Opinión

Qué esperar del crecimiento mundial

Recientemente, escribí sobre la creciente brecha entre la teoría económica y las condiciones económicas del mundo real, y recordé a los lectores que la economía sigue siendo una ciencia social, a pesar de las ambiciones más elevadas que puedan tener sus practicantes. Sin embargo, cuando se trata de la cuestión específica de lo que impulsa el crecimiento económico a largo plazo, todavía se pueden ofrecer predicciones rigurosas centrándose en solo dos fuerzas.

Específicamente, si se sabe cuánto aumentará (o disminuirá) la población en edad de trabajar de un país y cuánto aumentará su productividad, se puede predecir su crecimiento futuro con una confianza considerable. La primera variable es razonablemente predecible a partir de las tasas de jubilación y mortalidad de un país; la segunda es más incierta. De hecho, la desaceleración de la productividad registrada en las economías avanzadas desde 2008 se considera en general un misterio económico.

¿Es realmente un misterio? Consideremos el crecimiento del PIB desde la década de 1980 para las economías más grandes, los BRIC (Brasil, Rusia, India y China) y los Next Eleven (N-11), los países en desarrollo más poblados.

Teniendo en cuenta lo que mis colegas y yo habíamos proyectado en 2001 cuando acuñamos el acrónimo BRIC, se pueden observar diferencias entre lo que estaba previsto y lo que ha ocurrido en esta década (2011-2017). Para el mundo en su conjunto, pronosticamos un crecimiento ligeramente superior al 4 por ciento en la presente década, debido al auge de China y de los demás grandes BRIC. Y es precisamente por esa razón que el crecimiento en el período 2001-2010 fue mayor que en las décadas anteriores, cuando la persistencia de un crecimiento anual del 3,3 por ciento llevó a algunos economistas a concluir que la economía mundial había alcanzado su pleno potencial.

Ahora consideremos lo que realmente ha sucedido. El crecimiento en los Estados Unidos, el Reino Unido, Japón, China y (posiblemente) la India se ha acercado a lo que predijimos. Pero no puede decirse lo mismo de la zona euro, Brasil y Rusia, cuyos malos resultados deben reflejar una baja productividad, dado que nuestras predicciones ya habían explicado las tendencias demográficas.

Cabe señalar que ningún país o región importante se ha comportado mejor de lo que predijimos en 2001. El cuadro muestra que puede haber cierta asimetría entre el crecimiento real y el potencial, y que esas divergencias no son aleatorias. Por el contrario, la zona del euro, Brasil y Rusia tienen claramente problemas subyacentes que deben ser abordados.

Por supuesto, también podemos haber sido demasiado optimistas sobre el potencial a largo plazo de estas economías en primer lugar. Tal es la naturaleza de una ciencia social. La posibilidad de que alguno de ellos logre un fuerte crecimiento de la productividad dependerá de una serie de factores, en particular de las políticas que apliquen. En este punto, sería una agradable sorpresa si alguno de ellos alcanzara el nivel de crecimiento que predijimos para 2021-30.

También cabe señalar que EEUU y Reino Unido registraron un crecimiento cercano al nivel que habíamos previsto a pesar de sus débiles aumentos de productividad, debido al rápido aumento del empleo en ambos países. Pero con la tasa de desempleo alcanzando mínimos casi históricos y con las políticas públicas en contra de la inmigración, será matemáticamente imposible alcanzar el mismo nivel de crecimiento del empleo en la próxima década. Para que el crecimiento general continúe, la productividad debe mejorar.

En lo que respecta a la próxima década, gran parte de la atención se ha centrado últimamente en China, cuya actual ralentización parece haber sorprendido a los mercados. No debería haberlo hecho. Como predijimos hace casi 20 años, China luchará por alcanzar un crecimiento superior al 5 por ciento en el periodo 2021-2030, por la sencilla razón de que su crecimiento de la plantilla habrá alcanzado su punto máximo. Mientras que los pesimistas sin duda encontrarán validación en las nuevas decepciones de crecimiento de China que están por venir, los optimistas pueden señalar el hecho de que el crecimiento anual del 5 por ciento en China equivale nominalmente a un crecimiento del 15-20 por ciento en Alemania. En esta etapa del desarrollo de China, un crecimiento más rápido sería realmente extraordinario.

Es igualmente predecible que India comenzará a crecer a un ritmo mucho más rápido que China, simplemente porque a su fuerza laboral aún le queda mucho por hacer. La verdadera pregunta es si la India puede implementar reformas fuertes que aumenten la productividad. Si puede, podría ser la única gran economía que supere las expectativas en la próxima década. Pero incluso si eso no ocurre, India pronto superará al Reino Unido y a Francia para convertirse en la quinta economía más grande del mundo; y superará a Alemania en algún momento de la próxima década, posiblemente para el año 2025.

Mientras tanto, a menos que Brasil y Rusia reduzcan su dependencia del ciclo de precios de las materias primas, solo experimentarán un fuerte crecimiento durante las subidas de precios de estos productos. Con o sin reforma, Rusia ya se dirige hacia otra década decepcionante como resultado de su demografía. Brasil, por otro lado, podría registrar un crecimiento cercano al que pronosticamos originalmente si pudiera implementar reformas sociales y de salud difíciles.

En cuanto a la zona euro, parece que hemos sido demasiado optimistas, a pesar de que preveíamos un descenso del crecimiento potencial hasta el 1,5 por ciento. Hoy en día, la mayoría de los expertos sitúan el potencial de crecimiento de la región en torno al 1 por ciento. Si Alemania no puede cambiar a un modelo de crecimiento más basado en la demanda interna, es probable que esa proyección resulte correcta. Sin embargo, aunque la mayor parte de la cobertura de la prensa se ha centrado en la caída de las exportaciones y la producción manufacturera de Alemania, el sector de servicios del país sigue siendo fuerte. Por su propio bien, así como por el de Europa, Alemania debería adoptar esa fuerza de forma permanente.

En el repertorio de los países N-11 -la mayoría de ellos en Asia y África- se encuentran algunos países de rápido crecimiento como Vietnam. Otros, especialmente Nigeria, tienen un potencial notable dada su demografía, pero nunca lo alcanzarán a menos que emprendan reformas significativas. En eso, tienen algo en común con muchas de las economías avanzadas.

Project Syndicate

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint