrer, ya que seguimos comprando mucho y utilizando poco. Tanto que, un 74% de las mujeres tiene varias prendas en su armario que no ha utilizado nunca, según una encuesta de Nu-Revel.

La importancia de hacer moda con propósito

Todo este universo de posibilidades que se encuentran los consumidores se convierte en alternativas, y es ahí donde es importante para las marcas el saber diferenciarse unas de otras. La oferta es tan amplia que no es posible que sobrevivan y convivan los agentes del pasado y los del presente, por lo que ser una compañía con propósito hará que una marca pueda pasar del fracaso al éxito en un paso. En el caso de Nu-Revel, firma de ropa minimalista, el propósito está claro, apostar por prendas intercambiables, apoyando así su sostenibilidad, ya que son varias en una sola.

Y es en la línea de la sostenibilidad donde deberán moverse la mayoría de empresas del mundo textil que quieran sobrevivir a un futuro tan competitivo como este. La apuesta por tejidos y materiales sostenibles o apoyo a la industria local serán algunas de las premisas más importantes. Por tanto, ser capaces de ofrecer una solución para el público más comprometido con actividades responsables es el reto al que nos debemos enfrentar todas las marcas de moda.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.