Opinión

El Tsunami: El curioso trastero de Bárcenas

Unos esquís y dos cabezas disecadas (una de alce y otra de ciervo) son objetos extraños para guardar en el garaje de la sede del PP, aunque así no lo debió de pensar Luis Bárcenas, pues ahí había depositado estas curiosas pertenencias hasta el pasado jueves, día en que envió a Génova a una persona de confianza a recoger sus objetos personales. Pese a haber sido despedido hace ya tres años, el extesorero del PP disponía de un espacio en la sala tercera del edificio donde almacenaba sus cosas. Extraña tanta generosidad con alguien de quien se dice que ya no existe relación.

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin