Eroski y Fagor dejan atrapados a cientos de inversores

  • Adicae prepara una acción colectiva y se gesta la creación de una asociación de afectados
  • UPyD pide que intervenga el Gobierno vasco
  • Las cooperativas han abonado 332 millones en intereses

Varios cientos de compradores de las denominadas Aportaciones Financieras Subordinadas (AFS) de las cooperativas Eroski y Fagor se están movilizando ante la pérdida patrimonial que ha sufrido su inversión en el mercado secundario y las dificultades para su venta, por lo que las comparan con las polémicas 'preferentes'.

Estos inversores descontentos, que en parte han acudido a la asociación de consumidores bancarios Adicae y en otros están creando una asociación, creen que tanto las cooperativas emisoras de estas AFS como de las entidades financieras que las comercializaron tienen responsabilidad en la devaluación de sus inversiones. Estiman que se les vendió un producto sin que se le se informarse correctamente de los riesgos que implicaba.

Las quejas también las ha asumido UPyD que ha tramitado ante el Parlamento vasco una Proposición que insta a Consumo del Gobierno vasco a intervenir de oficio; y también al Banco de España, a la CNMV que autorizó la operación y a todas las entidades financieras comercializadoras, especialmente a Caja Laboral, a que se reembolse el dinero a los pequeños ahorradores.

Más de 840 millones

Entre los años 2002 y 2007 Eroski realizó cinco emisiones (tres entre 2002 y 2004 y la última en 2007) por un valor total de 660 millones; mientras que Fagor hizo dos emisiones (2004 y 2006) por un total de 185 millones. Técnicamente estas las AFS tienen consideración de 'valores mobiliarios negociables, libremente transmisibles' y su precio 'podrá evolucionar en función de su cotización en el AIAF Mercado de Renta Fija'. En 2012 Fagor las cambió, con el visto bueno de la CNMV, al mercado de deuda SEND, para que tengan más liquidez.

Las AFS no tienen plazo de amortización, por tanto el inversor que desee salir tiene que acudir al mercado secundario, pero asumiendo perder más de un 60 por ciento.

Otra vía sería que las propias cooperativas decidieran devolver el capital mediante reducción del valor nominal de los títulos.

Las emisiones fueron autorizadas por la CNMV y las colocaron BBVA y Santander. En su comercialización participaron estas dos entidades además de Caja Laboral, las antiguas cajas de Kutxabank, Bankia, La Caixa y Sabadell.

Fernando Herrero, de Adicae, indica que a ellos han acudido unos 300 inversores y que preparan una 'acción colectiva' judicial, aunque consideran que la mejor vía es negociar y llegar a acuerdos.

Por su parte, un afectado Ricardo González de Durana, promueve una asociación y además propugna un boicot contra las cooperativas y Caja Laboral para forzarles a devolver el dinero.

Pagados 332 millones en intereses

Eroski y Fagor rechazan que sus AFS sean 'preferentes', ya que sus cupones no están condicionados por los beneficios que obtengan y recuerdan que ellos no las comercializaron. Además, indican que desde su emisión ha pagado 332 millones en total en intereses a los inversores. Por su parte Caja Laboral dice que informó claramente del producto a todos los clientes.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin