Opinion legal

Directiva PSD2: la experiencia bancaria y la innovación 'fintech', unidas

  • La Directiva PSD2 está llamada a potenciar el crecimiento del sector
  • Las ventajas en el comercio electrónico son también innegables
Foto: Archivo

La implantación de la Directiva de Servicios de Pago, PSD2, se enfrenta a un nuevo hito este 14 de septiembre con lo que suponía la puesta en práctica de los Secure Customer Authentication (SCA). Pese a la moratoria acordada recientemente por el Banco de España en seguimiento de la Autoridad Bancaria Europea, conviene recordar la importancia del denominado Open Banking en los servicios financieros y en el comercio electrónico.

La Directiva PSD2 está llamada a potenciar el crecimiento del sector fintech, empresas que se sirven de la tecnología más avanzada para ofrecer productos y servicios innovadores y facilitar la vida de sus usuarios y clientes.

Las fintech mejoran la forma en la que los servicios financieros son ofrecidos y permiten el intercambio de productos peer to peer. Son más eficientes en costes y más transparentes y se caracterizan por la facilidad en el uso de sus aplicaciones. La combinación de servicios financieros y tecnología tiene múltiples ventajas. Desde un simple smartphone, el usario puede controlar sus finanzas de manera rápida, sencilla y barata.

Los bancos y otros proveedores de servicios de pago (PSP) deben ahora dar acceso a terceros, los Proveedores de servicios de iniciación de pagos (PISP) y los Proveedores de Servicios de Información de Cuentas (AISP), a las cuentas de sus clientes a petición de estos.

Ello cambiará la forma en que los consumidores interactúan con los productos y servicios financieros y en el comercio electrónico. Bancos y sector fintech han de colaborar. Son complementarios. Los bancos habrán de aportar su experiencia, mientras que las  fintech ofrecerán la innovación.

Las ventajas en el comercio electrónico son también innegables. PSD2 permite a los consumidores autorizar al comercio para que ejecute pagos en su nombre a través de su cuenta bancaria. Así, comercio y banco se comunican directamente través del teléfono móvil, sin necesidad de usar tarjetas o sistemas como PayPal.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.