Opinión

¿Hacia el fin del bipartidismo y la corrupción? Los ciudadanos tienen la palabra

Los políticos han venido usando reiteradamente las palabras democracia y Estado de Derecho para justificar sus funciones y conservar sus privilegios. Y la sociedad española ha llegado a asimilar esta idea como verdadera desde la Transición, pero la percepción de los ciudadanos está cambiando y el sistema político actual empieza a ser comparado con el de una cleptocracia.

La cleptocracia es propia de las dictaduras (los españoles nos encontramos sometidos a la tiranía de la partitobancacracia o del bipartidismo corrupto) y la economía de un régimen cleptocrático está supeditada a los intereses de los gobernantes. La corrupción juega un papel protagonista en esta forma de gobierno, donde multitud de personas entran en política sin apenas patrimonio y se hacen archimillonarias mientras se produce un empobrecimiento paralelo de las familias, las pymes y los autónomos.

Los sistemas cleptocráticos se caracterizan por institucionalizar la corrupción en todos los niveles de la Administración mediante estrategias basadas en el nepotismo y el clientelismo político. En España, el Estado de las Autonomías ha contribuido a que la corrupción se multiplique por 17 y que esta se institucionalice en comunidades autónomas y ayuntamientos con el inestimable apoyo de las redes políticas clientelares.

La Justicia en una cleptocracia aplica la ley a los ciudadanos y permite que los gobernantes gocen de absoluta impunidad. En nuestro país, la Justicia está fuertemente politizada y los políticos corruptos son juzgados con excesiva benevolencia. Y si excepcionalmente algún político es condenado por corrupción, siempre podrá ser amparado por un indulto gubernamental.

Los gobiernos cleptócratas suelen gravar a los ciudadanos con impuestos confiscatorios para mantener sus privilegios. En España se recorta en educación, sanidad o servicios sociales, por ejemplo, mientras se mantienen las televisiones públicas ruinosas, las empresas públicas deficitarias, los asesores enchufados, los políticos prescindibles con sueldos desorbitados... Los desproporcionados impuestos y los recortes a la población sirven para mantener la estructura política, administrativa e institucional casi intacta.

Por tanto, es factible afirmar que España únicamente es una democracia en apariencia porque la casta política se ha encargado de diseñar un disfraz a medida de sus objetivos. En democracias asentadas, como en EEUU o Inglaterra, el bipartidismo goza de una salud aceptable y el problema no radica en la coexistencia de dos grandes partidos políticos con representación mayoritaria, sino en el funcionamiento de los mismos y del sistema democrático.

En España, la corrupción consustancial a los partidos ha permitido la politización de las instituciones públicas y la consecuente ocultación de las corruptelas con la ayuda de los tribunales en muchos casos, ya que la separación de poderes brilla por su ausencia en el régimen español.

¿Pacto anticorrupción?, ¿ley de transparencia? Sin duda, la casta quiere seguir riéndose de los españoles. Nuestro sistema antidemocrático necesita urgentemente una nueva ley de partidos que incluya controles externos para combatir la corrupción. Del mismo modo, también es vital realizar una reforma de la ley electoral que permita a los ciudadanos elegir a sus diputados para que los partidos no puedan confeccionar listas llenas de políticos mediocres, sin formación ni cualificación y corruptos.

La regeneración democrática que necesita España no será liderada por la casta política, puesto que ello significaría una merma de poder y una pérdida de privilegios. Por tanto, la sociedad civil, que se encuentra al margen del sistema y sin ninguna participación democrática activa (la casta considera a los ciudadanos como meros votantes), debe tomar la iniciativa.

Al menos, a nivel local (y autonómico) existe una alternativa al bipartidismo corrupto: los partidos formados por ciudadanos. En Torrelodones, un partido de ciudadanos ganó las últimas elecciones y sus primeras medidas estuvieron encaminadas a dar ejemplo, de hecho, el nuevo equipo de gobierno local se bajó el sueldo y atajó el despilfarro. Actualmente, este ayuntamiento madrileño tiene sus cuentas saneadas. ¿Comenzamos ya? La solución la tiene la sociedad civil.

Lucio A. Muñoz es socio director de Eurogroup Human Resources.

comentarios39WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 39

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

pinchito
A Favor
En Contra

Es cierto... pero cuándo y cómo nos organizamos para cambiar el sistema, estos hdgp lo tienen todo bien atado.

Puntuación 6
#25
Ignacio Osorio
A Favor
En Contra

No me parece mal que el alcalde de Lloret de Mar defienda su inocencia porque la presunción de inocencia lo ampara pero tras afirmar públicamente su inocencia, si luego llega a demostrarse, en juicio, su culpabilidad debería: (i) pedir públicamente perdón a los ciudadanos, (ii) devolver todo lo malversado, robado o ganado por cohecho, (iii) cumplir pena de cárcel con imposibilidad absoluta de ser indultado total o parcialmente, (iv) ser inhabilitado a perpetuidad para cargos públicos o cobrar de dinero público y (v) ser obligado a trabajar para la comunidad cobrando únicamente el salario mínimo interprofesional durante el mismo período de tiempo a aquél en que la Justicia considere probado que empezó a malversar hasta la fecha en que se dicte la sentencia condenatoria firme (no recurrible). En mi opinión, estos cinco puntos anteriores, deberían aplicársele a todos aquellos funcionarios que, conociendo su culpabilidad, hayan defendido públicamente su inocencia.

Puntuación 5
#26
xs
A Favor
En Contra

nº10) popeye. No tío, no. Si votas sea lo que sea, lo hagas como lo hagas, ya estás participando en su juego, en sus sistema, en su democracia. Si no estas de acuerdo con ellos en nada, lo que hay que hacer es precisamente eso; NADA.

No votar, ni tansiquiera aparecer por los colegios electorales, y ni aún así se van a soltar, pero el mundo sabrá el asco y repugnancia que os inspiran.

Puntuación 0
#27
Usuario validado en elEconomista.es
teldense
A Favor
En Contra

Yo he roto para siempre mi papeleta sea de cualquier partido político, sea en blanco o sea nula...no quiero participar nunca más de esta gran infamia en la que los partidos políticos han convertido la democracia

Puntuación 3
#28
john
A Favor
En Contra

PLUTOCRACIA GLOBALIZADORA vs. comunidades... en google: PLUTOCRACIA GLOBALIZADORA

Puntuación 0
#29
Usuario validado en elEconomista.es
luilv
A Favor
En Contra

Tiene que existir un organo , que esté gestinado por los ciudadanos y no por el Estado , que controle la corrupción política.

Los políticos en España han campado a sus anchas. Muchos han metido en las instituciones a su familía , amigos ... y han hundido el sistema. Toda esa gente sobra .

Y al que pillen metiendo amigos que se vaya a la carcel que los españoles no estamos para que nuestros impuestos vayan a dar de mamar a esta gente. ¿Cuantos directivos de administracciones públicas no pueden gestionar ni despedir gente por ser familia del político? ¿Poruqe a un funcionario en España no se le puede despedir sino trabaja correctamete como pasan en otros paises?

Nuestros impuestos estan para ayudar a los mas desfavorecidos y para mejorar los servicios de los españoles.

Queremos listas abiertas. Tener las listas cerradas es otra forma de corrupción .

Puntuación 5
#30
estamos hartos
A Favor
En Contra

Mientras no aparezca muerto en la calle algún político corrupto, el resto de los políticos no se tomarán en serio lo que está pasando con la corrupción.

Quizás esa sea la solución

Puntuación 4
#31
Pagafantas
A Favor
En Contra

Hay que votar en negro! Como hace Luis Bárcenas, siempre saldras ganando!

Puntuación -2
#32
yankee yonqui
A Favor
En Contra

Listas abiertas, Justicia independiente del poder político y una constitución más flexible. De momento con eso, basta.

Puntuación 5
#33
werflander
A Favor
En Contra

Listas abiertas YA!!

Puntuación 3
#34
Ionas
A Favor
En Contra

El partido que no presente listas abiertas, el político que no se ponga bajo la lupa de la sociedad durante toda su trayectoria, y que no esté listo a responder con su patrimonio por sus actos o medidas dañinas para la sociedad, que se olvide de ganar un solo voto. Han adormecido durante 30 años a la sociedad, pero !ya basta!

Puntuación 3
#35
Juliano
A Favor
En Contra

Artículo perfecto en cuanto descripción de la realidad y lo que ansía la gente. Sólo hay un problema: O se va de la ley a la ley (reforma), con lo que nuevamente hay que contar con los partidos políticos, o se corta con todo, haciendo nuevas leyes sin contar con los partidos políticos. Yo no me fiaría de unas reformas montadas por los mismos (u otros) partidos que están ahora disfutando del chiringuito que se montaron.

Puntuación 3
#36
Juliano
A Favor
En Contra

Al 27 xs: No tienes razón. Si no votas o votas nulo reduces la base sobre la que se aplica la mayoria absoluta y les es más facil. Rajoy gobierna ahora con mayoria ansoluta habiendo obtenido un 35 % de votos del electorado, con un abstencion del 36 %. Hay que votar a un partido cualquiera que no tenga poder y que entorpezca la mayoria absoluta. Además franco tampoco quería que votaras. Cada abstención ha sido para Rajoy una ayuda. Y lo mismo diría si fuera Rubalcaba u otro. Cuando voten sólo el 25 % ganará y legislará alguien que tenga el 13 % de los votos.

Puntuación 2
#37
Usuario validado en elEconomista.es
petrovius
A Favor
En Contra

Que tonteria, los ciudadanos NUNCA han tenido la palabra. Franco ya lo dejó bien atado hace mas de 30 años nombrando al rey y estipulando que siempre estarian los mismos en el poder, LOS POLITICO BANQUEROS, una vez unos, y otra vez otros, pero el ciudadano NUNCA pintó nada en esto, como tampoco lo pintó desde 1939 a 1.976

Puntuación 1
#38
angel
A Favor
En Contra

FELICITACIONES A LA PERIODISTA X LA CATEGORIA DE ESTA NOTA. Estoy en todo de acuerdo con el contenido de la misma y ojalá sirva para ejercer algun cambio como x ejemplo el de ese pueblo madrileño.Pero tengamos en cuenta que los politicos Españoles, son españoles; donde x lo tanto hay una cuestion cultural de fondo.-

Puntuación 0
#39