Opinión

Juan Ramón Caridad: Ha sonado la campana de 'última vuelta' para los tipos de interés

Las palabras de Trichet y su anuncio de subida de un cuarto de punto han generado un notable ruido mediático que poco a poco va diluyéndose entre las bombillas y los 110 km/h, sin embargo, lamentablemente para la gente de la calle, para las empresas y hasta para las entidades financieras sólo representa la punta del iceberg que se nos avecina.

En una semana donde el índice de precios a la producción en Europa subía un escalofriante 1,5 por ciento en un solo mes, incremento que no se veía desde la época de Naranjito en 1982, podría ser suficiente motivo para que un banco central comenzara a hacer sonar los tambores de guerra monetaria. Pero, ¿por qué limitarlo a priori a un diminuto 0,25 por ciento? ¿Por qué sacar a relucir ahora el libro de la ortodoxia macroeconómica cuando llevamos dos años ignorándolo?

Muy probablemente a lo que hemos asistido esta semana por parte del BCE es un sencillo, pero importante, aviso a navegantes. Durante más de dos años las autoridades monetarias de todas las partes del mundo, en aras del bien superior que representa la estabilidad del sistema, se han pasado por el arco del triunfo lo que decía su manual de procedimientos.

Lo hemos llamado quantitative easing, que suena más elegante, pero detrás de esta sofisticada adquisición de bonos lo que se esconde es la compra de tiempo. Tiempo para purgar excesos y limpiar balances.

El mensaje hasta ahora ha sido: ustedes me dan toda la basura financiera que tengan (lo llamamos descuento de títulos), imprimimos el dinero que haga falta para que haya liquidez y las economías puedan seguir creciendo (QE1 y QE2) y, además, les garantizamos tipos de interés bajos para lidiar con la morosidad y los costes de financiación de sus endeudadas economías. Nada es para toda la vida, y de ahí el aviso a navegantes. ¿Por qué ahora y en qué consiste?

En primer lugar sirve para recordar que hasta en África y Oriente Medio hay ricos y pobres. Mientras las ansias de democracia se limiten a países pobres como Libia, Túnez o Egipto, la escasez de crudo es compensable. Ahora bien, si como han reflejado las bolsas el tema llega a Arabia Saudí o a los Emiratos, las subidas de tipos serán inevitables y draconianas.

Sin petróleo saudí ni dinero de los fondos soberanos árabes (y por ello existe un doble rasero a la hora de hablar de democracia en Trípoli o Raid), unido a un potencial contagio iraní que afectaría al estrecho de Ormuz, por donde pasa el 20 por ciento del petróleo mundial, tendríamos un problemón de inflación sin crecimiento.

En segundo lugar, el BCE constata que para muchos países la crisis es historia. Alemania o Suiza nunca habían crecido tan fuerte con los tipos de interés tan bajos. El tiempo de tipos artificialmente bajos se acaba y los grandes motores europeos funcionan. Tuvimos tipos más bajos de lo necesario en la época de las vacas gordas y ahora nos toca bailar con la fea.

Y en tercer lugar es un aviso a los políticos. Con tipos al 1 por ciento, dos personas en paro con subsidios de 400 euros y un poco de ayuda familiar pueden medio pagar una hipoteca refinanciada a 40 años a base de tirar de bocatas, arroz y pasta.

Cuando el mercado empiece a pensar que en menos de un año los tipos van a subir, la hipoteca estándar pasará de unos 800 a 1.200 rápidamente y, entonces, no hay ayudas que valgan. Hay que decirle a la gente que tiene que currar en lo que haya porque la generación que ha tirado del carro de este país ahora se jubila. No pueden seguir ayudando.

Marzo será complicado

Se nos acaba el tiempo para las reformas, las energéticas, las del modelo de Estado y las de apretarnos nosotros mismos el cinturón.

Marzo va a ser un mes complicado. Bernanke comparecerá ante el Congreso; a España le vuelve a tocar otro examen parcial ante los mercados de crédito; Portugal sigue en apuros e Irlanda está ante unas inciertas elecciones. Nos quedan unos pocos trimestres para que el euribor a 1 año (hipotecas), los tipos a 3 años (financiación de las empresas) y a 10 años (referencia de gobiernos endeudados) empiecen a hacer daño de verdad.

Cuando eso ocurra no habrá márgenes de maniobra, gobierne quien gobierne, para tirar para adelante sin hacer sufrir mucho al ciudadano de a pie. El aviso de Trichet es sencillo: "Señores, les voy a subir 0,25 por ciento los tipos, y toco la campana de última vuelta para recordarles que la situación actual es políticamente anormal y artificial. Cuando vuelva la normalidad, y aunque no haya represalias por los excesos pasados, por su bien estén preparados, porque será doloroso".

Juan Ramón Caridad. CAIA, FIA. Director general de Swiss&Global Iberia. Director académico del Master de Finanzas e Inversiones Alternativas de BME y del IE.

comentarios5WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 5

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

pacote
A Favor
En Contra

Pues según parece... ¿tendremos en occidente revueltas? porque soluciones no se ven, mas bien los problemas crecen...

Puntuación 6
#1
luis
A Favor
En Contra

Menudo analisis; .....y yo preocupado por mi cancer; andad majetes; haceros donantes de sangre ........ a mi ya no me dejan serlo.

Puntuación -1
#2
táclá
A Favor
En Contra

Analisis certero y analisis real.

¿Que más queremos?

Es como la vez pasada, luego los que no quieren oir y no quieren saber para escudarse en el nadie nos dijo nada se llamarán a andanas.

Está claro que va a ser así y que debe ser así. Ustedes hagan caso a los que les comen la orejilla que ya verán los cuernos que les salen.

Puntuación 0
#3
a tomar pol
A Favor
En Contra

Ya que el Sr Caridad no lo puede decir asi porque firma con su nombre, lo voy a decir yo.

Se avecinan tiempos en los que a la gente se le va a quitar la tonteria de una hostia un dia en la cara. Así de rápido y fácil y dará igual como si salen ochocientos millones a manifestarse. Los griegos ya van buscando toriles despues de tanta carrera a lo bobo de bobos que no impresionan a nadie y lo que dejan de currar ellos ya lo cobran otros mas espabilados.

Vendrá el funci a casa y dirá, Marujita, que me han dicho en el negociado que no hay y que nos bajan el sueldo de 1.600 a 1.400 y que nos suben la hipoteca de 800 a 1.000. No se lo creen, pero ya se lo creeran.

Al fijo le dirán, ya sé que lleva veinticinco años y que esperaba 100.000 de indemnizacion pero va a la calle con 54 y 40.000. No hay más. Y si aprietan mas van todos y pagando el Fondo de Garantia Salarial y le echan el perro a la empresa cuando esté muerta.

Los jubilados prejubilados como haya inflación son los que peor lo pasarán porque no podrán protegersea ante ella de ninguna de las formas, no siendo que vuelvan a coger la pala a los ochenta. Los jubilados a pelo, pues esos calvos.

La pu.ta realidad de la vida, señores.

Aqui había un cancer y lo que se ha hecho es no querer que nadie hable de él porque a la gente no le gusta oir que le van a quitar nada. Pues ahora ya es como de casa y no se va a ir. Habrá de lidiar con él y aterrizar de una santa vez. Se va a una empobrecimiento radical de las capas a las que hasta ahora no habia tocado la crisis. Y es o eso o muerte segura en dos años. Ahora van y lo cascan y le lloran a Trichet que tiene mas paciencia con los de la lloradera continua más que el santisimo Job.

Algo como esto le pasó a Buda y se inventó el budismo, San Pablo se dio una hostia con el caballo e inventó la Iglesia. Pues a ver que leches inventamos nosotros. Otra vez la literatura picaresca de engañarnos entre nosotros va a ser, como si lo viera.

Puntuación 0
#4
a tomar pol
A Favor
En Contra

Y si alguien se cree que exagero que vea si no la noticia de al lado y vea a ver que hostias hacen los liberados sindicales en España. Por ejemplo.

Mientras no haya quien les meta las cabras al corral a esos dos capos que son Mendez y Toxo, aqui no hay negocio para el currante. Solo para el jeta, jeta, jeta.

La cosa es que el currante y el que vale se va a ir, se está yendo ya, y lo que quede van a ser ovejas sin pastor flacas comiendo piedras en un secano porque si no hay quien las mueva ellas solas hacen mucho ruido pero no se saben mover.

España avanza inexorablemente hacia Portugal con su mascarón de proa que es Andalucia, todo el que se menee no sale en la foto y que largue a Alemania, que estorba a los capos politico sindicales en su faena de ordeñar ganao.

Puntuación 0
#5