Retail - Consumo

Bodegas La Pelina de Usagre (Badajoz),fundada en 1881, trabaja por la accesibilidad universal

  • Bodegas La Pelina fue de las pioneras en etiquetar en Braille
  • Tienen un jardín del vino para potenciar los olores y sabores del vino
  • Cuentan con un campo de experimentación y difusión en su jardín botánico
Usagre

Referencias etiquetadas en Braille y jardines olfativos para potenciar el sentido del olfato son las principales apuestas de una bodega familiar que nació en 1881 en Usagre (Badajoz).

Esta bodega comenzó en el 2011 a realizar trabajos en accesibilidad, siendo una de las pioneras en Extremadura, en adaptar sus etiquetas a las personas ciegas o deficientes visuales, una apuesta por la normalización y accesibilidad que pretende lograr la integración plena en un sector tan sensorial como es el sector vinícola. En la actualidad tienen etiquetado en Braille más de un tercio de sus referencias y según afirman "se irá extendiendo a todos sus productos para lograr una integración plena".

Dentro de esta apuesta, han desarrollado una apuesta muy novedosa, "los jardines del vino", donde han creado diferentes jardines con flores distintas que evocan el olor y el sabor de sus vinos. Así, cuentan con los jardines del vino tinto y del vino blanco donde hay plantas aromáticas que recuerdan y evocan los olores y sabores de sus vinos, así, en palabras de Bonifacio Fernández, las personas que tienen algún tipo de discapacidad, o que están adentrándose en el mundo de los vinos y viñedos tienen en esta herramienta un acercamiento previo para aprovechar al máximo esta experiencia sensorial.

De esta forma, esta bodega fundada en 1881 y situada en el corazón de la Comarca de Matanegra y con reconocidos premios en su haber, "está dando pasos firmes y decididos para que la cultura del vino sea accesible para todos los públicos".

Cuenta con viñedos propios en Matenegra en los términos municipales de Puebla de Sancho Pérez y Usagre y desde 1881 son ya 4 generaciones de bodegueros los que han trabajado estas vides. En estos momentos, Bonifacio Fernández y sus hijos Antonio y Bonifacio son los encargados de mantener viva una ilusión que empezó hace casi un siglo y medio.

Origen

Nació en 1881 con Bonifacio Esteban y creó una bodega familiar que servía de punto de encuentro de todos los vecinos donde escuchaban música con un gramófono, rehabilitado y expuesto en la bodega, y degustaban estos vinos, la familia que regenta esta bodega han mantenido este carácter familiar y acogen al visitante como si de la familia se tratase, ese ha sido el espíritu de esta bodega que sigue en pie 141 años después.

Mantienen la bodega original intacta, un punto de exposición y casi un museo de la historia del vino y de esta familia que está cosechando grandes premios y reconocimientos en el sector, como los recientes premios Mezquita de Córdoba.

Importancia del viñedo

Cuenta con 70 hectáreas de viñedos para hacer vinos blancos secos, semidulces, rosados, tintos jóvenes y crianzas, porque únicamente hacen vino con sus uvas, porque la "elaboración del vino empieza en el campo".

La tierra o el "terruño" como se le conoce en la zona es fundamental en esta bodega, por ello han puesto en marcha en 2015 un jardín botánico con más de 15 diferentes variedades que tiene como objetivo ser punto importante en la promoción y difusión de la importancia y tradición del cultivo de la Vid en la zona del sur de Extremadura, además de un campo de investigación para la bodega con los diferentes sistemas de cultivo y los sistemas de elaboración.

El proyecto de La Pelina cuenta por el momento con dos clones de las siguientes variedades: Garnacha Común, Garnacha Tintorera, Graciano, Merlot, Cabernet Sauvignon, Syrah, Macabeo, Alarije, Jaén Tinto, Eva Beba, Verdejo, Tinta del País, Tempranillo, Chardonnay y Sauvignon Blanc.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.