Opinión

Ahora las personas

Ahora las personas celebramos el Primero de Mayo, Día Internacional del Trabajo, tan solo tres días después de que la ciudadanía española, sin embargo, se haya expresado mayoritariamente por opciones progresistas, por políticas sociales con muchas posibilidades de cambiar políticas, especialmente en los asuntos que afectan directamente a las personas y que constituyen una problemática transversal para el conjunto del territorio de nuestro país.

Vivimos un largo ciclo de crecimiento económico que, según algunos indicadores internacionales, puede estar entrando en una fase de ralentización que por el momento afecta a nuestro país menos que al resto del entorno europeo. Habrá quienes, sin duda y a la luz de este escenario, se opongan a las políticas de reparto de la riqueza que ya debería estar hechas y dando resultados. Lo que tenemos, sin embargo, y lo que se encontrarán las nuevas Cortes y el nuevo Gobierno, es un país que sigue teniendo una tasa de paro del 14,7%, un 15% de empleo a tiempo parcial, una temporalidad de casi el 26%. Un país con un millón de hogares con todos sus miembros en paro, donde los contratos de muy corta duración siguen creciendo, y cada vez tenemos más evidencias de prácticas fraudulentas generalizadas (contratación irregular, excesos de jornada, salarios en negro, etc...) con una gran variedad de implicaciones de todo tipo que deberían abordarse con urgencia.

El crecimiento económico está creando riqueza, saneando las empresas y generando beneficios; pero el mercado de trabajo sigue estancando en un escenario de crisis, sometido a un marco regulatorio aprobado en lo más duro de la recesión pero que sigue intacto, como un anacronismo insensato que genera precariedad, desigualdad, pobreza e injusticia. Todavía en estos días he escuchado a algunos opinadores aquella estupidez de "más vale un trabajo precario que ninguno", como si debiéramos asumir con resignación y agradecimiento la triste condición de subsistencia en la miseria. Son este tipo de cosas las que realmente fragmentan las sociedades, las que generan sentimientos de exclusión entre una ciudadanía que puede acabar sintiéndose más atraída por quienes dicen estar dispuestos a acabar con un sistema en el que no parece pintar nada.

UGT se ha manifestado, una y otra vez, por el diálogo y el acuerdo para afrontar los cambios políticos que necesitamos, especialmente en un contexto en el que nadie parece contar con mayorías suficientes para ejecutar sus planteamientos de forma unilateral. Necesitamos restaurar el tejido social, recomponer las clases medias, ser capaces de articular un proyecto colectivo ilusionante e inclusivo en el que todos y todas nos sintamos implicados y representados. Y ese proyecto necesita unos Presupuestos Generales del Estado dispuestos a financiar el Estado de Bienestar, y sustentados en sistema fiscal sólido, progresivo, en el que contribuya más el que más tiene, activo en la persecución del fraude y de cualquier práctica de escaqueo fiscal.

Esas cuestiones -diálogo político y social, gasto social, y reformas para las personas- son los objetivos de la movilización de este Primero de Mayo. Somos plenamente conscientes de que hay algunos temas clave en los que, además de apelar al diálogo, habrá que mantener la presión social. Es el caso del Sistema Público de Pensiones, que es sostenible y queremos que siga siéndolo, pero para ello hay que pensar un poco menos en los negocios privados y más en las necesidades de la gente. Hay que recuperar el Pacto de Toledo, y el diálogo social, pero deberíamos simplificar el escenario de partida derogando la reforma de pensiones que impuso el Gobierno del PP en 2013.

El mismo carácter estratégico nuestra reivindicación de un cambio de modelo productivo. Los países con más base industrial en su economía resistieron mejor la crisis económica, el empleo es más estable y de mejor calidad, y son más competitivos. No hay ninguna razón para que nuestra economía no aspire a ese tipo de mejoras. No hay razón para que no orientemos nuestros esfuerzos a evolucionar hacia un modelo económico basado en la calidad y no en la explotación de los trabajadores y trabajadoras. Un modelo productivo que apueste por la innovación, por la industria limpia, servicios de calidad, turismo sano y respetuoso con el medio ambiente. Un modelo productivo sostenible, que fortalezca nuestras estructuras económicas y las haga más resistentes a las crisis, capaz de generar empleos de calidad y bienestar social.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum5

Aurelio
A Favor
En Contra

Estoy leyendo Sefarad de Muñoz Molina y estoy viéndole a vd. como uno de esos tipos del "aparato" siempre mintinedo. La mayor mentira es que vd. habla del "momento de las personas" cuestión que por mi experiencia en la empresa que trabajé 35 años jamas he visto entre las prioridades de ninguno de los sindicatos y menos del suyo que se dedicaba/dedica a querer ser empresario, pero de la peor especie. No engaña a nadie, solo a los pobres diablos que se "cubren" con la legislación sindical obsoleta para no ser despedidos por vagos. A vd. quisiera verlo yo hacer algo por los parados, por los explotados, por los que traban en condiciones de esclavitud en las compañías de consultoría/auditoria, por los que traban...........su sindicato y vd. es un "Gran Fraude" Solo se dedica a vivir bien.

Puntuación 1
#1
asurvanippal martinez
A Favor
En Contra

NO TENEIS VERGÜENZA.. Has sido pastelero de la burguesía catalana con el nacionalismo, solo defendéis a la elite de los trabajadores para que pidan mas, Aeropuertos RENFE, grandes compañías etc. A cargo de políticos que venden lo que no es suyo con perjuicio de todos.

Deberíais poneros a trabajar y crear riqueza e intentar venderla para atraer divisas y beneficios para todos, y si fracasas jugarte lo tuyo e irte a casa a empezar de nuevo, como hacemos la mayoría que pagamos vuestras patrañas. Siempre usáis palabras que no significan nada y atraéis a tipos que vive de esto y luego a tomas cañas con los amigotes después de la MANI.

Viajes y prestigio a cargo de tontorrones que se lo han montado y viven de esto y encima se llaman liberados, entiéndase lo que se quiera. Dejad de vivir de los demás y a currar xoriz .. ¡!!Hay¡¡¡ Casi lo digo….

Puntuación 0
#2
Usuario validado en elEconomista.es
chemanelik
A Favor
En Contra

NO TENEIS VERGÜENZA.. Has sido pastelero de la burguesía catalana con el nacionalismo, solo defendéis a la elite de los trabajadores para que pidan mas, Aeropuertos RENFE, grandes compañías etc. A cargo de políticos que venden lo que no es suyo con perjuicio de todos.

Deberíais poneros a trabajar y crear riqueza e intentar venderla para atraer divisas y beneficios para todos, y si fracasas jugarte lo tuyo e irte a casa a empezar de nuevo, como hacemos la mayoría que pagamos vuestras patrañas. Siempre usáis palabras que no significan nada y atraéis a tipos que vive de esto y luego a tomas cañas con los amigotes después de la MANI.

Viajes y prestigio a cargo de tontorrones que se lo han montado y viven de esto y encima se llaman liberados, entiéndase lo que se quiera. Dejad de vivir de los demás y a currar xoriz .. ¡!!Hay¡¡¡ Casi lo digo….

Puntuación 0
#3
Ante un juez.
A Favor
En Contra

Sois los colegas de los sindicalistas socialistas andaluces que roban el dinero a los parados y con ese dinero pagan chicas, algunas son hijas de esos parados, si no hubiesen robado a sus padres las chicas no tendrían que ejercer; cabe mayor maldad y mayor injusticia ?. Qué dices a eso “Josep” ? ; de eso no dices nada. Tendrías que estar ante un juez.

Puntuación 0
#4
Incrédulo
A Favor
En Contra

De las personas no. Llega el turno de los vividores de lo público como usted.

Puntuación 0
#5