Opinión

El 'Brexit' duro y los Presupuestos de la UE

Foto: Archivo

La contribución financiera del Reino Unido a la Unión Europea -la llamada tasa de salida- es, en mi opinión, un aspecto menos importante del Brexit. Las cantidades en juego son pequeñas en relación con el PIB, tanto para la UE como para el Reino Unido, y hay muchas más cuestiones importantes que también podrían tener un impacto presupuestario directo mayor que esta tasa.

Por ejemplo, considero que las futuras asociaciones en materia de comercio, servicios e inmigración -que afectarán al crecimiento económico y, por tanto, a los ingresos presupuestarios directos- son cuestiones más importantes. Del mismo modo, las cuestiones no económicas como la cooperación en materia de seguridad y defensa, los viajes sin visado, la cooperación en el sector de la aviación, la seguridad nuclear y la seguridad alimentaria son también aspectos cruciales del Brexit.

Sin embargo, puede ser útil cuantificar la tasa de salida, porque la probabilidad de que el Brexit no sea objeto de transacciones ha aumentado desde esta semana y, en tal caso, el Reino Unido podría no contribuir en absoluto al presupuesto de la Unión Europea a partir del 30 de marzo de 2019. De este modo, los Estados miembros de la UE deberían estar preparados para llenar el eventual vacío.

Me centraré en el actual marco financiero plurianual (MFP) para evaluar la contribución adicional necesaria a corto plazo (2019 y 2020) al presupuesto de la UE en caso de que la contribución británica sea nula después de su salida. Después de hacer ciertas suposiciones y simplificaciones, creo que en un escenario extremo -en el que el Reino Unido no contribuirá en absoluto después del 29 de marzo de 2019, y el gasto de la UE en el Reino Unido se detiene totalmente ese día- el agujero total del Brexit en el presupuesto de la Unión para el período comprendido entre el 30 de marzo de 2019 y el 31 de diciembre de 2020 podría ascender a unos 16.500 millones de euros, o el 0,066% de la renta nacional bruta (RNB) de la UE-27.

Esta cifra se refiere a la transferencia adicional que necesitan los Estados miembros al presupuesto de la UE, aunque un factor de compensación es el 20% de los derechos de aduana sobre las importaciones procedentes del Reino Unido retenidos por los Estados miembros, que podrían ascender a 800 millones de euros en el mismo período (el 80% de los ingresos por derechos de aduana van al presupuesto de la UE y el 20% son retenidos por los Estados miembros).

De este modo, la carga financiera directa adicional sobre los presupuestos públicos de los 27 Estados miembros sería de 15.700 millones de euros, es decir, el 0,062% de la renta nacional bruta. Esta estimación puede considerarse como un techo para el agujero del Brexit por las siguientes razones principales.

Incluso en ausencia de un tratado de retirada completo, el Reino Unido podría contribuir al presupuesto de la UE porque, por ejemplo, el Reino Unido podría reconocer sus obligaciones financieras frente a ella, o podría desear mostrar su buena voluntad con la esperanza de un mejor acuerdo más adelante. De ser así, el déficit de financiación en el presupuesto de la Unión Europea podría ser menor (incluso si el gasto de la UE en el Reino Unido no se interrumpiera de la noche a la mañana). Supongo que el 100% del límite máximo de pago del MFP se gastará en la EU-27, pero el gasto real suele ser ligeramente inferior al límite máximo (aunque algunas prórrogas solían gastarse en años posteriores). De ser así, la contribución nacional necesaria será menor.

Considero una estimación baja de los ingresos por derechos de aduana derivados de las importaciones de la EU-27 procedentes del Reino Unido, suponiendo el mismo tipo arancelario medio que el tipo arancelario medio actual sobre las importaciones procedentes de países no pertenecientes a la UE. Pero los países no pertenecientes a la Unión Europea incluyen a los países en vías de desarrollo, que normalmente se enfrentan a tipos arancelarios preferentes. Las importaciones de países no pertenecientes a la UE también incluyen una gran cantidad de materias primas, que tienen aranceles nulos o muy bajos. De este modo, la tasa arancelaria media sobre las importaciones procedentes del Reino Unido podría ser considerablemente más alta que la que considero en los cálculos. (Obsérvese que los ingresos por derechos de aduana procedentes de las importaciones procedentes de Reino Unido no son una transferencia de Reino Unido, sino un derecho pagado principalmente por las empresas y los hogares de la EU27. Sin embargo, esto será un ingreso en el presupuesto de la UE).

No deseo estimar la caída de las importaciones de la UE procedentes del Reino Unido como resultado de la disrupción causada por un Brexit duro, incluida la introducción de los derechos de aduana. Pero a efectos ilustrativos, el cálculo supone una caída del 20% en el volumen de las importaciones. Si las importaciones disminuyeran menos, se recaudarían derechos de aduana más elevados sobre las importaciones procedentes del Reino Unido.

En conclusión, incluso teniendo en cuenta mi estimación del límite máximo de 16.500 millones de euros para la contribución adicional al presupuesto de la UE en 2019-2020, no se necesita ninguna nueva legislación para cubrir este déficit de financiación. El límite máximo global de recursos propios del actual MFP 2014-2020 es del 1,22% de la RNB, lo que representa el importe máximo de sus recursos propios que la UE puede recaudar.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0